El problema del coleccionismo

image_pdf

FOTO: Internet

 

California Mítica

Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Sonará redundante, pero, el coleccionismo está siendo arruinado por los propios coleccionistas.

En Baja California Sur y el mundo, el pasatiempo del coleccionismo se ha vuelto muy común, y es muy agradable ver colecciones con objetos raros o de nuestra infancia, incluso, existen tianguis especializados al respecto, y algunas compañías han relanzado rediciones de juguetes y comics de nuestra infancia para que podamos recuperar un fragmento de nuestra historia personal.

También te podría interesar: Cosas que no debes hacer en Halloween

Desgraciadamente todo se vuelve negocio, y todos sabemos que ser coleccionista era más fácil hace 10 años, se podían encontrar piezas a precios baratos o razonables y armar una buena colección, pero muchos vieron oportunidad de negocio y comenzaron a inflar los precios con palabras como santo grial, descontinuado, botleg (pirata). Por este motivo, hoy en día, algunas piezas cuestan más caras que nuevas y no es por lo antiguo, ya que existe la cultura del acaparamiento, es decir, cuando una figura que todos quieren sale al mercado y todos los revendedores acaparan, sube el precio y se vuelve difícil de encontrar y además estará cara.

Un ejemplo claro es la saga Pokémon, sus videojuegos se vendieron por millones, no son raros, aun asi un cartucho de consolas anteriores te puede costar igual o mucho más que un juego actual de la misma franquicia, y si hace 10 años lo hubiéramos comprado hubiera sido en un botadero a la mitad de su precio orginal.

¿La solución? No hay, al parecer esto va a pasar cuando haya un cambio generacional, ya que los jóvenes actuales por ejemplo no compran juegos físicos, incluso muchos de ellos son gratis, además que lo que nos genera nostalgia a los coleccionistas actuales, no lo hace a uno joven.

No se va a acabar el coleccionismo, va a evolucionar, y van a dejar de vendernos figuras, comics y artículos viejos maltratados a precios inflados, pero seguirán existiendo cosas edición limitada o de lujo, que si son altamente coleccionables.

Además, quedan los objetos realmente raros coleccionables, como libros primera edición, documentos, objetos tribales, artesanías antiguas.

Un ejemplo son las famosas cabezas reducidas que algunas culturas realizaban con sus enemigos, están pueden pasar desapercibidas e incluso confundidas con falsificaciones, pero las originales hechas con cadáveres de verdad, valen millones de dólares.

Ni hablar de las primeras apariciones de Superman, Batman, Spiderman, entre otras. Sin embargo, ahí existe un problema, no vale no mismo un número que uno de primera edición en México que en Estados Unidos, ya que, si es impreso después, esto es porque, aunque sea primera edición, se considera reimpresión.

Un objeto aun barato y que va al alza son los VHS, aún tenemos videocasetes e incluso videograbadoras en nuestra casa y estos artículos están tomando precios interesantes, en especial los clásicos de Disney que en sus nuevas versiones están censuradas.

Así que si eres nuevo en el coleccionismo recuerda, no por ser viejo, raro o de Star wars es caro.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 43

California Mítica

Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

 

Nació en 1981. Estudió Filosofía en la UABCS, y actualmente se dedica a la investigación paranormal, leyendas y hechos curiosos de Baja California Sur y el mundo. Se declara un fanático de los cómics, anime, ciencia ficción y temas sobrenaturales.

Compartir
Compartir