Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Enoc Leaño, el misionero Californiano del siglo XXI

23-Mar-2021

ENTREVISTA Por Arturo González Canseco
image_pdf

FOTOS. Cortesía

Rutas de Sudcalifornia

Por Arturo González Canseco

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Enoc Leaño regresó al terruño y con proyecto bajo el brazo. Lo que busca hacer es, a mi modo de ver, la mayor reivindicación de Fernando de la Toba, desde el llamado que hiciera en los años cincuenta el también Fernando, pero de apellido Jordán. En El otro México, Jordán llamó la atención sobre la importancia de este personaje histórico en la península. Muchas décadas después, el actor Enoc Leaño quiere llevar al cine la historia de este personaje quien fue el primero en enarbolar la independencia nacional en esta región.

Nosotros llegamos después, dijo el actor en conferencia de prensa al referirse a las particularidades de la Independencia en la Baja California, un año después tuvimos nuestra propia Independencia, en 1822. Y fue Fernando de la Toba el hombre clave.

También te podría interesar: Los sonidos de Baja California Sur. Entrevista a la cellista Anabel Chávez

Pregunto a Enoc sobre este proyecto y las rutas sudcalifornianas: Justamente este proyecto está completamente vinculado con las rutas de la California porque es cómo Fernando de la Toba bajó de Monterrey (ahora California, Estados Unidos), todo el periplo para poder llegar hasta Loreto y desde ahí ejercer cargos administrativos, militares, de gobierno y caminar por todas las rutas de los viejos caminos reales a caballo, a mula, para venir a aplicar la ley en San Antonio o, incluso, defender a la península de ataque de filibusteros.

En este año de conmemoraciones, Enoc Leaño presentará su proyecto a la Comisión Nacional de Festejos del Bicentenario y al IMCINE. La intención es rescatar el valor de las acciones de Fernando de la Toba así como colocarlo en los anales de la historia nacional.

La tarea no es nada sencilla. De antemano sabemos de la centralización de los discursos histórico-nacionalistas, lo mismo que de las producciones culturales. Todo se centra, valga la redundancia, en el centro y los nombres que nunca cambian.

De todo esto es consciente el actor pero nadar a contracorriente no es algo que lo detenga. Así ha logrado forjarse un nombre y tener una carrera sólida en el complicado mundo de la actuación. Desde sus comienzos tuvo que salir a buscarse la vida: Yo me fui de aquí por una cuestión de necesidad, falta de oportunidades de estudios profesionales, no los había. No había condiciones en el estado. De hecho, hasta el día de hoy sigue sin haber una escuela de artes, sigue sin haber una Secretaría de Cultura. Por esa razón me tuve que ir, no por gusto. Ahora regreso después de haber acumulado un caudal de experiencia, de conocimiento y de relaciones que me permiten tratar, una vez más, como todos los misioneros en este estado, de levantar un proyecto que permita exportar historias sudcalifornianas al mundo.

La historia es cíclica, de eso no hay duda. Alguna vez fueron los jesuitas con una cruz, hoy es Enoc con cámara en mano. En este regreso no estuvo solo. Trajo a su equipo de producción para plantar los cimientos de su obra. No había manera de contarlo, tenían que verlo, declara Enoc. La incapacidad de explicar Baja California Sur a quien nunca la ha visto con sus propios ojos.

Durante 10 días siguieron los pasos de Fernando de la Toba. Lograron palpar la inaccesible Misión de Dolores, recorrieron la sierra, de la Purísima a los Comondú, de San Javier hasta Guerrero Negro. El calor en los ojos y la piedra volcánica sobre los pies. Ya saben un poco de lo que fue recorrer estas tierras para los hombres del XVIII. El reto es convertir esto en lenguaje cinematográfico. Capturar en el cuadro la vastedad de los paisajes, la inclemencia, las incomunicaciones, el descargo espiritual.

Este recorrido fue también para Enoc un reencuentro con su memoria. Aquellas sensaciones únicas de la región de los cardones y los oasis: Lo que más me recuerda es el polvo del camino, el cansancio de la vista que no llega a concluir dónde termina esa vastedad. La esperanza que siempre me dio y el regocijo espiritual cuando descubrías unas palmas que sabías que ahí había agua fresca.

Y los recuerdos son muchos pero hay momentos especiales que permanecen tatuados a pesar del tiempo: En una ocasión nos quedamos tirados en la sierra con mi abuelo Pancho, mi abuelo materno. Caminamos hasta llegar a una ranchería y nos ofrecieron llegando café de talega, caliente, a mediodía. Después nos dieron agua y nos ofrecieron de comer. Es una de las comidas que tengo más en la memoria, nos dieron dátiles, queso de cabra y café de talega. Créeme que ha sido una de mis comidas más extraordinarias y que sigo teniendo presente como algo maravilloso, un manjar que comí.

Es quizá su proyecto más personal hasta la fecha. Se considera un tobeño de nacimiento al haber crecido en la colonia Fernando de la Toba. Se podría decir que lleva toda la vida preparando esta película. Es un homenaje a los héroes que nos dieron Patria, sentencia Enoc.

Enoc Leaño, el hijo sudcaliforniano que regresó, o mejor dicho, que nunca se ha ido: Como diría Juan Rulfo, “uno es del lugar de donde son sus muertos”. Mis muertos están aquí. Mi origen está aquí, mi principio y fin está en mi estado que es Baja California Sur.  

Nota al pie: Las fotografías que acompañan este artículo fueron cordialmente brindadas por Enoc Leaño, son producto de esos diez días en la búsqueda de locaciones por parte del equipo de producción de la película. Los creadores hacen un llamado a toda la comunidad sudcaliforniana para abrazar este proyecto y ponen a disposición el siguiente correo de contacto: fernandodelatoba@contrabajofilms.com

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.