Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Las casas más embrujadas de La Paz

04-Feb-2021

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés
image_pdf
Foto: El Sudcaliforniano

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Hablar de casas embrujadas es un referente en la historia de la humanidad, ya que se tiene la creencia que los objetos y lugares habitados por las personas guardan la esencia y alma de los difuntos.

No todas las casas viejas y abandonadas están embrujadas, como lo saben los exploradores urbanos que en más de una ocasión no salen espantados por espectros sino por algún vagabundo o animal, pero al parecer en su mayoría las más embrujadas si son antiguas, con un historial fácilmente comprobable por los relatos de la gente y, en ocasiones, por los mismos escritos o noticias.

También te puede interesar: Confesiones de un cazador de fantasmas en 1945. El espíritu del dirigible maldito

La casa más embrujada y conocida en La Paz ya no existe, fue derrumbada hace un par de años, aunque la gente sigue hablando de ella.

Hace muchos años, entre 1940 y 1970, existió una casa como cualquier otra en sus tiempos construida sobre cimientos de piedra, con muros de ladrillos pesados de color rojizo unidos con la mezcla de arena y cal, que a su vez sostenían un techo de cemento y palma. Las ventanas eran grandes, y las puertas estaban hechas de gruesa madera. Esta casa tenía dos amplios cuartos y dos más pequeños. Afuera había un viejo molino de viento y un pozo de agua, por lo cual se construyó una pila para el almacenamiento del vital líquido que serviría para el riego de las plantas y árboles de la huerta (Fuente: registro público. 373- foja 381 vol. 80 sección primera).

En este lugar vivió una pareja que, como todas, iniciaba una vida llena de esperanza y de planes para el futuro. Trabajaban, arreglaban su casa, sembraban, cuidaban los árboles de la huerta y más tarde tuvieron a sus hijos para formar a su familia. Desgraciadamente, ahí ocurrió una tragedia, la cual provocaría el abandono del lugar. La leyenda de la casa de la Allende nacería a partir de esa tragedia, que a diferencia de muchas otras ocurridas en aquel entonces, involucra historias de la gente y supuestos eventos sobrenaturales.

Tras el suicidio de una persona el cual consta en los registros policiales, se comenzó a decir que la casa presentaba mucha actividad paranormal y por eso nunca se habitaba, existieron muchos testigos y poco a poco la casa se fue abandonando y desgastando, hasta que el año 2018 fue demolida; muchos vecinos aseguran que aún en el terreno baldío se sienten malas vibras.

La biblioteca Justo sierra

Más de 100 años de historia y, por supuesto, no le podían faltar sus fantasmas.

La que fuera la residencia de la viuda de Manuel Mezta, gobernador del Distrito sur de la Baja California, fue vendida al gobierno para convertirse en cárcel y hospital. Se sabe que muy anterior a eso ahí eran terrenos del antiguo panteón, lo cual se puede corroborar en antiguos mapas de la ciudad, y esto de algún modo da certeza y hace más legítimas las diversas apariciones.

Empleados actuales hablan de como en ocasiones les apagan las luces, o incluso han visto correr una niña por sus pasillos, hasta han visto deambular extraños espectros por el lugar. También vecinos pueden testificar haberse visto ante las apariciones del lugar, sin duda, además de histórico, uno de los lugares más emblemáticos del estado de Baja California Sur.

La mansión Olachea

Esta antigua (aunque ya muy remodelada) construcción se encuentra sobre el paseo Álvaro Obregón, mejor conocido como el Malecón, la antigua residencia del Ex Gobernador Agustín Olachea, ha sido sitio de hoteles, restaurantes y hasta museos; pero, como si se tratara de una maldición, estos negocios no prosperan, y el lugar termina siempre abandonado un tiempo después.

También se dice que en su interior se encontraba el acceso a uno de los famosos túneles secretos de que se cree existen debajo del centro de la ciudad de La Paz, y más de un explorador curioso ha salido corriendo de ella mientras buscaba este acceso, ya que se cuenta que en su interior  espantan.                                                                   

Las casas desaparecidas

Existen dos casos de casas embrujadas muy curiosas, ya que se desconoce su paradero. Ambos relatos los cuenta la escritora Manuelita Lizárraga.

La primera cuenta la historia de una casa fantasma que se aparecía por las calles Héroes de Independencia y Rosales, en la época en que aún funcionaba el Cinema Juárez; en el sitio fue recurrente la aparición de la casa fantasma, de una mujer de negro y diversos fenómenos extraños, por lo cual las personas tenían miedo de pasar por ahí a altas horas de la noche (Revista Compás, número 204, publicado en el año 2009. Archivo Histórico Pablo L. Martínez).

La segunda cuenta como en un fraccionamiento en construcción por allá por los años 90s, un novio celoso asesinó brutalmente a su novia en una casa aun no habitada; este hecho no se hizo público para que el fraccionamiento no tuviera mala publicidad, pero se contaba como los guardias del lugar observaban y escuchaban una mujer llorando por el lugar, incluso la llegaron a ver vestida de blanco, aparentemente con un vestido de novia.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.