Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Venados Muertos, el nacimiento de una nueva banda de rock sudcaliforniana

19-Feb-2020

ENTREVISTA Por Modesto Peralta Delgado

De izquierda a derecha: Lalo Arroyo, Alan Flores, Carlos Ibarra, Javier Lucero, Geovani Vizcaíno e Iván Gaxiola. FOTOS: J.R. Fernández.

El Beso de la Mujer Araña

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Con apenas un año de formarse, los Venados Muertos es una banda de rock que promete una interesante proyección de la música que se hace en Sudcalifornia. Actualmente —y de manera intensa— promocionan Veneno, Expansión y Causa & Herida, la última canción es la que da título a su debut que se conformará por doce rolas de su inspiración. Las redes sociales y el Internet han servido para difundir su propuesta, empezando a tocar en vivo en algunos tokines, y próximamente, en el Carnaval La Paz 2020.

El grupo se integra por Carlos Ibarra, de 36 años, en la voz, quien realiza un Doctorado en Ciencias Sociales en la UABCS y Universidad de Granada; Javier Lucero, de 30, ingeniero informático, en el teclado y la guitarra electroacústica; Alan Flores, reportero de 29 años, en el bajo; Eduardo Arroyo Hampl, de 25 años, dedicado de lleno a la música; Iván Gaxiola, de 35, escritor, en la guitarra eléctrica; y Geovani Vizcaíno, optometrista de 37 años, quien toca la guitarra electroacústica. Todos ellos, en entrevista para CULCO BCS, hablaron de sus expectativas, de su diferencia y similitud con otras bandas locales y de los planes que tienen en el corto plazo.

También te podría interesar: A medio siglo de la separación de The Beatles. Música para todas las generaciones 

El proyecto tiene ya algunos años —abre Geovani la entrevista—, y se ha ido transformando en ese tiempo. Comenzamos Carlos y yo haciendo maquetas con sintetizador y algunos instrumentos que rayaban más en la electrónica; posteriormente, se incorporó Javier; luego, por invitación, llegó Ivan; después Alan; y finalmente, Lalo. Desde entonces estamos básicamente alineados como Venados Muertos. Ha sido una serie de cambios desde que se inició el proyecto. Básicamente así con esta alineación tenemos 8 ó 9 meses, y vamos por nuestro primer aniversario trabajando el cancionero que tenemos.

Sobre el nombre, Iván Gaxiola contestó: la historia así trillada, es que se iba a llamar diferente la banda, se iba a llamar “Matavenados”. Pero buscando que fuera original el nombre, resultó que ya había otra banda que se llamaba así, y pensando en qué otro nombre podía ser —y sinceramente comenzó como una broma—, que ya que no seríamos “Matavenados”, pues ya de una vez damos el paso y matamos al venado ¡y que sea “Venados Muertos”! Funcionó muy bien, la idea de muchas de las rolas es esta pugna entre la naturaleza o lo natural y el progreso, y en este caso la parte de “Venados” es la parte natural y “lo muerto” para nosotros sería en buena medida el progreso; así el nombre tiene un juego tipo oxímoron de alguna manera en cuanto a significado y tiene estas dos vertientes.

Desde La Paz hacia Tijuana

El grupo de rock sudcaliforniano ha tocado con las bandas Adhumacen, Palomazo Cósmico y Melvit, que venían de Tijuana. Una de las expectativas a corto plazo sería llevar su música, como dice una de sus letras —Veneno— “desde La Paz hacia Tijuana”. Todo comenzó para sobrevivir emocionalmente —contó Carlos Ibarra. Vivimos entumidos dentro de esta pinchi constante repetición y de ahí por eso creo que nos identificamos un poco en eso, y de ahí ya se puso la cosa seria, comenzaron las presiones, y justamente esa pregunta cayó sola: ¿qué sigue? Y estamos como planeando, primero es empezar a movernos, sonar aquí, localmente, pero a la vez estar moviendo en redes nuestro material para tratar como de ir creciendo e ir generando un pequeño público y después subir a Tijuana (…) El primer paso yo creo sería eso, llegar al norte.

