Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Leyendas viajeras

01-Oct-2020

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés
Fotos: Internet

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Como todos sabemos no existe una manera definitiva de contar una leyenda, ni se puede decir cuál de sus versiones es la verdadera y cuales las inventadas, ya que la naturaleza misma de estas narraciones favorece a su cambio y enriquecimiento, ya sea en su divulgación oral o escrita.

Por lo mismo, en muchas ocasiones estas leyendas viajan junto a las personas y se confunde su origen, aunque esto no demerita de ninguna manera su relato, pero es un fenómeno curioso e importante de identificar, sobre todo en caso de querer diferenciar las leyendas regionales de las externas.

También te puede interesar: ¿Quienes son los terraplanistas?

El primer ejemplo y el más importante, es la leyenda primigenia y por excelencia representativa a nivel mundial de México: “La llorona”. De este relato se presume su origen prehispánico, donde una mujer de blanco, posiblemente una deidad de nuestros antepasados, vagaba por las calles llorando y diciendo “¡Ay de mis pobres hijos! ¿A dónde me los llevaré?” poco tiempo antes de la conquista, presagiando el final de esta cultura.

Posteriormente, el mito evolucionó a su versión colonial, donde una mujer llora porque mató o abandonó a sus hijos, apareciéndose en los cuerpos de agua (ríos, lagos, arroyos, etc.) donde presuntamente ahogó a sus hijos.

Esta leyenda es un recurrente en todo el país, pero en Baja California Sur, debido a nuestra naturaleza casi isleña, la leyenda de la llorona no llegó antes de los años setentas, por lo que se puede deducir de los libros de leyendas históricos de la época; curiosamente, en épocas modernas la llorona es recurrente en nuestro estado.

La mujer y el camionero

No contamos con el lugar exacto del origen de esta leyenda, pero todos conocemos el relato del trailero, o taxista, que transportó a una mujer y al día siguiente se dio cuenta que era un fantasma.

Popularmente, se dice que el chofer le da su chamarra a la joven y al día siguiente va a la casa donde la dejó para recoger la prenda, pero en este domicilio le dicen que ella murió hace tiempo y lo llevan al panteón para que vea la tumba, para finalizar la historia con que la chamarra está gentilmente colocada sobre la tumba.

En Baja California Sur se habla de una leyenda similar, solo que en este caso es una joven vestida de novia que es dejada en el panteón de los San Juanes.

El diablo y la joven bailando en la discoteca

No existe situación más ochentera que encontrarte al mismísimo señor de las tinieblas dando unos geniales pasos de baile, enamorando a una joven, para posteriormente quemar el lugar y, en ocasiones, hasta a la infortunada dama.

Por supuesto que esta leyenda la tenemos aquí: se relata que, en un conocido antro de música retro de la capital sudcaliforniana, con fecha indefinida pero aproximadamente en los años 80s, una muchacha al estar bailando con un joven atractivo, se da cuenta de la pata de chivo y la cola que le salían a su pareja (haciendo alusión a la imagen clásica del diablo) y entonces comienza el incendio.

La enfermera fantasma

La enfermera fantasma o la planchada, haciendo referencia a su pulcro uniforme, es presuntamente una leyenda originaria de CDMX en la cual se relata que después de morir el espíritu de una enfermera sigue ayudando a los pacientes, siendo un espíritu amigable, que da confort.

En el antiguo hospital Salvatierra se habla de una ánima con características similares, solo que aquí se trataba de una monja, que seguía cuidando de sus pacientes desde el más allá.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.