Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Estilo de vida swinger: amar es compartir

20-Mar-2020

ARTÍCULO Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo

FOTOS: Internet.

Sexo + psique

Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo

La Paz, Baja California Sur (BCS). En la actualidad, existen diversas formas de vincularnos emocional o sexualmente con otras personas, por lo que cada vez es más común escuchar términos nuevos como poliamor, anarquía relacional, relaciones abiertas, entre muchas más, y es que, a medida que la información fluye, se ha logrado instaurar cierta flexibilidad mental sobre las distintas formas de vincularse con el otro. Dentro de este abanico de posibilidades, encontramos a las vinculaciones tipo Swinger, parejas que deciden abrir su relación de una forma muy específica, pero, ¿qué son y qué implica tener una relación swinger?

Swing proviene del inglés y significa columpiarse. Los swinger se definen a sí mismos como un estilo de vida, en donde tienen la creencia de que todos tienen el derecho de vivir, amar y disfrutar de la sexualidad mediante el consentimiento y el acuerdo entre los participantes.

También te podría interesar: La doble discriminación contra la mujer lesbiana

De acuerdo con el sexólogo César Galicia , los swingers son personas que están en relaciones monógamas y se dan permiso de tener encuentros sexuales con otras personas en espacios y momentos acordados mutuamente. Comúnmente se creía que era el mero intercambio de pareja, sin embargo, no solo se limita a esa práctica, es simplemente una opción.

Dentro de las actividades más comunes se encuentra tener actividad sexual con la pareja mientras que una o más personas observan, mantener actividad sexual en el mismo lugar que otras parejas sexuales, intercambiar parejas sexuales o involucrar a un tercero a la actividad sexual, entre otras.

Es de suma importancia mencionar que para las vinculaciones swinger, la monogamia no es sinónimo de exclusividad sexual. Si bien viven de forma monógama entre ellos — se respetan como la pareja principal —, se permiten involucrar a un tercero o cuarto a sus relaciones sexuales, sin que esto implique establecer un vínculo amoroso, por lo que no habría infidelidad. O sea, hay una fidelidad emocional pero no sexual.

Este concepto puede ser difícil de asimilar si entendemos la monogamia como la exclusividad o casi propiedad de la pareja. Por ejemplo, uno de los acuerdos podría ser que, mientras la pareja principal se ame y no amen a nadie más, los actos sexuales no representan una amenaza a la relación. Por lo que una pareja que decida incursionar en el mundo swinger debe tener acuerdos muy claros y específicos de lo que se permite o no y en qué momentos parar.

Entrar al mundo swinger y que todo salga bien, implica tener un vínculo estable con tu pareja además de una comunicación asertiva y empática. Si bien hay parejas que deciden probar esta vinculación por estar cansados de la monotonía, no significa que este sea el único motivo.

Si no estoy preparado para ver a mi pareja gozar sexualmente con otra persona, no es recomendable experimentar la vinculación swinger. Primero sería más adecuado revisar cómo andan los celos, inseguridades, mitificaciones sobre el amor y la pertenencia de las personas, antes de aventurarme a este estilo de vida. Por otro lado, si deseo participar, hay ciertas reglas básicas que se pueden seguir:

  1. No es no. Es la regla de oro en el mundo swinger, se debe de respetar la decisión de cada persona relacionada y parar en el momento en que uno no se sienta a gusto.
  2. No se establece ningún tipo de relación afectiva o emocional fuera del encuentro swinger, por lo que los intercambios de número de celular y otra forma de contacto están limitados para la información de los encuentros, así mismo, verse a escondidas de alguno de los participantes está prohibido.                     
  3. No se habla del estilo de vida swinger fuera de ciertos espacios. Las personas swinger suelen ser muy celosas de su privacidad, por lo que mencionar nombres o datos específicos de las parejas no está bien visto.
  4. Protección, el uso de métodos de barrera como el condón femenino o masculino son obligatorios en todo momento.

De forma semejante a las reglas, también puedo decidir el grado en el que me involucro en la comunidad swinger. Están las parejas soft, en donde no hay penetración, solo caricias, besos o frotamientos. Las parejas full, en donde se permite la penetración, los switch, que pueden o no aceptar la penetración y los single o terceros, que no llevan pareja por si alguna los escoge para un trio. La forma más común para identificarlos, es utilizando pulseras de colores para cada tipo de swinger.

El estilo de vida swinger es una decisión en pareja, por lo que se debe de elegir libremente y no bajo chantajes o manipulaciones. Si te interesa conocer este tipo de vinculación en nuestro estado, podemos encontrar varios grupos en Facebook sobre las comunidades swinger, como la página Swinger en Los Cabos o Swinger La Paz. O podemos revisar la página de internet Hoteles Kinky para ver la lista de los Love Hotel que son amigables con los swinger.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.