Estoy seguro que todos congeniamos en que lo que queremos es seguir tocando y poder vivir de ello, o al menos vivir con ello de aquí hasta que seamos un venado bien muerto, literal —añadió Iván. Creo que es eso, en eso nadie tendría duda: lo que queremos es que este proyecto pueda ser tan sólido, tan redituable emocionalmente, intelectual y económicamente para vivir de o con ello el resto del tiempo que nos queda.

Somos un chingo

Al preguntarle por las posibles diferencias que Venados Muertos tendrían con otras bandas locales, Alan Flores bromeando y en serio contestó que la diferencia es que somos un chingo, somos seis cabrones, y es una diferencia muy objetiva. Técnicamente siempre es algo difícil a la hora de subir al escenario, es difícil porque somos seis y no cabemos. Geovani dijo: creo que es una combinación interesante de estilos diferentes que cada quien trae, como somos seis personas aporta cada quien un pedacito de pastel y se forma algo que no vas a encontrar en otra parte, la suma de ingredientes que cada quien le da un estilo especifico y esa mezcla no suena a nada de lo que vas a escuchar.

La diferencia comparada con los grupos locales, es demasiado subjetivo, la verdad, porque podrías hablar del género, pero hablar de géneros en la música, actualmente, creo que es algo rebasado (…) Lo importante es la similitud que tenemos con las bandas de aquí. Y tiene que ver con el hecho de que ya no hay una visión tan limitada pensando en que ya no te vas a quedar aquí tocando únicamente, todas las bandas que escuchaste (en el playlist “Indie Baja California Sur” en Spotify) están pensando en lo que hay afuera, están grabando, están componiendo con la calidad de lo que está afuera y no pensando en aquí adentro. Creo que lo más relevante seria eso, la similitud de tener el deseo, de tener la disciplina, respondió Iván.

En Víctimas del poder, por mencionar una de sus canciones que ya están en Youtube, es clara la crítica social en sus letras. Carlos, Iván y Alan, quienes han destacado en la nueva camada de comunicadores en los medios sudcalifornianos. Al cuestionar si creen que exista alguna influencia del periodismo en su creación artística, Alan Flores, dijo que en ese ambiente se contactaron, pero en vez de fundar un medio, crearon una banda de rock.

Carlos: Sí es una válvula de escape, pero también es una herramienta para sobrevivir y le ponemos un plus para dar un mensaje. Iván alguna vez contestaba algo sobre que al final estamos comunicando algo, somos comunicadores y estamos proyectando un pedacito de una expresión súper local que se está generando aquí y trae un poco de conciencia. Quizá le jugamos al puritano, hay una queja, crítica social, lamentos, mi hermano sobre una canción me dijo “eso suena como un lamento”. Es como una combinación de este tipo de sensaciones. Por su parte, Iván opinó que hacer música de alguna manera es también una manera de ser reportero o periodista, o de ser escritor; y si eres escritor, es también una forma de ser reportero, al fin de cuentas a través de tu experiencia estas canalizando el mundo, y lo estas narrando y entonces de alguna manera es como si cada canción fuera un reportaje o nota y todos nos fuéramos a nuestras fuentes y trajéramos un poco y dijéramos algo. Y queda plasmada. Entonces no sé si fuera influencia o un mismo hecho que trasciende géneros de música, literatura, etcétera. Como un todo que se manifiesta en diferentes expresiones.

Lo que sigue

Causa & Herida de Venados Muertos contendrá un total de doce canciones. En este mes de febrero seguirán grabando, incluyendo lo que sería su primer video oficial, si bien están en línea otros no oficiales: Veneno, Expansión y Víctimas del poder; otros temas prácticamente listos de su álbum debut son Las huestes de dios, Maniquí, Lamentando y Equilibro —todas las letras son de Carlos Ibarra, con excepción de la última, compuesta por Iván Gaxiola.

El 12 de febrero invitan a escucharlos en un evento en El Sonido a partir de las 17:00 horas, y para esta fecha ya se ha confirmado su participación en el templete juvenil del Carnaval La Paz 2020 el 26 de febrero a las 18:00 horas y la tarde del 29 de febrero en el programa de Cultura La cultura es tuya.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.