Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La primera Marcha del Orgullo Gay en Santa Rosalía. Crónica de una jotería anunciada

29-Jun-2021

CRÓNICA Por Modesto Peralta Delgado
image_pdf

FOTOS: Facebook.

El Beso de la Mujer Araña

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). ¡Fue una cosa maravillosa! La verdad, nosotros no esperábamos una respuesta tan favorable de la ciudadanía. Fueron más de 70 carros que apoyaron la marcha vehicular. La gente en las calles del centro de la ciudad se abarrotó, salieron en familias, con niños; nosotros, de los carros tirábamos huevos con confeti, globos, serpentinas. La verdad, me sorprendió completamente la respuesta de la gente. Santa Rosalía es muy jotero; sí, hay una gran aceptación. Tenemos esa fortuna de poder contar con ese antecedente de que los homosexuales en Santa Rosalía somos respetados.

Estas son las palabras de emoción, vía WhatsApp, de Misael Martínez Castro, de 31 años, uno de los organizadores de lo que fue la primera Marcha del Orgullo Gay en Santa Rosalía que se realizó el pasado domingo 27 de junio. Vehicular, por aquello de la pandemia. Sin embargo, fue la única celebrada físicamente en todo el Estado, debido, clara, al coronavirus. En Los Cabos no se pudo realizar su tradicional evento; y en La Paz, La Paloma se quedó esperando también a que los virus disminuyeran para hacer volar las banderas del arcoíris —aunque, Sudcalifornia Diversa realizó su evento de forma virtual. Esta es la historia de este gran primer evento de la diversidad sexual en la ciudad que ha tenido fama de tener muchos homosexuales en la media península: Santa Rosalía. Aunque, como dice Misael: No es que seamos muchos, es que somos muy notorios.

También te podría interesar: Brevísima historia de los colectivos gay en Sudcalifornia (II)

Respecto a la fama, Misael me remite a leer a Ramón Cota Meza, quien en su texto Los homosexuales en Santa Rosalía —publicado ya en un par de medios—, señala que cuando los franceses se instalaron en el pueblo, en los tiempos de la mina El Boleo y en una época en la que las mujeres no formaban parte de a fuerza de trabajo, “por razones que ignoro, los franceses preferían a homosexuales en puestos administrativos y de servicios, quizá porque los consideraban más responsables, más honestos, más pulcros, más mansos y dedicados que el resto”. En dicho artículo, Cota Meza asegura que Roberto Gastélum le “dio la clave para entender el fenómeno. “Entre los franceses también había muchos”, me dijo. Y luego corrigió: “Bueno, no muchos, sólo algunos muy notorios porque la compañía los empleaba en puestos de control y atención a los empleados mexicanos. Ellos eran también los organizadores de las fiestas de la colonia francesa, carnavales, bailes de máscaras y esas cosas que los franceses acostumbraban.” Mi entrevistado está de acuerdo, por supuesta.

Sin embargo, no existe un solo colectivo u organización de diversidad sexual en Cachanía. El año pasado, Misael —cachano de nacimiento y quien trabaja en Cultura Municipal—, fue a cortarse el cabello con su amiga, Delia Paulina Arámburo —de 25 años, quien atiende una barbería—, y se les ocurrió la idea. Recordaron que junio es mundialmente el mes del orgullo gay, pero que en su comunidad nunca se había llevado a cabo nada. El año pasado, la contingencia los obligó a quedarse con las ganas, pero este 2021 Nos aventamos y convocamos a la ciudadanía, recibimos muy buena respuesta, logramos reunirnos 16 personas. Pensaron en pintar con los colores del arcoíris un cruce peatonal y realizar la primera marcha. La asociación Hagamos Más les donó la pintura, sólo faltaban los permisos para hacerlo todo bajo la tercera ola de la pandemia…

Pese a todo, Mulegé es el municipio con menos casos y está en color amarillo —quién sabe qué tono de amarillo, ya saben: el semáforo del COVID tiene más colores que la bandera gay. Misael Martínez, responsable y coordinador de la actividad, no tuvo que esperar tanto en el Ayuntamiento de Mulegé para el permiso; obvio, con todas las normas de higiene y seguridad por el covicho. Para la pinta del cruce peatonal: El lugar se encuentra dentro del polígono protegido por el INAH, en el Centro Histórico, y posiblemente ahí pudimos enfrentar algún inconveniente, pero se solucionó, se habló con el Regidor encargado de la comisión de esa área, y ellos, los regidores y Presidencia nos autorizaron. El sábado en la noche pintaron de arcoíris el cruce peatonal entre la cancha Pedro Russo Ceseña y la plaza pública Benito Juárez, en pleno corazón de Cachanía. Un beso lésbico por aquí, unos abrazos por allá, y el coordinador del evento sosteniendo en alto la bandera gay.

El domingo 27 de junio realizaron lo que fue la primera marcha gay de Santa Rosalía. Poco después de las 20 horas, los vehículos partieron del Obelisco al Marino. No esperaban que fueran a reunir, aproximadamente, a 70 vehículos. Cruzaron por el andador costero —cuyo nombre lleva el nombre de una clásica norteña: Playas Negras—, donde había muchas familias. Hombres, mujeres y niños les saludaban con sonrisas, sonaban el claxon. De ahí al centro: las familias seguían afuera de sus casas en cada esquina. La novedad. La hilera de carros con las banderas del arcoíris, globos y serpentinas recorrió también las calles de Ranchería, regresando al centro y culminando en la plaza Benito Juárez, donde ya había gente reunida. Misael calcula que serían unas 100 personas.

Allí en la plaza tomaron un micrófono para agradecer al pueblo de Santa Rosalía por este sorprendente apoyo. Llamó la atención el testimonio de una madre de familia que allí contó que ella ama a su hijo y lo acepta tal como es; que agradecía este apoyo; el no faltar el respeto a las personas que aman de diferentes maneras. Luego de eso, hicieron una cuenta regresiva para que el Palacio de Madera, el Ayuntamiento de Mulegé, dejara de alumbrarse con luces blancas y se iluminara de rojo, naranja, amarillo, verde, azules y morados. De ahí: la fiesta. Unos tragos, las fotos, las sonrisas en las caras. Fue un parteaguas muy importante para la comunidad del orgullo en Santa Rosalía.

Previo al evento, al preguntarle qué se sentía coordinar algo que podría ser histórico, Misael contestó: Delia Arámburo y yo estamos conscientes y muy emocionados. Sabemos lo importante de esta actividad, el impacto que causará, esperamos que así como hemos convocado y estamos recibiendo muy buena aceptación, se realice todo de una manera sana y pacífica, confiamos y sabemos que será algo impactante y benéfico. Para mí en lo personal, el que se realice la marcha y visibilizar a la comunidad LGBTIQ+ de Santa Rosalía es es una satisfacción, es una felicidad propia y y siento que el salir a la calle manifestarnos, mostrarnos y sentirnos orgullosos de lo que somos, puede servir de mucho a cualquier otro ciudadano que se encuentre reprimido, que tenga miedo, que se encuentre encerrado y sumergido en su propio clóset, pueda darse cuenta que no está solo. Que en Santa Rosalía a los gays se les quiere, se les apoya, se le respeta.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.