Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Béisbol vs Fútbol 

17-Nov-2017

OPINIÓN Por Adrián Arce Patrón

Colaboración Especial

Por Adrián Arce Patrón

 

Bahía Tortugas, Baja California Sur (BCS). En México, en los últimos años en y a raíz del boom de las redes sociales el tema del fútbol soccer, ha estado ligado en cierta manera a la política y a la situación económica y cultural del país. Desde la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto y el rechazo que este tuvo por cierto sector de la población, que fue manifestado abiertamente en las distintas redes sociales, el fútbol fue parte importante en esta protesta, debido al supuesto apoyo disfrazado que tenía el candidato priísta por parte de las televisores mexicanas y por ende las principales promotoras del fútbol en nuestro país.

Pero realmente sabemos que no es culpa del fútbol ni de las televisoras, las distintas situaciones sociales, económicas y culturales que nos aquejan como nación, más bien fue un punto de desahogo entre la población. La televisión mexicana es la principal promotora del fútbol y la poca promoción que se le da a otros deportes, principalmente al béisbol, que por mucho es el deporte que más afición tiene en nuestro país después del balompié, siempre ha generado molestia entre la afición al Rey de los Deportes.

También te podría interesar Astros de Houston, nuevo campeón de la Serie Mundial.

En México hay dos ligas profesionales de béisbol: la Liga Mexicana de Béisbol y la Liga del Pacífico. También hay algunas ligas profesionales y semiprofesionales de gran prestigio y que tienen una muy buena afición como la Norte de México y la Norte de Sonora. En estados como Sinaloa, Oaxaca, Chihuahua y Veracruz se juega un muy buen béisbol semiprofesional.

Me ha tocado escuchar de viva voz de comentaristas deportivos (fanáticos al fútbol) su justificación del porqué las televisoras como Televisa, TV Azteca y ahora ESPN le dan mayor promoción y cobertura al fútbol. Ellos dicen que es un negocio rentable en México y que este es un país futbolero y que por ende otros deportes no venden tanto (en temas de rating, supongo). Pero lo cierto es que las televisoras mexicanas no han sabido explotar en términos comerciales y económicos el béisbol, así como también los dueños de los equipos del béisbol mexicano les ha faltado tal vez un poco más de marketing para sus equipos y ligas.

En los últimos dos años la Liga Mexicana de Béisbol ha tenido una asistencia promedio de 4,750 personas por partido y se han disputado 1,672 juegos lo que da una asistencia de 7, 939,880 personas. Esto es nada más a la liga de verano. En la temporada 2016-2017 de la Liga del Pacífico se registró una asistencia promedio de 9,797 personas por juego lo que dio un total de 2,625,495 personas. En lo que va de la temporada 2017-2018 la asistencia promedio había aumentado en el primer mes de campaña, lo que siendo conservadores daría una asistencia similar a la de la temporada pasada. Así que entre las dos ligas grandes mexicanas tenemos unas asistencia de más de 13 millones de personas en los últimos dos años. Esto sin tomar en cuenta datos  de otras ligas como la Norte de México donde Ensenada se destaca por su gran afición y ni hablar de las ligas amateur bien organizadas que, sin duda, generan más asistencia que el fútbol amateur.

La Liga MX Bancomer 2017 registra hasta la jornada 16 una asistencia promedio de 23,049 personas por juego y un total de 3,319,137 en lo que va del torneo. Hay que tomar en cuenta que un torneo de fútbol tiene un partido por semana máximo dos. Ahora, tomando en cuenta que falta una jornada y la asistencia promedio por jornada es de alrededor de 200,000 personas tenemos una asistencia promedio de tres millones y medio por torneo, 7 millones por año y 14 millones por dos años. Dejando a un lado los promedios y las diferentes variables que hay entre los dos deportes en cuanto a la afición (muchos más partidos de béisbol que de fútbol, unos más caros que otros, duración, las ciudades donde se juega, etcétera), la asistencia en relación a la cantidad de personas que asisten a dichos encuentros es similar, por lo tanto México no es un país meramente futbolero como lo hacen ver o como lo manejan los medios informativos de mayor trascendencia.

El punto final es que las televisores por falta de interés deportivo no han aprovechado esta gran afición mexicana al Rey de los Deportes y por falta de visión económica o empresarial no han sabido darle la cobertura necesaria para atraer televidentes como los tuvieron allá en los 80´s o 90´s cuando era de ley que en los hogares mexicanos se siguiera el béisbol de las grandes ligas en las transmisiones de El Mago Septien, Sonny Alarcón y compañía. Afición al béisbol en México si hay y mucha, pero tanto a los dueños de equipos y funcionarios de las ligas les ha fallado la estrategia de hacer que las masas sigan a este deporte como sucede en el país vecino. Claro no podemos comparar el béisbol mexicano con el de Estados Unidos así como no se puede comparar el fútbol de México como el de España o Inglaterra.

Turnos al bat

Se acabó la Serie Mundial y ayer jueves 16 de noviembre se terminó la entrega de los premios del mejor béisbol del mundo. Los novatos del año transcurrieron sin sorpresas: Cody Bellinger de los Dodgers y Aaron Judge de los Yankees. Los managers del año fueron Tony Lovullo de los Diamondbacks y Paul Molitor de los Mellizos. Los ganadores al premio Cy Young fueron Corey Kluber de los Indios y Max Scherzer de los Nacionales y el premio al MVP o jugador más valioso en español fue para Giancarlo Stanton de los Marlins y José Altuve de los Astros.