Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Nuevos inmortales en Cooperstown

26-Ene-2018

ARTÍCULO Por Adrián Arce Patrón

 

En la lomita de los disparos

Por Adrián Arce Patrón

 

Bahía Tortugas, Baja California Sur (BCS). La BBWAA eligió a cuatro jugadores al Salón de la Fama en la clase 2018. Este miércoles 24 de enero se dieron a conocer la lista de los nuevos inmortales a Cooperstown, dos de ellos estaba en su primera elección.

Chipper Jones encabezaba las preferencias por la prensa, jugadores y fanáticos para ser elegido en su primera oportunidad y así fue. Jones obtuvo el 97.2% de los votos. Larry Wayne Jones Jr fue sinónimo de constancia y calidad en su carrera. Seleccionado en la primera selección de la primera ronda del Draft de 1990, Jones se convierte apenas en el segundo jugador en ser exaltado al Salón de la Fama luego de haber sido la primera selección general del draft amateur de las Grandes Ligas, hace dos años fue Ken Griffey jr el primero en 51 años del draft. Chipper Jones se une a sus ex compañeros de equipo Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz que fueron exaltados recientemente y que fueron por varias temporadas compañeros en los Bravos de Atlanta y jugaron juntos en tres series mundiales, ganando una de ellas y en su carrera conectó 13 jonrones en postemporada. Jones ganó un título de bateo y un premio MVP.

También te podría interesar: Mayos vs Tomateros, a la final en la Liga del Pacífico.

Vladimir Guerrero no debió haber estado en la boleta este año, El Conde Vlad debió haber ingresado a Cooperstown el año pasado en su primera oportunidad.  Guerrero obtuvo el 71.7% de los votos en su primer año, quedándose muy corto del 75% que se requiere de los votantes, este año, Vladimir consiguió el 92.9% de lo votos. El promedio de por vida de Vladimir Guerrero es de .318, bateó 449 jonrones, conectó más de 2,500 hits y  produjo cerca de 1,500 carreras, todo esto en 16 años de servicio en las grandes ligas y más impresionante aun, si tomamos en cuenta que en sus primeros dos años jugó sólo en 99 juegos y tuvo dos temporadas en donde perdió alrededor de 60 juegos en cada una de ellas. Por si sus números a la ofensiva no impresionaran a cualquier votante para el salón de la fama, Vladimir Guerrero fue un jugador de los llamados de 5 herramientas: bateaba con poder, porcentaje, buena defensa, buen brazo, excelente brazo y velocidad en las piernas. En 2002 el conde Vlad se quedó corto con un cuadrangular, de unirse el selecto y reducido grupo de 40-40 (40 jonrones y 40 bases robadas en una temporada). MVP de la liga Americana en 2004, el año de su debut con los Anaheim Angels y seleccionado a nueve juegos de estrellas. Vladimir Guerrero tuvo ocho temporadas en donde bateó un mínimo de 30 jonrones, 100 producidas y .300 de promedio. Sin duda alguna un Salón de la Fama al que los votantes le faltaron al respeto al no darle los votos suficientes para su primer año de elegibilidad.

Jim Thome estaba en su primer año de elegibilidad y logro el 89.8% de los votos. Jugador profesional desde 1989, debutó a los 20 años en las grandes ligas en 1991 y fue uno de los bateadores de más poder durante la década de los 90´s y principios del nuevo siglo. De 1996 al 2008 conectó al menos 30 jonrones en 12 de las 13 temporadas de ese periodo y la única vez que no logró la cifra fue por una lesión que solo le permitió jugar 59 juegos. Thome es uno de los nueve jugadores con más de 600 jonrones en las mayores, ocupa el octavo puesto en la lista histórica con 612 bambinazos. Thome fue parte de la gran ofensiva de los Indios de Cleveland en los 90´s, jugó dos series mundiales con ellos y conectó 17 jonrones en su carrera en la postemporada. En su última temporada con los Indios en 2002 Thome se unió al club de los 50 jonrones una temporada al batear 52, aún así, no lideró la liga en jonrones. Su única corona de cuadrangulares vino al siguiente año cuando militaba con los Phillies de Philadelphia, lideró el viejo circuito con 47 vuelacercas. Otra de las habilidades de Jim Thome durante su carrera fue la de recibir bases por bolas, ocupa el séptimo lugar de todos los tiempos en ese departamento.

El taponero insignia de los Padres de San Diego, Trevor Hoffman consiguió el 79.9% de los votos para ser exaltado al Salón de la Fama. Al momento de su retiro en 2010 era el número uno en la lista histórica de juegos salvados con 601. Trevor Hoffman logró salvar 30 o más juegos en 14 de 15 temporadas y en la que no consiguió esa marca, fue en la temporada del 2003, donde por una lesión solo vio acción en 9 juegos. Hoffman lideró dos veces la liga Nacional en juegos salvados, fue seleccionado a siete juegos de estrellas y en dos ocasiones fue segundo en la votación para el Cy Young de la liga nacional. Tuvo nueve temporadas de al menos 40 juegos salvados y terminó con una efectividad de 2.87 en poco más de mil innings de trabajo.

Edgar Martínez se quedo con el 70% de los votos y la tendencia es que para el próximo año pueda obtener el 75 % de los votos. Los lanzadores Mike Mussina y Roger Clemens obtuvieron el 63.5% y el 57.3% de los votos, mientras el 7 veces MVP de la liga Nacional y líder histórico en jonrones Barry Bonds obtuvo el 56.4%. Curt Schilling con el 51.2% fue el último en la lista que supero el 50% de los votos. El campocorto venezolano Omar Vizquel y del cual se especuló mucho sobre el porcentaje que obtendría, logro el 37% de la votación. Los 4 miembros elegidos serán exaltados en una ceremonia en Cooperstown en 29 de julio.