Antes de que nos olviden. Caifanes en La Paz

image_pdf

FOTOS: Modesto Peralta Delgado.

El Beso de la Mujer Araña

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Es un honor y un privilegio estar en La Paz y contigo. Muchas, muchas gracias. Que Dios te ilumine y que Dios te bendiga, Raza. Bienvenido a tu ritual, a tu ceremonia… Con estas palabras de bienvenida de Saúl Hernández, Caifanes ofreció un impresionante concierto en La Paz en el marco del Choyero Fest, Música del Mar, la noche del pasado sábado 13 de abril en el estadio Guaycura. A las 9:33 de la noche, el público voló cuando las Nubes abrieron el espectáculo.

Sin duda, eran los artistas más esperados del evento. Hordas de paceños y paceñas con sus camisetas alusivas a una de las bandas más grandes que ha dado México, se cruzaban por pasillos, escaleras y espacios del estadio. Alrededor de las 8:00 de la noche, las filas para ingresar no estaban saturadas y es que el lugar nunca se abarrotó, estaría al 50% o menos de su capacidad. Además, algunos empezarían a ingresar desde las 12:00 del día que iniciaron las actividades. Hacia las 8:30 de la noche, Caloncho ofrecía un concierto de muy buena calidad, donde la gente le ofreció su admiración y cariño. Aunque a esa hora, inicialmente, se presentaría la banda, habría de pasar todavía una hora para que diera inicio su magia, el momento esperado: Caifanes en La Paz.

También te podría interesar: Poliamorosos en La Paz. Una opción con más de una opción

Luego de Viento y Para que no digas que no pienso en ti, Saúl Hernández, el chamán, con su característica voz grave y serena, daba un sentido agradecimiento para iniciar el ritual. Fueron alrededor de tres o cuatro intervenciones, en las cuales habló a La Raza del feminicidio, del machismo —Hacen falta más hombres y menos machos, dijo, antes de proyectar Canción sin miedo en las pantallas—, de la naturaleza —para presentar esa joyita que es Tortuga— y del suicidio. El momento más emotivo fue cuando dedicaron un pequeño homenaje a Daniel Isaías, un pequeño que había fallecido y cuyo padre se encontraba en el público; al niño le dedicaron la magistral interpretación de Ayer me dijo un ave.

Algunas de las canciones más coreadas fueron No dejes que, Los dioses ocultos y Mátenme porque me muero, sin contar con que al irse vendrían las más celebradas: ante los gritos de “¡Otra, otra!”, regresaron y se echaron La célula que explota, con unos arreglos al teclado por el maestro Diego Herrera: ¡los acordes de inmediato fueron identificados!; y la cereza del pastel fue la clásica cumbia La negra Tomasa, que puso a bailar a más de uno. El concierto de dos horas, que culminó poco antes de las 11:30 de la noche, abarcó prácticamente todos sus éxitos contenidos en sus cuatro álbumes de estudio.

Hay que decir que los Caifanes ya no son los mismos de hace unos años. Saúl, en varias ocasiones, no alcanzaba sus propias notas; hubo unos pequeños errores de coordinación en un par de canciones; y hubo algunos arreglos, como en el caso de Afuera, donde, la palomilla, de repente nos preguntábamos “Pues ¿cuál rola están tocando?”, pues, ni de lejos, se comparan con los arreglos de lujo de la canción con que arranca El nervio del volcán —que este año cumple, ni más ni menos, que 30 años.

Pese a ciertos, pequeños, desaciertos, el concertió prendió a La Raza —o Palomilla, en choyero—. Saúl Hernández posee un gran carisma y un probado dominio del público y del escenario, todo lo compensa su entrega, su humildad y la oportunidad de verlo en vivo en La Paz, como el ícono del rock mexicano que es, acompañado de los gigantes Alfonso André en la bataca y Diego Herrera en los teclados y el sax. La triada original de la banda pisaba el suelo paceño en una noche llena de melancolía, donde fans de todas las edades —literalmente: de todas las edades, pues fue un concierto donde hubo desde niños, niñas y adolescentes, jovencitos que coreaban sus canciones— se entregaron a esta poderosa banda. Los músicos se vieron felices y agradecidos, misma felicidad y agradecimiento que tuvieron sus fans.

La polémica de los precios

Para el Choyero Fest, Música del Mar, se esperaban alrededor de 8 mil almas, pero, aunque no tenemos las cifras, lucieron muchas, muchísimas butacas vacías. Semanas antes del concierto, en redes sociales fue criticado el alto costo del boleto que alcanzó los 3,60o pesos en la zona VIP. En una rueda de prensa previa al evento, le pregunté al director del Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC), Víctor Hugo Caballero Gutiérrez, si era impensable proponer un festival de esta magnitud sin costo, pero respondió que había eventos de ciertas características, donde salía caro organizarlo y se requería cobro. Se anunció una inversión de 10 millones de pesos de recursos públicos, con la expectativa de obtener 16 millones, es decir, 6 millones de ganancia para eventos del ISC y un próximo festival. Al final, faltaron muchas personas a la cita, y los boletos, de última hora, se ofertaron en 500 pesos, que provocó descontento en quienes compraron los boletos más caros desde las primeras semanas. Incluso, los mismos Caifanes, en sus redes sociales, señalaron que el precio era muy alto y regalaron pases. Sin contar con un movedero de horario en las presentaciones.

Sería ideal que el ISC replanteara la cuestión de los costos, porque es merecible que esta capital tenga más festivales de este tipo. Hay que destacar lo positivo: la logística para el escenario en sí fue de primer nivel; fue una extraordinaria plataforma para que bandas locales dieran a conocer su música; y reunió a personas de todas las edades en un magno evento que, ojalá, reconsidere aspectos importantes y se logre convertir en una tradición.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 55

El Beso de la Mujer Araña

Compartir
Compartir