Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Pueden ver fantasmas los niños?

04-Sep-2020

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés
Fotos: Internet

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Desde tiempos inmemoriales, se afirma culturalmente que los niños están más cerca del mundo espiritual y sensitivo que los adultos. Es por eso que podemos ver incluso a bebés que con algunas personas lloran y con otras están muy cómodos, esto muchas personas lo interpretan como que ellos pueden sentir las energías o las buenas y malas vibras de la gente.

Es muy común que en las familias donde acaba de fallecer un ser querido, los más pequeños sigan viendo o hablando con el fallecido, a continuación, les relatare un caso que sucedió en mi familia.

También te puede interesar: Curiosidades y misterios del controvertido Memin Pinguin

Transcurría la década de los 90s y desgraciadamente falleció mi abuelo; meses después de su entierro, una tía con sus hijos estaban frente a la tumba de mi abuelo rezando el riguroso rosario, cuando de repente mis dos primos de entre 7 y 8 años salieron corriendo por el panteón gritando “Tata, Tata” (como los choyeros llamamos a los abuelos), unos metros más adelante curiosamente la tumba de un bisabuelo, los niños detuvieron su carrera, y le dijeron a su mamá que habían visto a su tata.

Años después, un servidor -ya en el papel de investigador de fenómenos paranormales-, me di a la tarea de entrevistar a mis primos, y preguntarles si recordaban el hecho.

Ellos respondieron que efectivamente recordaban haber visto la figura de mi abuelo transparente y blanquecina, figura que al llegar a la tumba del bisabuelo se desvaneció como humo.

En estos tiempos modernos, la mayoría de las personas monitorea a sus niños con cámaras de seguridad, y esto ha sido fuente de mucha evidencia al respecto, ya que existen infinidad de videos de niños hablando con alguien, o incluso objetos moviéndose frente al infante.

¿Son los amigos imaginarios fantasmas?

Según la piscología, los niños pueden tener amigos imaginarios entre los 2 y 7 años, para Jean Piaget se caracteriza por ser egocéntrico (el niño no puede adoptar el papel de otras personas), irreversible (es incapaz de entender que una operación mental puede ir en dos sentidos) y secuencial (las acciones se perciben como partes aisladas, no se percibe el todo).

 

Los amigos imaginarios pueden desaparecer antes de los 7 años o surgir años después, pero no es ningún indicativo de algún desorden mental.

El licenciado Daniel Jacobo Meza nos comenta al respecto del fenómeno de los amigos imaginarios: Varía mucho. Edades exactas no tienen. Pero son pequeños de entre 3-9 aproximadamente

Al cuestionarle las causas de este fenómeno, señala que pueden ser variadas: Desde abandono de las figuras paternas, o por el anhelo de compartir o de tener un confidente y que no haya alguien con quién hacerlo, ellos lo crean. También puede derivarse de referencias por la televisión, imitando personajes que tienen amigos imaginarios, o como un refugio como diario mental.

No hay estudios de como inicia, pues las edades no son muy adecuadas para profundizar, pero yo entendería que es en escalada. Inicia con la plática mental, pasa a recrear la conducta, hasta que imagina que está ahí.

En muchas de estas ocasiones, estos amigos imaginarios se vuelven un familiar fallecido, lo cual puede interpretarse como que el niño solo le dio la imagen de su familiar a su fantasía, pero se han documentado casos extraordinarios donde los aparecidos son seres queridos que el niño nunca conoció como un abuelo o bisabuelo, y el niño platica cosas que nunca se le habían contado a ellos ni existía modo alguno que las conocieran: ahí es donde el misterio crece.

Nuestra amiga y vidente de cabecera Dulce Peralta nos comenta al respecto: Los niños ven fantasmas, por qué tiene una percepción diferente de la realidad, ellos ven las cosas con los ojos de la pureza y la inocencia, algo que se va perdiendo conforme se crece y se va adquiriendo experiencia a través de la vida.

 A los niños actualmente se les enseña a creer en una realidad, y caminar solo en ella, a ser maduros, responsables, incluso en etapas de su vida en la cual no corresponde, siempre en apuros para dejar atrás la infancia y dar entrada al ‘raciocinio” adulto; no hay mucho tiempo para la imaginación, ni para el juego en un mundo responsabilidades modernas.

Antes era un poco más normal que se aceptara los niños percibieran el espíritu de los fallecidos, ahora se les llama amigos imaginarios.

¿Pero pueden verlos realmente?

Si, pueden. Incluso comunicarse.

La razón por la cual pueden, es lo que yo llamo “camino del espíritu” que es la etapa entre los dos y seis años de edad, dónde perciben con mayor claridad los fenómenos, incluso pueden recordar eventos y personas de vidas pasadas.

El camino del espíritu es el andar entre los dos mundos; entre la cordura y la locura, la vida y la muerte. Los niños de esa edad cruzan entre ambos mundos con mucha facilidad, de ahí su capacidad de ver, oír y saber cosas que pueden asombrar a los adultos.

Los niños (también los animales) son médiums o chamanes en estado natural a los que posteriormente se les arrebatará ese don imponiéndoles la rigurosa realidad para encajar la sociedad.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.