Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La extinción sobre nosotros

22-Jul-2019

OPINIÓN Por Frank Aguirre

FOTO: Gregory Tonon.

Agenda Comunitaria

Por Frank Aguirre

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Estamos ante un colapso climático y ecológico. No es una prueba. Nuestra generación se enfrenta, en la próxima década, a una de las amenazas más grandes que ha conocido en su historia y que puede definir el futuro y el rumbo del planeta.

Incendios forestales cada vez más expansivos en Los Ángeles o en Guadalajara, metros de granizo en la capital de Jalisco en pleno verano, huracanes y ciclones cada vez más agresivos en las costas de nuestro país o en naciones vecinas. En La Paz llueve por semanas, cuando la costumbre son solo unos cuantos días, lluvias intensas en ciudades que no están construidas para contener tanta agua; mientras el verano es más radiante e intenso, y los desiertos se extienden, mientras las sequías aumentan.

También te podría interesar: El escándalo del Esterito: ¿Qué es más importante, el turismo o los habitantes de La Paz?

Académicos, investigadores, científicos y activistas como la extinction rebellion, afirman que nos enfrentamos a la sexta extinción masiva, y nuestra especie no estará exenta. Aunque la ONU diga que nos quedan 30 años de planeta, hay demagogos y populistas como Donald Trump (E.U.A.) y Bolsonaro (Brasil), que convencen a su electorado con que el calentamiento global es un invento ideológico, una falacia (aunque cada verano e invierno las estaciones son más extremas en sus costas).

El trasfondo de ello y sus verdaderas intenciones son: Mantenerse en las instituciones por más años, enriquecerse con lo público, mantener con vida a una oligarquía y pagar deudas a particulares que invirtieron en sus carreras políticas.

Esta irresponsabilidad nos puede llevar, en menos de un parpadeo, a que la capa de hielo en el ártico se derrita por completo, que los desiertos se expandan y sean más extensos, y que la muerte de personas sea cada vez menos controlable, debido a la mala calidad del aire. La vida en la intemperie podría llegar a aumentar más de 3 o 5 grados de lo que actualmente tenemos, haciendo la vida en el planeta completamente inhabitable.

La destrucción de la Tierra es inminente, y entre más contaminación, más población y más falta de conciencia ambiental, las predicciones incluso podrían adelantarse, lo que significa que es bastante real, estamos a punto de acabar con el único planeta habitable, al menos para el ser humano.

Esto es un asunto de materia política: local, nacional, internacional. Es un asunto público y por eso la gran responsabilidad recae en lo institucional. 

¿Quién está a cargo del desarrollo educativo gratuito para cambiar la mentalidad de futuras y actuales generaciones? El gobierno. ¿Quién está a cargo del desarrollo de las ciudades para reducir la huella de carbono? El municipio ¿Quién está a cargo de la regulación de la industria y sus contaminantes, de la tala de árboles, de la distribución del agua, etcétera? Las secretarías federales . Por eso la afirmación de que la responsabilidad la tiene el sistema. Nos quieren hacer creer lo contrario, que el individuo es el culpable, nos mandan decir una y otra vez:

No tengas hijos, pero el 10% de la población mundial, la clase alta, los multimillonarios, contaminan más con su estilo de vida ¡y solo son el 10% de la población!

Recicla tu agua, con lo cual coincido pero, ¿y la industria y las minas, que desperdician en sus procesos millones de litros diarios?

No uses bolsas de plástico, perfecto, pero ¿y Coca-Cola cuando produce en masa, a diario, cientos de millones de botellas pet, cuándo les ponen límites?

La ONU propuso a los demás países, como primer paso para evitar la catástrofe, reducir la emisión de gases tóxicos. El primer año un 40 % y elevar el número, gradualmente, hasta que se encuentre otra forma de salvar al planeta.

¿Cómo puedes contribuir tú, lector o lectora, a ese 40%? En colectivo, como familia, entre vecinos, organizaciones, movimientos, asociaciones, compañeros de trabajo:

Compartir viajes en auto (con familia/compañeros de trabajo), para reducir la emisión de gases efecto invernadero. Procura el transporte público. ¿No existe un buen transporte público? Exige a tus autoridades que mejore, no permitas que suba de precio si la calidad no es excelente.

Si tienes viajes cortos (unas cuadras a la tienda, vecinos, visita familiar), ve a pie, usa la bicicleta. ¿No hay banquetas o vías seguras para moverte en bicicleta? Reclama a tus funcionarios inversión pública en una ciudad sustentable. ¿No hay sombra para caminar cómodo por tu colonia? Planta árboles en tu jardín y en tu comunidad. Estos absorben las emisiones de dióxido de carbono, reduciendo los efectos del calentamiento global.

Siembra árboles, de preferencia locales. Existen frondosos y de poca agua.

Una ingesta baja en carbono. Reduce tu consumo de carne de res, de cerdo. Aumenta tu ingesta de frutas y pescado de temporada.

Aprovecha al máximo la luz del Sol, para evitar el consumo innecesario y excesivo de la energía eléctrica.

Separa tu basura y recicla. Son formas sencillas de combatir el calentamiento global y el efecto invernadero. ¿En el relleno sanitario les vale y juntan la basura que separaste? Tus desechos orgánicos deposítalos en la tierra y no en los tambos de basura. Así  puedes producir abono para los árboles que siembres.

 

Si colaboramos en masa para cambiar nuestro hábitos de consumo, como dice marichuy:cuidar de la madre tierra es una deber, hacerlo en colectivo una obligación”.

 Actúa ahora. Comparte la verdad. Superemos la polarización. Rebélate por la vida.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.