Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Casos extraños e insólitos, de la vida real

26-Nov-2020

ARTÍCULO Por Gilberto Manuel Ortega Avilés
Fotos: Internet

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Vivimos en una sociedad donde cada día nos acostumbramos más a imágenes perturbadoras, sangrientas y extrañas, gracias a la televisión, cine e internet. Pero existen unas sabias palabras: la realidad supera la ficción, las cuales recordamos al encontrar esta corta pero perturbadora historia real en un periódico de 1874.

Acusada una mujer por el delito de envenenamiento premeditado, se propuso a no hablar y se cortó doce centímetros de lengua. Le sobrevino una inflamación tan grande que no podía alimentarse y fue preciso nutrirla con líquidos que se inoculaban por las fosas nasales. Los médicos la han salvado hoy habla mejor que antes y este es el caso patológico.

También te puede interesar: La película mexicana que predijo la pandemia… en 1979

A dicha mujer le faltaban los dientes superiores; al emitir los sonidos la lengua entraba por la cavidad, produciendo un silbido que nacía del aire formado por el músculo, que se doblaba longitudinalmente. Cortado este órgano, ya no llega a los dientes, no se produce la emisión del silbido. Consignamos el caso, curioso para la ciencia médica. Periódico “La Baja California”, 17 de enero de 1874. Acervo documental volumen 117 documento 36. Archivo Histórico Pablo L. Martínez.

La mayoría de las veces, un nacimiento es evento de alegría, pero en ocasiones estos vienen con extrañas circunstancias creando miedo y superstición.

Estas supersticiones suelen ser alimentadas por nacimientos de niños con defectos físicos, como el que se dio hace más de 100 años en Los Cabos. En San José del Cabo nació una niña con características muy extrañas, según el periódico resguardado en el Archivo Histórico Pablo L. Martínez.  La pequeña que causó temor y asombro por su rara forma. Solo vivió algunas horas después de su nacimiento, pero su presencia fue motivo de comentarios demoníacos en su momento.

El artista local Ecatl López, nos hizo un dibujo de la niña, que presentamos a continuación.

Sobre el mismo tópico de niños con defectos, se habla en la cultura ancestral mexicana que un eclipse puede ocasionar ciertos defectos de nacimiento. Se dice, que durante este comerse de la luna por el sol puede resultar en que la luna también llegue a comerle la cara a un niño, ocasionando defectos como labio paladar hendido o leporino; aunque la ciencia ha demostrado las causas reales de estas enfermedades que no tienen ninguna relación con el evento astronómico, aun algunas embarazadas prefieren no salir durante eclipses sin un hilo rojo, que de acuerdo a la sabiduría popular funciona como protector para el feto.

En ocasiones, la ciencia juega un papel en el imaginario de los casos insólitos y perturbadores, debido a que en el pasado se experimentaba con animales, ya sea injertando varias cabezas a un solo animal, o combinando especies, e incluso combinando humanos -generalmente en prisioneros de guerra o personas que se consideraban sin derechos– con animales

Se habla muy vagamente de los resultados, debido a la polémica de estos experimentos, pero teniendo en cuenta que ya se pueden cultivar corazones de cerdo para usarse en humanos, quizás la crueldad tuvo algún beneficio, al fin y al cabo.

El ser humano de la actualidad no hace algo muy diferente, ya que juega con la genética de las mascotas de raza, para lograr obtener un animal a su predilección; por ejemplo, es legal tener una cría de perro lobo, a pesar de que es potencialmente peligrosa sino se cuida como debe ser.

Tener seis dedos sin duda es una peculiaridad que no nos perturba tanto, pero en la antigüedad se consideraba que el poseedor de extremidades adicionales podría ser un ser malévolo.

En la península, en especial hacia el sur del estado, en los pueblos, debido a la mezcla consanguínea, se habla que esta peculiaridad es común.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.