Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Estudiar Medicina en BCS? “Universidad de la Salud” abre de nuevo el debate

17-Nov-2020

REPORTAJE Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Internet.

El Beso de la Mujer Araña

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El intento de abrir una escuela de Medicina en BCS no es reciente. Medios locales registran inquietudes desde el gobierno de Narciso Agúndez Montaño, pasando por el de Marcos Covarrubias Villaseñor, y continuando bajo el actual, de Carlos Mendoza Davis. En noviembre de 2015, Víctor George Flores —quien hasta la fecha es el titular de Salud estatal—, recibió a Ramón Alejandro Carballo Cota del Colegio de Médicos Cirujanos de BCS, informando entre ambos que no se justificaba la apertura de esta carrera por no contar con las condiciones de “infraestructura, académicas y necesidades reales”. En el comunicado señalaban que “a nivel nacional se tiene un exceso y mala distribución de médicos”, pero que a nivel local “tenemos el doble de médicos por cada mil habitantes, de los que se tienen en el resto del país”.

Este 2020 —año en que la actual pandemia ha puesto a prueba los servicios médicos, entre muchos otros—, el diputado Humberto Arce Cordero está encabezando la solicitud de crear la Universidad de la Salud de BCS o Instituto Sudcaliforniano de las Ciencias de la Salud. Esta iniciativa vuelve a abrir el debate de si es necesario y viable una escuela de Medicina en BCS. En exclusiva para este medio, el también médico informó detalles sobre el proceso de esta gestión, sus datos y expectativas. ¿Cómo va el asunto y cuáles son sus posibilidades?

También te podría interesar: Iván Gaxiola, un camaleón de los géneros literarios

FOTO: Congreso del Estado.

BCS, el único sin Medicina

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), señala en su portal que en 2018 existían 182 universidades en el país que ofertaban esta carrera, con un total de 143 mil 432 estudiantes. Entre otros muchos datos, la misma fuente indica que a nivel nacional era la séptima carrera más estudiada en México, con 374 mil 517 egresados de la licenciatura hasta ese año, de los cuales el 97.8% tenía trabajo: uno de los más altos índices de ocupación de todas las profesiones. Por su parte, en su página oficial, el Consejo Mexicano para Acreditación de la Educación Médica (COMAEM) publica que actualmente avalan —algunas con prórroga pendiente— un total de 88 escuelas que ofrecen Medicina en la República Mexicana.

Baja California Sur es el único Estado de todo el país que no cuenta con una escuela para estudiar la carrera de Medicina. Por esta razón, desde hace décadas —¿o quizás el siglo?—, jóvenes sudcalifornianos han tenido que salir de la media península para estudiarla. Según datos del INEGI de BCS, al primer trimestre del 2020, Sudcalifornia tiene una población total de 870 mil 249 habitantes —sólo en La Paz son casi 294 mil. En su misma base de datos, INEGI indica que al cerrar el 2018 había un total de 2 mil 168 médicos —desde generales hasta especialistas— laborando en instituciones públicas de salud en la entidad, de los cuales: mil 144 estaban en La Paz, 554 en Los Cabos, 235 en Comondú, 193 en Mulegé y 42 en Loreto.

La nueva propuesta

En entrevista, el diputado Arce Cordero dijo que confiaba que la mayoría de las diputadas y los diputados de la actual legislatura aprobaría la propuesta para la creación de la Universidad de la Salud de BCS —que también podría llamarse Instituto Sudcaliforniano de Ciencias de la Salud. De ser así, en diciembre se tiene el dictamen y se presenta ante el Gobierno del Estado para su gestión, pese a que en recientes días la Secretaría de Salud ya se ha pronunciado, de nueva cuenta, por la inviabilidad del proyecto.

La idea es empezar de cero, señaló el doctor. Desde junio se han tenido asesorías y reuniones para socializar el proyecto, así como integrar más elementos. Sin embargo, el legislador comundeño compartió algunos datos e ideas generales. Desconoce cuánta/os sudcaliforniana/os han salido de BCS para estudiar Medicina, pero indicó que el universo potencial en la entidad es de 35 mil estudiantes de preparatoria. ¿Un lugar para iniciar? Dijo que ya ‘le echaron el ojo’ al antiguo Hospital Salvatierra en La Paz, aunque calcula que podría llevar hasta dos años todo el proceso para tener desde la construcción del plantel hasta elaborar planes de estudio y contratar personal. ¿El monto? “Para arrancar, mínimo, ¡mínimo!, 50 millones de pesos al año. ¡Y creo que me quedo corto!”.

