La revocación de mandato no es para AMLO

image_pdf

 

La Última Trinchera

Roberto E. Galindo Domínguez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). En un ejercicio democrático sin precedentes en México, este domingo 10 de abril se realizará la revocación de mandato; una acción que es fruto del esfuerzo de millones de mexicanos que desde hace décadas intentamos mejorar este país. El catalizador de la Cuarta Transformación (4T), el movimiento social más amplio y democrático que hemos tenido en el pasado reciente, es sin duda Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien es el principal promotor de la evaluación en las urnas de lo que hasta ahora ha sido su administración; lo que lo reafirma como un hombre que se somete a la voluntad popular, cuando esta emana de la mayoría.

No debemos dejar de lado que existen un puñado de opositores al avance democrático de este país y que en ocasiones se manifiestan en desnutridas marchas y confusas protestas, como vimos el domingo pasado, cuando algunos desubicados coreaban y ensalzaban en pancartas la frase: Terminas y te vas. El que esos pocos detractores de López Obrador, le exijan que se quede a terminar su mandato, cuando tienen la oportunidad de quitarlo mediante una votación democrática, es el síntoma más claro de lo disminuida y confundida que se encuentra la oposición a la Cuarta Transformación.

También te podría interesar: La señora de las tlayudas chilangas y el AIFA

Con la mayor aceptación nacional de su mandato, incluso superior a los meses inmediatos a su toma de protesta en 2018, que estaba por arriba del 66.28% a principios de 2019, hoy AMLO está en su mejor momento y es posible que la revocación de mandato lo consolide al frente de este país. Y es que el verdadero propósito de esta votación es establecer, para los sexenios subsecuentes, un precedente democrático que nos permita a los ciudadanos evaluar el desempeño presidencial, y en su caso sancionar al presidente en turno con la remoción de su cargo, si es que sus acciones fuesen contrarias al bienestar nacional; y eso, por sentido común, debería ser del interés de todos los mexicanos, independientemente de sus filias y fobias políticas, de su clase social y de su nivel de intelectualidad; pues nada nos garantiza que en adelante no tengamos presidentes corruptos o ineptos, como los que ya hemos tenido antes de la 4T.

Para que esta primicia democrática funcione y se establezca de ahora en adelante para evaluar los primeros tres años de cada sexenio presidencial, se requiere de la mayor participación social posible; es así que es fundamental para el desarrollo progresista y democrático de México que este domingo 10 de abril ejerzamos nuestro derecho ciudadano para evaluar a un funcionario público. Se ratifique o no la popularidad de Obrador, lo importante es que aprendamos a evaluar, enjuiciar públicamente, y someter a nuestra voluntad como pueblo a cada uno de nuestros presidentes. Así es que, haga suya esta oportunidad histórica de ejercer y ampliar su poder sobre nuestros gobernantes. Y sí la confundida y menguada oposición no quieren que AMLO se vaya, allá ellos, nosotros no desperdiciemos el poder ciudadano que hoy tenemos la posibilidad de hacer nuestro para el futuro.

Polilla política: Que la oposición quiera que AMLO siga gobernando, es el mejor síntoma de la ineptitud política de los partidos de derecha, que en vez de legislar juegan con Legos.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar

La Última Trinchera

Roberto E. Galindo Domínguez

Sudcaliforniano por decisión. Escritor. Maestro en Apreciación y Creación Literaria (Casa Lamm) y en Ciencias en Exploración y Geofísica Marina (Instituto de Geofísica-UNAM). Licenciado en Diseño Gráfico (Facultad de Artes Plásticas-UNAM), en Arqueología (ENAH) y en Letras Hispánicas (UAM). Investigó barcos hundidos y restos culturales sumergidos (INAH). Fue profesor en la ENAH y la UnADM. Tiene un libro y ensayos científicos en publicaciones nacionales e internacionales. Escribe en “Contralínea” y “El Organismo”. Ha colaborado en “Gatopardo”, “M Magazine” y otras revistas. Red Voltaire Internacional (París) seleccionó y publicó 29 de sus textos. Doctorante en Investigación y Creación de Novela (Casa Lamm). Miembro del Taller de la Serpiente y Mar Libre.

Compartir
Compartir