Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Crónica de una mordida anunciada. ¿Qué está pasando en el Congreso de BCS?

25-Mar-2020

ARTÍCULO Por Elisa Morales Viscaya

FOTO: Reforma

Hilo de media

Por Elisa Morales Viscaya

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). En las últimas horas han trascendido videos y fotografías que muestran una violenta disputa en oficinas de Finanzas del Congreso del Estado, donde las diputadas Lorenia Lineth Montaño del Partido Encuentro Social (PES) y Rosalba Rodríguez López de MORENA, literalmente se muerden mutuamente, asunto que llegó incluso a medios nacionales.

Al momento, la discusión y defensa entre ambas parlamentarias se ha enfocado en “quien mordió primero”, pero ¿qué fue lo que sucedió para que llegaran a tal extremo?

También te podría interesar: ¿Qué “casi” no hay feminicidios en Baja California Sur?

Primer round

Nos remontamos al mes de julio del año pasado, cuando tras diferencias entre algunos miembros del bloque morenista en Baja California Sur, MORENA, que había llegado como mayoría parlamentaria en septiembre de 2018, pierde el control del Congreso y le son arrebatadas diversas comisiones legislativas.

Por su parte, los diputados Carlos Van WormerHéctor Ortega Pillado, salen de la fracción de Morena y se integran, al lado de Ramiro Ruiz Flores y Sandra Moreno, a la nueva fracción Juntos Haremos Historia por Baja California Sur.

Los diputados de oposición —que para entonces eran una nueva mayoría—, votaron y aprobaron reformar la Ley Reglamentaria del Poder Legislativo. Este es el punto relevante, ya que tras estas modificaciones a la Ley, la Presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, deberá corresponder sucesivamente a los coordinadores de las fracciones parlamentarias, en orden de mayor a menor representación por un año (Artículo 50, fracción II); asimismo, los integrantes de las comisiones, sean permanentes o especiales, sólo podrán ser removidos de su cargo por renuncia voluntaria (Artículo 64).

De tal manera que, con esta reforma, los cambios de titularidad en las comisiones quedaron “blindados” a favor del bloque de oposición para que, en lo sucesivo, no pudieran ser modificados; es decir, “tumbaron” a MORENA de las comisiones legislativas y acto seguido reformaron la ley para que los morenistas no les pudieran aplicar lo mismo en el futuro, y no pudieran recuperar estas comisiones en lo que quedaba de la legislatura.

Ante esto, los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional se inconformaron considerando que la reforma es contraria a derecho y pusieron la resolución del conflicto en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), órgano que aún no resuelve la controversia.

Segundo round

Luego trascendió que el pasado 6 de marzo de 2020, se llevó a cabo una sesión privada extraordinaria en donde el grupo parlamentario de MORENA y la fracción de Juntos Haremos Historia recuperaron la unidad, acordando destituir a la diputada Lorenia Montaño (PES) de la Presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, y haciendo diversas destituciones y nombramientos en otras áreas del Congreso, entre ellas la de finanzas.

Ante estas destituciones y nuevos nombramientos, la diputada Elizabeth Rocha (PAN), entonces Presidenta de la Mesa Permanente, llamó a la fuerza pública para resguardar ciertas áreas del Congreso —incluyendo el área de Finanzas—, con el fin de impedir que los morenistas tomaran el control de los recursos del legislativo.

El argumento del bloque de oposición para desconocer estas modificaciones a las comisiones y demás áreas del Congreso, es que éstas, en virtud de las Reformas a la Ley Reglamentaria del Poder Legislativo aprobadas por ellos mismos el año pasado, y recurridas por MORENA ante la SCJN, no pueden ser realizadas por los diputados.

En cambio, el bloque morenista toma como argumento la soberanía del Pleno del Congreso, considerando que la máxima autoridad de los Congresos de los Estados lo es el Pleno, y todos los acuerdos que haga la asamblea son válidos por mayoría.

Tercer round

Para el inicio del segundo periodo del segundo año de ejercicio de la XV Legislatura, Baja California Sur tenía un Congreso resguardado por la fuerza pública —en lo que se señaló como una clara intromisión del Ejecutivo Estatal—, y dividido en dos partes, disputándose la Junta de Gobierno y Coordinación Política. Así las cosas, en la primera sesión pública ordinaria, la diputada Daniela Viviana Rubio Avilés —en su entonces calidad de presidenta de la Mesa Directiva—, pretendió suspender las labores del Congreso. ¿El motivo? La contingencia que se vive en México por el coronavirus Covid-19.

Sin embargo, la bancada de MORENA y Juntos Haremos Historia, no estuvo conforme con esta orden de la Presidente y pidieron que se votara esta decisión, a lo que el resto de los diputados, del PAN, PRI, PRD y PES, respondieron abandonando el recinto legislativo.

Ya en esas circunstancias y ante la ausencia de la bancada opositora, los 13 diputados restantes ratificaron los cambios en la Oficialía Mayor, Auditoría Superior del Estado, Dirección de Finanzas, Recursos Humanos, las unidades de Equidad de Género, de Evaluación y Control, así como de las comisiones permanentes de Cuenta y Administración, Puntos Constitucionales y de Justicia, Igualdad, la Secretaría en Asuntos Fiscales y Administrativos, la presidencia del periodo ordinario de sesiones, así como la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso de Baja California Sur.

De igual manera, eligieron una nueva presidenta de la mesa directiva para el periodo ordinario de sesiones, resultando electa la diputada María Mercedes Maciel Ortiz (PT).

Los legisladores de MORENA interpusieron un recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), acusando la intromisión del gobernador Carlos Mendoza Davis en perjuicio de la soberanía del Poder Legislativo, quien utilizó el Diario Oficial de BCS para intentar legitimar el poder de la bancada minoritaria destituida por los morenistas. Así, finalmente se retiraron las fuerzas del orden público de las áreas administrativas del Congreso del Estado.

¡Que ya suba el referee!

El día de ayer, se pretendió realizar la toma de protesta del nuevo representante de la Dirección de Administración y Finanzas del Congreso, Armando Cota Núñez, pero las diputadas Lorenia Montaño, Elizabeth Rocha Torres y Perla Flores, bloquearon la entrada al recinto parlamentario, aduciendo un mandato legal (juicio de amparo 280/2020) que protege a la destituida María Francisca Covarrubias Sánchez, quien se amparó por violencia política de género en contra de diputados morenistas al ser destituida de la Dirección de Finanzas.

En ese contexto, con la bancada del PES impidiendo el ingreso de los legisladores de MORENA al área de Finanzas, es que se suscitó el forcejeo entre las diputadas que, tras jalones y empujones, acabó con sendas mordidas y una oreja ensangrentada.

Cabe preguntarse, ¿qué hay detrás de la inmadurez política de nuestros diputados que les impide hacer un trabajo legislativo ordenado y dirimir sus controversias en el debate parlamentario? ¿Qué es lo que defienden –u ocultan–, literalmente, con uñas y dientes?

Lo cierto es que a la fecha, han trascendido diversos señalamientos entre los propios diputados al respecto del manejo de los recursos públicos, destacando el pago del viaje a París del esposo e hijo de la diputada Perla Flores, así como los nunca aclarados 337 mil pesos “desaparecidos” entre Rigoberto Murillo y Ramiro Ruiz Flores.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.