Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

El arranque de las campañas electorales y la tercera ola Covid-19

07-Abr-2021

OPINIÓN Por Roberto E. Galindo Domínguez
FOTOS: El Sudcaliforniano

La Última Trinchera

Por Roberto E. Galindo Domínguez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El cuatro de abril arrancaron las campañas electorales rumbo a las próximas elecciones del 6 de junio, en las que en la entidad se disputarán la gubernatura y las presidencias de los cinco municipios, así como diputaciones locales y federales. De los arranques de campañas vale la pena mencionar el del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) por ser el puntero en las encuestas de preferencias para todos los cargos de elección; el de la alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con el Partido Acción Nacional (PAN) y el -casi extinto- Partido de la Revolución Democrática (PRD), que, aunque a varios puntos de distancia, es la segunda opción entre los sudcalifornianos; y, finalmente, el del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), éste no por su relevancia en la contienda electoral, por que no la tiene, sino por que es liderado por la exalcaldesa de Los Cabos, Armida Castro, reconocida traidora a la Cuarta Transformación (4T).

En cada uno de los arranques se dijo, al estilo y modo de los candidatos, que obviamente ellos, los seleccionados por la militancia, o los impuestos por las cúpulas políticas e impulsados desde el gobierno estatal, e incluso aquellos que chapulinearon con todo y sus allegados, que ellos son la mejor opción de transformación; que “puro pa´adelante”, que ahora si ya viene “el mejor futuro” pero en esta ocasión “unidos contigo”, y que por ser mujer lo merece todo: poder y gloria, que seguirá combatiendo a los hombres malos surfeando en la ola feminista.

También te podría interesar: Febrero: el mes más mortal para BCS

Pero más allá de las frases hechas y las promesas a cumplir o a defraudar, todas las campañas fueron una repetición de otras temporadas electorales. Quizás, la novedad fue el estilo clasista del mitin en auto de los prianredistas, que lograron apantallar con el despliegue en el espacio, igual que las desnutridas manifestaciones motorizadas del grupo FRENAA, pero que sumaron alrededor de los mismos convocados por la que, como hace docenas de artículos dije, era la menos morena de Morena, verde candidata tucanera.

Lo más grave de los arranques de campaña no fue la aceptación de la chapulina que se quitó la piel morena traicionando a la militancia; ni la detonación de cartuchos políticos quemados como Ricardo Barroso pidiendo perdón por haber aumentado el IVA y haciendo el oso con su antiguo “enemigo”, el panista Pancho Pelayo; menos la clara segmentación del grupo del candidato a gobernador Víctor Castro, más notoria con la ausencia del soldado desertor de la 4T, Rubén Muñoz, el presidente municipal de La Paz, que perdió la candidatura a una diputación federal por no dejar el cargo a tiempo, con tal de aprobar a la mala un desarrollo inmobiliario. Lo más grave fue que los prianredistas de los autos en el mitin se bajaron y se juntaron, que los de Morena en la gran explanada no se separaron, así como los pocos verdes que entre el tráfico y los turistas del malecón se amontonaron sin compasión. Se nos viene la tercera ola covideana tras las convivencias de la Semana Santa y los valemadristas arranques de campañas electorales de todos los partidos.

 

Polilla Política: Lo dijo Arturo Rubio Ruiz, Rubén Muñoz se quedó como el perro de las dos tortas, sin gubernatura y sin diputación por impulsor inmobiliario en contra de la población.

 

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital