Las Cenicientas de lo Laboral y la Psicología del Opresor

19-May-2023
image_pdf

FOTOS: Internet

Colaboración Especial

Por Pablo Chiw

 

 

La Paz, Baja California Sur (BCS).  La neutralidad de la ciencia es un mito, está claro y en las ciencias del comportamiento humano no es la excepción, al contrario, todo ministerio de guerra que se respete tiene su departamento de psicología.

El espíritu mismo de la psicología es la manipulación del comportamiento humano, se suponía que para bien de la humanidad, lo que se va a problematizar en este artículo es la utilización de la investigación psicológica para la explotación laboral de las personas.

También te podría interesar: De lo Trans-sexual a lo Trans-Fifi: Una reflexión política sobre los Trastornos Mentales

¿Para qué se usan los descubrimientos de la Psicología?

Los y las psicólogas observan, describen, analizan, entienden y modifican la conducta, desarrollan múltiples estrategias e intervenciones para lograr su objetivo, a veces una simple pregunta basta para desencadenar un cambio significativo en el comportamiento de una persona.

La capacidad para manipular es oro molido para las empresas, el error, sin embargo, es creer que tal manipulación se limita a la hora de diseñar anuncios publicitarios, en realidad, va más allá y se trata de un uso mucho más vil: la explotación laboral.

Psicología de la Motivación

¿Qué te emociona? ¿qué anhelas? ¿qué sueñas? ¿qué deseas? ¿qué te excita? ¿qué te mueve? La psicología de la motivación encuentra aquellos deseos inconscientes que impulsan la conducta, las empresas contratan psicólogos/as, para que vayan a convencer a las y los trabajadores que sus deseos y carencias afectivas se resolverán si aumentan la productividad de la empresa. Un obrero con la camiseta bien puesta trabaja el doble, se queda horas extras no remuneradas, aguanta abusos, violencias, contratos raquíticos, instalaciones peligrosas, se lleva trabajo a la casa, acude a juntas, juntas y más juntas y más juntas. A pesar de que nada de esto termine mejorando su salario.

Los cursos de motivación personal que dan las empresas explotadoras son en realidad instrumentos para la explotación laboral, los cuales terminan, inauditamente, responsabilizando al trabajador por su situación de precariedad y no a la empresa que año con año aumenta su récord de ganancias históricas pero que sigue pagando salarios mínimos. Es una cosa de locos.

Secuelas Mentales de la Manipulación

El pobre es pobre porque quiere, si en verdad te lo propones nada es imposible, el límite lo pones tú, si eres como un ratón siempre encontrarás tu queso, no es explotación es experiencia laboral, Will Smith vivía en un baño y luego se hizo ejecutivo, los diamantes se crean a presión, el que persevera alcanza, llénate de ideas positivas y saldrás adelante, la vida es para el trabajo y el descanso para la eternidad, mentalidad de tiburón estómago de ratoncito, si no comes no engordas, se el primero en llegar y el último en irte.

Los slogans que se derivan de estas conferencias se convierten en mantras que protegen a las personas que los repiten de cualquier posibilidad de reflexión, un optimismo oscuro que les condena a la opresión, son personas que habitan en la fantasía de ser descubiertos y recompensados por su fidelidad a la empresa, una especie de Cenicientismo laboral donde el trabajador deja la vida en el lugar de trabajo con la esperanza de que su príncipe azul (el patrón), le extienda la mano y lo levante del fango.

La realidad es devastadora, sobre todo cuando tenemos patrones como Ricardo Salinas Pliego:

Como buen fifí fui al Palacio de Hierro, Liverpool y otros lugares a buscar lavadora para mi casa en la playa, pero me recomendaron ir a Elektra (Cozumel) para conseguir un buen deal y el asociado Jorge me consiguió un excelente producto (Comentario).

Ser fifí no es comprar en Liverpool, ser fifí es ser lo suficientemente inteligente para hacerse rico, no para aparentar serlo (Respuesta de Ricardo Salinas Pliego).

En esta conversación por Twitter, nos damos cuenta que los millonarios, evidentemente desprecian a la gente que explotan, si no los despreciaran entonces no los explotarían.

__

 

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 59

Colaboración Especial

Por Pablo Chiw

Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de la Laguna, especialista en Psicoterapia Clínica por la Universidad Diego Portales; Maestro en Liderazgo Educativo por la Universidad Mundial; Maestro en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Baja California Sur; y actualmente Estudiante de Doctorado gracias al apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en el posgrado de Desarrollo Sustentable y Globalización de la UABCS.

Compartir
Compartir