La Universidad de la Salud de BCS tendría las carreras de Medicina, Enfermería, Odontología, Nutrición, Psicología y Rescates Médicos. “La carta fuerte sería Medicina”, puesto que no existe en el Estado, pero también Enfermería que hoy en día no está en escuelas públicas, y Rescates que podría ser una novedad incluso para estudiantes de fuera de la entidad. La idea es que sea un organismo público descentralizado con patrimonio propio, ligada al presupuesto del Gobierno del Estado y donde también coadyuve un patronato. Arce Cordero considera que aquí sí hay dónde realizar prácticas y médicos especialistas —y diversos profesionistas— aptos para ser docentes.

Hace un par de semanas, el doctor José Antonio Peña, de la CUSUR de Ciudad Guzmán, Jalisco, compartió su experiencia en la apertura de la escuela de medicina ante diputada/os y funcionaria/os locales; el mismo intervendría en la elaboración del presupuesto para la tentativa Universidad de la Salud. El mismo diputado Arce es egresado de allí, así como 35 sudcalifornianos más. “Inicien, como sea, pero inicien, aunque sea con aulas prestadas”, les conminó el encargado de abrir la escuela en dicha ciudad con menos de la mitad de la población que tiene la capital sudcaliforniana.

Batas, política y dinero

Según el Diputado de la fracción de Morena, ésta y la del PT están puestas para aprobar el plan, y la del PAN “hasta ahorita están de acuerdo”. Sin embargo, desde las primeras reuniones, la Secretaría de Salud del Gobierno estatal ha señalado que no hay espacios, y en cambio, hay muchos doctores y doctoras. Incluso, trascendió en medios locales que sobre esta nueva iniciativa, George Flores dijo que “abrir una universidad no es cualquier cosa, no es abrir una taquería” y no se trata de “vender ilusiones”. Arce Cordero declaró que estas posturas le parecen “muy conformistas y con poco sentido social”; para él “no hay un argumento sólido en contra”.

El dictamen, de aprobarse, se tendría listo en diciembre, y según opinión del legislador, “si hubiera voluntad, y se aprueba y se publica, por parte del Gobierno del Estado, en enero del 2021 comenzaría todo”. Es consciente que el tema puede politizarse entre la bancada morenista que presenta la propuesta y el gobierno de extracción panista que debería apoyarla, y aunque aún falta realizar más gestiones —como ante la SEP estatal—, Arce Cordero informó que de aplicarse un veto por Mendoza Davis, podrían llevar el proyecto a la Secretaría del Bienestar y hacer un convenio con las universidades Benito Juárez del Gobierno federal, las que ya suman alrededor de 100 en el país. “Si no hay voluntad, sería de cambiar de aires políticos, buscarlo en otro gobierno”, explicó, como posibilidades en un futuro.

Una de las motivaciones para este proyecto es que las y los estudiantes locales puedan pagar menos por egresar de esta carrera, en su Estado y en una escuela pública con cuotas accesibles. Como ya es del dominio público, la UABCS aprobó abrir Medicina y Enfermería, pero por falta de presupuesto no se ha instalado, pues les representaría un gasto millonario para su equipamiento —en 2015, se calculaba una inversión de 300 millones de pesos. Se sabe que la Universidad de Guadalajara, años atrás, también lo contempló sin éxito.

Mientras tanto, las y los sudcaliforniana/os que deseen estudiarla deben ir a vivir fuera del Estado. Según IMCO, es la carrera más cara en el país azteca. En 2018, su costo promedio (por toda la carrera) en una universidad privada iba desde los 125 mil pesos a los 930 mil pesos —en la Universidad La Salle costaba 724 mil 500 pesos—; “mientras que en instituciones públicas como UNAM, UAM e IPN lo que pagan es cercano a 30 mil pesos durante toda la licenciatura”. Estos costos son básicamente de inscripción, sin contar libros, materiales y equipo, ni todos los gastos de vivir en otra ciudad. Para estudiar Medicina en Tijuana, por ejemplo, en la UABCS (pública) el costo por semestre oscila en 3 mil 350 pesos, y en la Universidad de Xochicalco (privada) el costo mensual de colegiatura es de más de 12 mil pesos.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.