Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Qué hacer si ves un pulpo o un calamar, vivo o muerto, en playas mexicanas?

13-Ago-2019

ARTÍCULO Por Marián Camacho

FOTOS: Cortesía.

SudcaliCiencia

Por Marián Camacho

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Los pulpos y calamares son animales marinos que los sudcalifornianos identificamos fácilmente, casi desde que somos niños. No solo porque vivimos rodeados de mar y podemos encontrarlos casualmente en alguna de nuestras muchas visitas a la playa, sino porque forman parte de nuestra cultura gastronómica y, en algunos casos, como en la comunidad de Santa Rosalía, han sido parte fundamental de la actividad pesquera y económica de las comunidades.

Ahora bien, querido lector, es interesante que usted sepa que los pulpos y calamares, junto con otros organismos similares como sepias y nautilus, han sido clasificados por los científicos dentro de un grupo de moluscos conocido como Cefalópoda. Y no solo esto, los científicos especialistas en la vida de estos animales marinos han descubierto aspectos extraordinarios sobre su historia de vida –algunos son referidos como fósiles vivientes– y su comportamiento complejo –se considera que los pulpos son bastante inteligentes. Sin embargo, aún hay muchas preguntas científicas sin resolver acerca de los cefalópodos en las que los ciudadanos podemos involucrarnos para ayudar a resolverlas.

También te podría interesar: Comportamiento homosexual en animales no humanos (I)

Al respecto, entrevisté a la Bióloga Marina y Maestra en Ciencias Nefertiti Roldán Wong, quien ha dedicado su trayectoria académica a estudiar diversos aspectos biológicos de los pulpos, como su reproducción y el efecto de la contaminación en su fisiología. Actualmente, Nefertiti es parte fundamental de la iniciativa Ciencia Ciudadana con Cefalópodos, un proyecto internacional que ya llegó a México y está creciendo rápidamente. El carácter alegre y la facilidad para la comunicación pública de la ciencia de Nefer –como cariñosamente la conocemos–, hizo que la conversación fluyera ordenadamente para explicar cómo los ciudadanos podemos apoyar a los científicos a conocer más sobre los cefalópodos.

“Lo primero que quisiera comentar es que los cefalópodos son un grupo de animales conformado por pulpos, calamares, sepias y nautilos. La palabra cefalópodo proviene del griego kephalé, que significa cabeza y podós, que significa pie, lo que en conjunto significa pies en la cabeza y describe bastante bien la apariencia de estos animales” –inicia Nefertiti.

“Seguramente estarás pensando mmm pulpos y calamares ¡qué ricos saben! me caería muy bien una tostadita de pulpo o, mínimo, un burrito de calamar, pero la verdad es que los cefalópodos no solo son una fuente deliciosa y nutritiva de alimento, sino que también son animales muy inteligentes y con un comportamiento tan complejo que ha despertado el interés de numerosos científicos en todo el mundo. Son tan inusuales que la ciencia los usa como modelos de investigación en ciencias biológicas y médicas para entender procesos neurológicos, fisiológicos, inmunológicos, nutricionales, moleculares o incluso el envejecimiento. Además, son indicadores de los efectos del cambio climático, la sobre explotación pesquera, la contaminación, entre otros factores.” –continúa la bióloga marina.

“Asimismo, aunque existen más de 800 especies de cefalópodos distribuidas en todos los océanos del mundo, estudiarlos en su medio natural es muy costoso y complicado porque sus poblaciones son impredecibles y se esconden muy bien de los humanos. Por todas estas razones, el Dr. Gavan Cooke, profesor de la Universidad de Anglia Ruskin, en Reino Unido, tuvo la idea de crear el proyecto Ciencia Ciudadana con Cefalópodos. Este proyecto funciona a través de grupos de Facebook, a los cuales puede unirse cualquier ciudadano y aportar fotografías, videos o información cada vez que se encuentran con algún cefalópodo en su día a día, ya sea nadando, buceando, pescando o desde la playa.” –explica Nefertiti.

Al exponerme esta idea, inmediatamente quise preguntar a Nefer qué tipo de reacciones ha generado en el público una iniciativa con fines científicos que se sustenta en un procedimiento tan sencillo como publicar en Facebook. Inmediatamente, y con mucha emoción, ella me respondió: “¡Esta idea ha resultado un éxito! Todo inició con un grupo en Reino Unido y actualmente cuenta con grupos en 12 países del mundo, incluyendo México. A menos de dos años de su creación, ya cuenta con más de 1,400 miembros y ha recabado más de 2,000 imágenes y videos, los cuales han revelado algunos comportamientos nuevos para la ciencia. ¡Es impresionante lo que se puede lograr gracias al apoyo de los ciudadanos!”

Su respuesta me contagia la emoción y despierta mi interés sobre cuáles son los objetivos específicos que persigue Ciencia Ciudadana con Cefalópodos. “Los objetivos del proyecto son tres: 1) recopilar datos que puedan ser usados para investigación científica, 2) concientizar a los ciudadanos sobre la manera de interactuar con los cefalópodos, y 3) crear un vínculo ciencia-ciudadanía para que más gente conozca a los cefalópodos, cómo se estudian y cómo cuidarlos.” –detalla la Maestra Roldán Wong, y rápidamente prosigue con una invitación: “Si te interesa participar, puedes dar click aquí para ver el grupo Avistamiento de Cefalópodos México, unirte y compartirnos cualquier información que pueda ser útil”.

Finalmente, con la gran sonrisa que caracteriza a esta investigadora, terminamos la entrevista con una sorpresa que tiene Nefertiti para todos los sudcalifornianos acerca de algunos resultados del proyecto de Ciencia Ciudadana con Cefalópodos: “Algunas de las observaciones más interesantes de este proyecto serán presentadas en exposiciones fotográficas en diferentes partes del mundo y, ¡la primera de todas tendrá lugar en México, en la ciudad de La Paz, Baja California Sur! Gracias al apoyo de CICIMAR-IPN, la Asociación de Científicos del Mar de Baja California Sur (ASCIMAR), CIBNOR y la Universidad de Anglia Ruskin, esta exposición contará con más de 40 fotografías de cefalópodos de todo el mundo, así como vídeos, actividades para niños e interacción con científicos expertos.

El evento estará abierto a todo el público, la ENTRADA ES GRATUITA y se presentará en el Malecón de La Paz (9 al 11 de agosto), el Centro Cultural La Paz (12 al 16 de agosto) y el Museo Regional de Antropología e Historia de Baja California Sur (19 al 24 de agosto). ¡Visita esta hermosa exposición para aprender más y apoyar la ciencia en México! ¡Te esperamos!”.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.