Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Habrá apagones en BCS este verano?

05-Ago-2020

ARTÍCULO Por Elisa Morales Viscaya

FOTO: El Sudcaliforniano

Hilo de media

Por Elisa Morales Viscaya

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). A finales del mes de julio y principios de agosto del año pasado, se presentaron constantes interrupciones de servicio eléctrico en la península sudcaliforniana debido a cortes escalonados en el suministro de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que afectaron al 40% de los usuarios de La Paz, Comondú, Loreto y Los Cabos. En total fueron 32 cortes, y estos apagones intermitentes llegaron a durar hasta 5 horas en algunas partes de la capital sudcaliforniana, aunque, en general, llegaban a ser suspensiones de entre 30 minutos y dos horas.

Después de que, a fines de agosto, el gobernador del estado, Carlos Mendoza Davis, se reunió con el director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, quien se comprometió a regularizar el suministro y remediar los rezagos de mantenimiento, y de la puesta en marcha de un generador de emergencia en Los Cabos y dos plantas más, los apagones disminuyeron. Sin embargo, estas fueron soluciones emergentes para resolver la crisis de energía a corto plazo. ¿Está Baja California Sur en riesgo de sufrir nuevos cortes de energía este verano 2020?

También te podría interesar: BCS se aproxima a 5 mil casos de COVID-19

Este cuestionamiento cobra relevancia tras el anuncio que hiciera el gobierno federal el pasado 15 de julio, sobre la cancelación las licitaciones en concurso abierto internacional para la construcción de una planta de combustión interna en Baja California Sur, dos plantas de ciclo combinado en San Luis Potosí y Salamanca, y otra ubicada en la zona de los Humeros en Puebla, argumentando el impacto de la crisis sanitaria por la epidemia de la COVID-19 en el país. Incluso, el propio gobernador Mendoza Davis se manifestó formalmente, lamentando esta cancelación.

Esta cancelación, ¿representa un riesgo para BCS? No. La cancelación del llamado Proyecto Baja Sur VI no representa un impacto en la capacidad instalada del sistema, ya que a la par se están llevando a cabo proyectos de mayor capacidad. Derivado de la crisis de energía en Baja California Sur a mediados del 2019, la CFE implementó una estrategia emergente para hacer frente a esta situación, la cual consiste en el desmontaje, traslado, instalación y puesta en servicio de dos unidades tipo turbojet (32 y 42 MegaWatts MW), las cuales estarán ubicadas en la actual Central de Combustión Interna (CCI) Baja California Sur, en esta ciudad de La Paz. Adicionalmente, se adquirieron 4 unidades tipo aeroderivadas (36 MW cada una), las cuales están en proceso de instalación, dos en la Central Termoeléctrica de Punta Prieta y en la CCI Baja California Sur, las cuales estarán disponibles a finales del presente mes de agosto.

Las unidades tipo aeroderivadas son turbinas de avión adaptadas para la generación de energía eléctrica, las cuales por su diseño son muy eficientes, tienen la capacidad de trabajar con combustible diésel o gas y sumada la capacidad de las cuatro unidades aportan, aproximadamente, 108 MW adicionales a los instalados anteriormente, por lo que su instalación, más los 74 MW generados por las turbojet, representan una solución para cubrir la demanda de energía eléctrica en Baja California Sur a mediano plazo.

Acciones formales y más ecológicas

Fuentes de primera mano en la CFE, indicaron que para satisfacer la creciente demanda de electricidad en Sudcalifornia, también se instalará una central tipo ciclo combinado de 200 MW a combustible gas, este proyecto se licitará en octubre 2020 y su puesta en servicio está programada para finales del 2023, lo que constituye en una solución a largo plazo para evitar las disminuciones al margen de reserva que pudiera provocar interrupciones en el suministro. Cabe destacar que esta nueva central de ciclo combinado será a base de combustible gas, esto para sustituir las tres unidades de vapor convencional las cuales queman combustóleo.

Al presente, la generación de energía en Baja California Sur es a través de un proceso que utiliza combustible fósil, por consecuencia genera cierta cantidad de emisiones a la atmósfera. Sin embargo, existen normas que obligan a no sobrepasar los niveles permitidos de los contaminantes y entidades que vigilan el cumplimiento (CONAGUA, SEMARNAT, PROFEPA, etcétera). Las plantas de CFE en la entidad cumplen con esta normatividad, sin embargo, no dejan de ser fuentes contaminantes.

En cambio, la combustión del gas natural, compuesto principalmente por metano (CH4), produce un 25% menos de CO2 que los productos petrolíferos y un 40% menos de CO2 que la combustión del carbón por unidad de energía producida, por lo que la composición química del gas natural es la razón de su amplia aceptación como el más limpio de los combustibles fósiles.

Actualmente —según las mismas fuentes— se lleva a cabo un concurso internacional para traer gas a BCS, el cual estará disponible para las nuevas unidades aeroderivadas mencionadas anteriormente, y será instalado este sistema en el primer semestre de 2021.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.