Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Madame Curie: radiactividad que no ilumina

28-Abr-2021

RESEÑA Por Marco A. Hernández Maciel

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). En términos muy, muy, muy simples, la radiactividad es la energía que se libera cuando el núcleo de los átomos se desintegra en partículas más elementales como los neutrones o los protones, y este descubrimiento que fue fundamental para el mundo tal y como lo conocemos hoy fue hecho por Marie Curie, física polaca quien es la única mujer en la historia que ha ganado dos premios Nobel.

En el filme titulado originalmente Radioactive, nos llevan a los años en que Madame Curie realizaba dichos descubrimientos y a la vez luchaba contra la falta de apoyo y credibilidad que le daba su condición de mujer y de inmigrante polaca en Francia. Pero más allá de presentarnos un perfil que nos encamine a el gran logro que significó este descubrimiento, nos envuelve en un retrato incoherente que a base de clichés construye a esta histórica científica. De tal suerte que más allá de sentir que estamos ante una de las más grandes mentes de la historia, vemos un melodrama de una mujer que vive sumergida en la desgracia.

También te podría interesar: Fuera de Control. Russell Crowe en modo Psycho

Y si bien las películas biográficas tienden a presentar esa otra cara de los personajes históricos, en este caso esa otra cara no ayuda para nada a entender como fue que la científica llegó a donde llegó. El personaje interpretado por Rosamund Pike carece de una motivación visible, no ofrece ninguna asidera emocional o histórica que nos permita engancharnos al personaje y al final nos queda la impresión de que este descubrimiento fue una necedad, y una necedad sumamente terrible, pues los resultados han sido trágicos para la historia de la humanidad.

De hecho, en ciertos momentos, el guion nos lleva a pensar en que hubiera sido mejor que Marie Curie no hubiera hechos esos experimentos, que hubiera sido mejor olvidarse de su laboratorio y de su formidable ciencia pues sin su trabajo, no habría ni bomba atómica ni desastre en Chernóbil, en última instancia convirtiéndola en culpable de estos terribles acontecimientos. O por ejemplo, ¿alguien se imagina una película de los hermanos Wright donde sugieran que por su culpa fueron destruidas las torres gemelas? De ese nivel el planteamiento de esta cinta.

En resumidas cuentas, este filme que acaba de estrenarse en Netflix dirigido por la franco-iraní Marjane Satrappi, es como las tareas que nos encargaban en las clases de historia cuando el profe nos pedía la biografía de un personaje que peleó en la Guerra de Independencia o en La Revolución. Íbamos a la papelería y pedíamos una estampita, las que tenían un marco azul con la imagen del héroe nacional y la biografía en letras chiquitas en la parte de atrás, copiábamos el contenido en una hoja en blanco y pegábamos con Resistol la estampita de nuestro héroe. Marjane Satrapi es como el profe que nos ponía 10 con solo presentar eso, a mi me hubiera gustado que fuera más como la maestra que nos pedía que buscáramos en un libro y que reflexionáramos sobre el legado de ese personaje y nos regresaba la tarea si nuestra fuente era la monografía de la papelería de la esquina.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.