Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

El siguiente paso

08-Mar-2021

OPINIÓN Por Arturo Rubio Ruiz

FOTOS: Internet

Ius et ratio

Por Arturo Rubio Ruiz

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, grupos de encapuchadas recorrerán este día el malecón paceño, gritarán consignas y pintarrajearán las piezas escultóricas que adornan la zona. Por la tarde realizarán un plantón en la explanada del gobierno estatal, y bailarán una versión local de la haka feminista “un violador en tu camino”, rítmico y pegajoso performance de origen chileno que se volvió el himno contra la violencia de género en prácticamente todo el mundo occidental.

El evento generará muchos comentarios, a favor y en contra, en las redes sociales, y al concluir, obligará a trabajar horas extras al personal de limpieza, mayoritariamente femenino, que labora bajo subcontratación para el ayuntamiento.

También te podría interesar: Se amplía el catálogo de delitos de prisión preventiva oficiosa

Salvo el efecto mediático inmediato, de poco servirá el esfuerzo aplicado durante la marcha de estos colectivos, ante la sordera y ceguera oficial sobre el tema.

Escuchamos muchos discursos sobre el tema, pero cierto es que el gobierno estatal ha sido insensible a la problemática que afecta a las mujeres en nuestra entidad, en particular el tema de la violencia de que sistemáticamente son objeto.

Consideramos que ya es tiempo de migrar de la protesta textual en redes y las marchas anuales, a la acción colectiva, organizada y sistematizada, ante el Congreso y los tribunales, para exigir el respeto, protección, apoyo y reparación integral del daño causado, a que tienen derecho todas las mujeres que día a día, son objeto de violencia familiar, laboral, sexual, en el estado.

Ante la indiferencia oficial y la simulación en la lucha contra la violencia de género, es imperativo que desde la sociedad civil se organice una fuerza ciudadana que aglutine a todas las agrupaciones que hoy se manifiestan, para pasar de la protesta a la acción legal y movilización cívica, de manera permanente, para enfrentar el reto de exigir a los órganos de gobierno, la aplicación de programas efectivos tendientes a prevenir, evitar, erradicar y sancionar la violencia contra las mujeres.

En el Estado, en el papel, existen organismos federales, estatales y municipales, creados específicamente para proteger, apoyar y representar a la mujer, pero en la práctica, predomina la simulación. Lo cierto es que, frente a un escenario de violencia, la impunidad es la constante.

Tenemos un gobernador que en el discurso es impoluto en el manejo del llamado lenguaje inclusivo, pero en los hechos, su administración no da cabida a la presencia femenina en la toma de decisiones que trascienden en el Estado, pues en su equipo de colaboradores, —auténtico club de Tobi —, las mujeres únicamente ocupan roles secundarios.

No hay espacios de representación y decisión en el ámbito oficial para la mujer, y en la cotidianeidad del servicio público, resulta dolorosamente evidente el abandono en que se encuentra la víctima femenina en hechos delictivos que estadísticamente van al alza en la entidad.

Aquellas que tienen el infortunio de ser víctimas de un delito de violencia y acuden ante el Ministerio Público, deben enfrentar la revictimización de quienes están encargados de tomar su denuncia, y un largo viacrucis burocrático tejido exprofeso a lograr su desistimiento en el empeño por buscar justicia, protección y reparación del daño.

Existen en el esquema oficial, diversas instituciones que en el organigrama oficial deben brindar acompañamiento, asesoría y representación a las mujeres víctimas de delito, pero lo cierto es que. al acudir ante las instancias, la víctima no recibe la satisfacción del apoyo, acompañamiento, protección, digna atención y debida representación.

Por eso creemos que es importante dar el siguiente paso.

Más allá de marchas y pintas, es necesario que se inicie la conformación de una agrupación ciudadana que, atendiendo a un programa específico, imponga a la autoridad, a través de los recursos legales existentes, la exigencia de atención integral, mediante la promoción e implementación de programas educativos, preventivos, de asistencia, de protección, de acompañamiento, a efecto de prevenir y combatir la violencia que hoy se ejerce impunemente, en contra de las mujeres en nuestra entidad.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.