Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La casa embrujada frente a la secundaria Flores Magón. Edificaciones emblemáticas de Ciudad Constitución (III)

06-Nov-2020

ARTÍCULO Por Noé Peralta Delgado

FOTO: Noé Peralta

Explicaciones Constructivas

Por Noé Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Cerramos este recuento de casas emblemáticas de Ciudad Constitución con una mansión que no entra en el apartado de ¨casas abandonadas¨ en la actualidad, pero cuya historia no deja de fascinar a todos los que cursamos la educación secundaria en la escuela Ricardo Flores Magón. Al decir que no está abandonada, se refiere a que en la actualidad está habitada y tiene un posesionario con nombre y apellidos.

Durante mucho tiempo, la secundaria Ricardo Flores Magón, ubicada por la avenida 20 de Noviembre y Zaragoza, fue la única escuela de ese nivel que funcionaba y daba educación a todos los jóvenes de Ciudad Constitución; innumerables recuerdos pasan por los que tuvimos la oportunidad de estudiar en esa escuela pionera que, al mismo tiempo, era como especie de club social donde todos nos dábamos cita en su interior para estudiar, jugar y platicar las anécdotas vividas en nuestro entorno familiar y comunitario, así como realizarnos en alguna actividad cultural como la música, la pintura, etc.

También te podría interesar: El club 20-80. Edificaciones emblemáticas de Ciudad Constitución en abandono (II)

Algo que sin duda pasa por la mente de todos los estudiantes de aquella época, es la casa tipo mansión ubicada exactamente frente al acceso de la escuela, precisamente en la esquina que forman la avenida 20 de noviembre y Zaragoza. Y es que, al menos durante el tiempo que me tocó estudiar la secundaria, en la parte final de la década de los ochentas, nos tocó ya admirarla, pero inhabitada, como si la hubieran construido y tal vez nunca la habitaron completamente.

Con el paso del tiempo, surgió la leyenda urbana que en dicha casa ocurrían situaciones paranormales, y que era común escuchar ruidos misteriosos que en más una ocasión hacían que los estudiantes salieran corriendo hacia sus viviendas; recordemos que en aquellos tiempos cada estudiante tenía que caminar grandes distancias desde su casa hasta la escuela secundaria, porque era los tiempos de menos inseguridad y, sobre todo, menos medios de transportes privados en cada hogar para llevarlos hasta la puerta de la escuela, como sucede hoy en día.

Según datos recabados en catastro, el predio se adquirió el día 11 de octubre de 1974, mediante título de propiedad del Ayuntamiento de Comondú a nombre de Artemio Maya Paredes y su esposa Ofelia Ortega de Maya. Eran los años de recién fundación del Fundo Legal de Ciudad Constitución, por lo que creemos que se debió de haber adquirido a un precio módico; en ese tiempo aún no funcionaba como tal la escuela secundaria Flores Magón, sino que era terreno propiedad del Ayuntamiento y futura donación para dicha institución. Los propietarios construyeron la vivienda posiblemente en el año 1978, pero por alguna razón vendieron el terreno ya construido el 15 de marzo de 1985 y de ahí en adelante ha pasado por varios dueños, incluyendo aseguradoras e instituciones bancarias.

La construcción cuenta con una superficie de 232.60 metros cuadrados y tiene un estilo tipo victoriano de la Inglaterra del siglo XIX, con terrazas y porches muy adornados, el terreno en el que se encuentra tiene un área de 400.00 metros cuadrados, y tiene el frente hacia la calle Zaragoza; en la actualidad, lo posee el señor Adán Loera Pizarro, quien lo tiene acondicionado como su vivienda particular (se puede ver su foto anexa, junto a la vivienda). En plática con Adán, nos comentó que son múltiples las personas que le preguntan sobre el ¨ruido misterioso¨ que se escucha en el interior de sus paredes, a lo que, relata el nuevo dueño, siempre les aclara que en lo que él tiene habitandola, nunca le ha sucedido algo extraño ni paranormal.

Entre sus ideas, tiene la de convertir el lugar en un tipo museo o cafetería donde se puedan reunir personas a platicar sus vivencias de estudiantes de la escuela secundaria, ya que la entonces casa abandonada fue un lugar que sin duda todo estudiante hubiera querido conocer, deseo imposible en los tiempos aquellos al existir una barda que resguardaba todo lo que pudiera haber sucedido dentro del predio.

Sin duda, esta casona va muy de la mano en la historia de toda la secundaria Ricardo Flores Magón, y si pudiera hablar sería un libro lleno de anécdotas estudiantiles, desde pleitos entre jóvenes hasta una que otra declaración amorosa de estudiantes.

 

 

escríbenos

noeperalta1972@gmail.com

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.