Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Armida Castro: ¿la menos morena de Morena?

14-Jun-2019

OPINIÓN Por Roberto E. Galindo Domínguez

FOTO: Internet.

La Última Trinchera

Por Roberto E. Galindo Domínguez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). La presidenta municipal de Los Cabos, Armida Castro, se erigió como tal impulsada por la enorme ola del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que avasalló en los comicios electorales de julio de 2018. Y como ella, hay muchos otros funcionarios públicos que en ese cisma electoral consiguieron sus cargos, no tanto por sus virtudes políticas, su experiencia, su compromiso y su honradez, sino por que fueron la opción pactada para aparecer en la boleta electoral bajo las siglas del nuevo partido, que a partir de entonces, se convirtió en la agrupación política más fuerte del país.

No estoy diciendo que Armida no tuviera aspectos encomiables para llegar al cargo que hoy ostenta, pero esos, en su persona, quedaron subsumidos bajo la figura de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien fue el que la llevó de la mano a la Presidencia Municipal. ¿Cómo olvidar el video que ahora vuelve a circular en las redes, en el que se comprometió a dar una defensa férrea para la recuperación del Estero de San José del Cabo? ¡Qué mujer tan de arrestos a favor del pueblo y la ecología! Lástima que ahora, con el proyecto del hotel de la cadena Caesars Palace a punto de erigirse en el estero, su discurso no sea contundente, ni claro, y se conforme de excusas basadas en la actuación de sus antecesores.

También te puede interesar: Cuando las aerolíneas te roban el tiempo en nombre de Josefa…

De que ella fue la elegida por Morena y AMLO para gobernar Los Cabos no hay duda, pues en mayo del año pasado, Obrador, a través de la presidenta del partido Yeidckol Polevnsky, mandó un mensaje a su estructura política y a su base electoral, ante los jaloneos previos a la elección: Quiero pedirles a todos ustedes sus votos, que no desperdicien su voto en nadie más. La única que lo merece y que va a cambiar de verdad Los Cabos es Armida, no me cabe la menor duda. Hace falta una mujer que les enseñe a los otros cómo hacer las cosas, dijo Polevnsky.

Es verdad que Armida está enseñando la manera de hacer las cosas en Los Cabos. En abril pasado, un grupo de miembros de Centro de Recuperación y Rehabilitación para los Enfermos de Alcoholismo y Drogadicción de San José del Cabo, ingresaron al Palacio Municipal, y al poco rato fueron desalojados por la policía, golpeados, y varios de ellos arrestados; que su administración contenga de esa manera una manifestación de inconformidad bajo la consigna de que su forma de protestar era incorrecta, es, cuando menos, un desafio a AMLO, quien cien veces protestó, bloqueó vialidades, hizo plantones y encabezó marchas. Ni un vidrio se rompió en el plantón de Reforma, ha dicho en repetidas ocasiones el tabasqueño; y Armida, con diez manifestantes, no tiene manera de negociar y usa la fuerza pública.

Una de las banderas de la Cuarta Transformación (4T) es la austeridad republicana, y no significa gastar menos en programas sociales o en la atención de pueblo en general, se refiere a recortar gastos innecesarios y a redistribuir los recursos con conciencia social. En este sentido, la Alcaldesa no ha entendido el concepto, pues está dispuesta a erogar una suma millonaria por la renta de una flotilla de autos de lujo y blindados para ella y su administración, en una enorme contradicción con los principios del partido.

Otra de las banderas de la 4T es la seguridad y la pacificación del país, y si bien es cierto que cuando Armida Castro tomó en sus manos el municipio éste ya era violento e inseguro debido al crimen organizado, ahora sus calles se han vuelto un campo de batalla entre taxistas tradicionales y prestadores de servicio de plataformas digitales como Uber; las golpizas callejeras, los atropellamientos, las persecuciones, la retención de personas y las agresiones a turistas nacionales e internacionales son la norma diaria en un conflicto social que ella ha sido incapaz de contener, ya no digamos de resolver.

Las alarmas debieron encenderse en la sede central de Morena y en mayo pasado, el diputado federal por el Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña, fue a Los Cabos. Las quejas de la estructura partidista y la ciudadanía sobre Armida le llovieron al insigne compañero, quien le debió leer a la Alcaldesa la cartilla de la 4T, aunque Noroña ya debía venir preparado al respecto, pero parece que el llamado de atención llegó tarde y justo en los momentos en que Armida era objeto de acusaciones de nepotismo por tener en la nómina del Organismo Operador Municipal de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento (OOMSAPAS) a su hijo, Juan David Dimas Castro, quien desde entonces es el aviador más popular de la entidad.

FOTO: “El Sudcaliforniano”.

Armida insiste en que todo es una campaña sucia en su contra, pero hasta ahora no ha desmentido a cabalidad las acusaciones de nepotismo, que se suman a otras quejas por la presencia de varios familiares en la estructura de su gobierno municipal, incluido su marido.

Documentos del ISSSTE, y otros de la nómina del OOMSAPAS, son huellas que la inculpan, y circulan en las redes y en varios medios de comunicación en detrimento de su figura política y de Morena. Si a lo anterior sumamos su tendencia a reprimir la protesta social, su comportamiento ostentoso, su incapacidad de resolver el conflicto entre los trabajadores del volante, y su desdén poselectoral con respecto al ecocidio en el Estero de San José del Cabo, tenemos que gran parte de la sociedad desaprueba su desempeño en la gestión municipal.

Las notas periodísticas sobre la conducta de la alcaldesa, que es cuando menos reprobable, están reduciendo las posibilidades del partido de alcanzar la gubernatura del Estado en las elecciones de 2021. El gobierno de AMLO lleva seis meses, y el golpeteo mediático en su contra y la situación del país, van a hacer que su popularidad baje hasta que no se consigan buenos resultados en cuestiones económicas y, sobre todo, de seguridad; lamentablemente para alcanzar eso falta por lo menos la mitad del sexenio, para entonces la ola de Morena puede estar debilitada y no podrá catapultar a la Alcaldesa de Los Cabos;  tampoco al Alcalde de La Paz, Rubén Muñoz; ni a Walter Valenzuela, presidente municipal de Comondú a la gubernatura ­—como recientemente lo hizo en Puebla y Baja California con sus candidatos.

Los tres regidores deberán, si aspiran al cargo, valerse por sus propios actos y hasta ahora ninguno ha brillado con luz propia; y en el caso de Armida Castro, ella misma se está opacando. Aunque aún puede defenderse esclareciendo los turbios asuntos que se le imputan, su estrategia de evadir a la prensa y no dar la cara a la ciudadanía que le reclama, no le va a durar mucho y eso la va a sepultar en el olvido electoral.

Tras la visita del viernes 7 de junio de AMLO a Los Cabos, la actitud de Armida debe dar un giro, así es que sólo nos queda ver si puede deshacer la campaña sucia que —según ella—, hay en su contra, aunque hasta ahora todo parece indicar que, aunque sucia, tiene mucho de verdad, y la está posicionando a nivel nacional como la política menos morena de Morena.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.