Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

El club 20-80. Edificaciones emblemáticas de Ciudad Constitución en abandono (II)

23-Oct-2020

ARTÍCULO Por Noé Peralta Delgado

FOTO: Noé Peralta

Explicaciones Constructivas

Por Noé Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Para los habitantes de la cabecera municipal de Comondú, en el centro de Baja California Sur, persisten en la memoria los días gloriosos que vivieron con la abundancia de trabajo de los campos agrícolas y, por ende, con la gran derrama económica de aquella época en la que, incluso, se llegó afirmar que la capital del estado debería estar en esta ciudad de recién creación y con mucha pujanza económica.

En aquellos tiempos se ¨sentía¨ la riqueza en la sociedad, hablando de la década de los sesentas y setentas; los agricultores, que eran los principales motores de la economía local, hacían alarde precisamente de la situación pujante que se vivía. Y como en otras regiones del país, era ya imprescindible formar agrupaciones u organizaciones de esparcimiento entre personajes de ¨alta¨ sociedad, para platicar sobre los acontecimientos del momento y también se popularizaron los convivios de clubes sociales donde se degustaba buena comida y buenas bebidas.

También te podría interesar: Edificaciones emblemáticas de Ciudad Constitución en abandono (I)

En este tenor, el club social denominado ¨Casino del Valle de Santo Domingo, S.A.¨ se creó a finales de los años setentas, su finalidad principal era la convivencia entre sus socios, para tener un lugar donde reunirse y donde realizar las grandes reuniones de sociedad; fue de los primeros clubes sociales de la zona, donde se administraba un buen recurso económico, tan así, que construyeron un edificio de gran tamaño y de dos niveles en un lote que adquirieron en la carretera que comunica a Ciudad Constitución con el Puerto de San Carlos a 200 metros del monumento al general Agustín Olachea. El club social lo iniciaron los señores Enrique Hugo Bojorquez Peña, Rodolfo Montaño Rivera y Fortino Cueva Cueva, los cuales idearon construir una edificación moderna que contaría, en el primer piso, con un salón de eventos y/o exposiciones, un área para mesas de billar, amplios baños para hombres y mujeres, una cocina para preparar comidas y una mediana sala de estancia para reuniones más privadas; esto sin contar que se tenía acceso a la parte posterior del edificio hacia el patio, que tenía una bodega y una terraza para eventos al aire libre. La superficie construida en planta baja fue de 240 metros cuadrados, misma que la segunda planta.

El segundo piso consistía en una sala muy amplia para fiestas con más capacidad de aforo, también tenía dos baños y una cocina-bar, obviamente con la escalera que comunica ambos pisos y una pequeña terraza hacia el frente. Por la fachada del edificio se cree que debió estar muy acorde a la arquitectura ¨de moda¨ de aquellas épocas.

El terreno perteneció originalmente a la familia Renero Lara, los cuales fraccionaron su rancho agrícola por necesidad de la población creciente de la cabecera municipal, crearon la manzana 639 y los lotes 7 y 10 se vendieron al mencionado club ¨Casino del Valle de Santo Domingo, S.A.¨ mediante escritura pública con el notario número cinco de esta ciudad.

Como en las películas clásicas norteamericanas, en estos edificios debieron haber sucedido grandes acontecimientos de personajes poderosos o políticos, ya que no nada más agricultores asistían sino también comerciantes de renombre quienes disfrutaban sus salas de juego, jugando billar o dominó y degustando bebidas de buena marca. El segundo piso, que fue el que me tocó conocer en el año de 1989, era rentado para la celebración de fiestas de quinceañeras o bodas, y únicamente se podía ingresar al evento que comunicaba con las escaleras casi en el acceso, ya que el primer piso estaba destinado para socios del club y un enrejado separaba esta zona.

Hoy en día, el edificio no tiene ninguna puerta ni ventanas, y mucho menos los cableados eléctricos; a pesar del abandono total en que se encuentra, aún se puede apreciar los momentos glamurosos que debieron haber vivido dentro de sus paredes los personajes de alta sociedad de la naciente localidad de Ciudad Constitución.

Esperemos que alguna agrupación pueda rescatar este edificio emblemático de la sociedad comundeña y, ¿porque no?, que se rehabilite y pueda servir como un club más adecuado a nuestros tiempos.

 

escríbenos

noeperalta1972@gmail.com

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.