Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Crónica de los Versos de sol y viento, poemas de Érika Velázquez

04-Abr-2022

OPINIÓN Por Ramón Cuéllar Márquez
image_pdf

 

El librero

Ramón Cuéllar Márquez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Tuve la oportunidad de leer previamente lo poemas de la plaquette Versos de sol y viento (2022), de la poeta Érika Velázquez, bajo el sello editorial VagaMundos, que coordina el narrador y poeta Juan Pablo Rochín (México, 1977). Érika tiene una larga experiencia como docente, tanto a nivel medio superior como superior, lo cual le ha permitido ser maestra de varias generaciones de estudiantes, además de productora de programas y planes de estudio. No obstante, esta vez nos sorprende en el camino con un poemario que posee la capacidad de darle nombre y voz a todo lo que le rodea.

Érika Leticia Velázquez López nació en la Ciudad de México en 1976, pero radica en La Paz, Baja California Sur, desde los dos años, según nos cuenta. Sus estudios universitarios le dieron una perspectiva que ha influido en su trabajo académico y al impartir clases. Poseedora de una gran tradición literaria e impulsada por el reconocido dramaturgo, poeta y difusor cultural en el continente americano y europeo, Rubén Sandoval (México, 1948), Érika ha sabido combinar su ejercicio docente con la pasión por la poesía, que en esta ocasión se aventura con versos entrañables, creando un poderoso lenguaje que extrae de la sustancia de la vida para convertirlo en cantos llenos de una sensible manera de ver la realidad, con colores, olores. Versos de sol y viento son el resultado de esa experiencia no solo por el ámbito laboral sino por el contacto con el arte literario y la necesidad de decir las cosas de lo cotidiano.

También te podría interesar: Las películas de Batman, nuevas formas de manipulación social

  Érika Leticia Velázquez López

Presentamos su libro Juan Pablo Rochín y quien esto escribe, el pasado 25 de marzo en la Alianza Francesa y también Centro Cultural Roger de Conynck, a donde asistió un nutrido grupo de familiares, amigos e interesados en la poesía, con la magnífica anfitrionía de su director Rubén Sandoval y el acompañamiento musical de la pianista Fernanda del Peón Pacheco. La calidez y el cariño mostrados por la poeta Érika Velázquez dieron forma a una noche en que las flores, las felicitaciones y el vino asentaron una buena reunión, donde el elemento primordial fue que la literatura siempre tendrá sus caminos para manifestarse. La plaquette viene acompañada por destacadas acuarelas de la artista plástica Sandra Fiol, que le dan un rostro aún más expresivo.

Versos de sol y viento es, en sí mismo, un homenaje a la tierra, las cosas, los lugares, el mar cautivo de los silencios del mundo con su oleaje, que solo una poeta como Érika Velázquez es capaz de percibir en todo su esplendor. Siempre será una buena oportunidad de regresar a la poesía, tan milenaria, tan de origen sagrado porque viene con la especie humana, hemos crecido con ella: somos poesía desde el primer aliento.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.