Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Suspenden peregrinaciones guadalupanas en BCS; imagen de la Virgen recorrerá templos

18-Nov-2020


IMAGEN: El Sudcaliforniano

La Paz, Baja California Sur (BCS). A través de un Decreto signado por el Obispo de La Paz, Miguel Ángel Alba Díaz, se informa que las actividades relacionadas con la tradición del “Día de la Virgen de Guadalupe” se cancelan a causa de la pandemia por el coronavirus COVID-19. Al respecto, aclara que las peregrinaciones y fiestas tradicionales no se realizarán, sin embargo, se elaborará un calendario para que la imagen de la Virgen recorra las parroquias de La Paz, Los Cabos y Ciudad Constitución.

FIESTAS GUADALUPANAS

DECRETO

Muy queridos hermanos en el Señor:

El día 12 de diciembre es para todos los mexicanos un día muy especial al recordar la visita que Nuestra Señora de Guadalupe hizo a nuestra naciente patria en el año de 1531 y el mensaje que nos legó con su sagrada Imagen y sus palabras a través de San Juan Diego, “su embajador de toda su confianza”

Por ese motivo desde varios días anteriores a esa fecha los fieles de nuestras parroquias y muchos otros grupos y organizaciones sociales peregrinan hacia su Santuario Guadalupano y la noche del once la celebramos con Misa, mañanitas, festivales y danzas.

Este año, lamentablemente, Dios, en su Providencia inescrutable, ha permitido que la pandemia del COVID-19 nos impida esa forma tradicional de celebrarla, por lo cual este año no seremos nosotros quienes peregrinemos para visitarla en su Casita Santa, sino que será Ella misma quien peregrine y venga a visitarnos, como lo hizo en 1531, y así Ella recorrerá las calles de todas nuestras parroquias.

Los responsables de los Santuarios que existen en nuestras ciudades de La Paz, San José del Cabo, Cabo San Lucas y Constitución, señalarán las fechas y organizarán el recorrido de su Imagen bendita por las distintas parroquias y barrios y pido a los fieles que en esas fechas adornen sus casas para el paso de la Virgen y que cuando pase su Imagen salgan a celebrarla y honrarla desde las puertas, ventanas, techos y terrazas de sus casas.

Según las necesidades, cada día la Imagen de la Morenita podrá recorrer una o dos parroquias o rectorías y por la tarde los párrocos de dichas comunidades, acompañados de un pequeño grupo de fieles celebrarán la Misa en el Santuario, ofreciéndola por su comunidad y por toda nuestra diócesis y transmitiéndola a través de las redes sociales.

Cada párroco o rector deberá organizar e informar a sus fieles el itinerario y preparar un carro para la santa Imagen y otro con sonido para oraciones y alabanzas, si fuera necesario, pueden continuar el recorrido en los días posteriores y celebrar esos días la Santa Misa en sus propias comunidades.

Lo mismo se organizará en las demás localidades donde hay una sola parroquia, de acuerdo a la forma que indiquen los sacerdotes responsables de las mismas.

Los Santuarios dedicados a Nuestra Señora de Guadalupe en las ciudades antes mencionadas, deberán permanecer cerrados desde el mediodía del ll de diciembre y todo el día 12. Podrá celebrarse en ellos la Misa con un pequeño grupo de fieles, pero a puerta cerrada, y transmitirse a través de medios electrónicos.

En esos Santuarios la Misa de la vigilia se celebrará en las mismas condiciones y después de ella, un pequeño grupo musical podrá cantar las mañanitas y algún otro canto y posteriormente podrá haber un pequeño grupo de danzantes.

En las demás parroquias celébrese la vigilia con una velada a la Virgen, cuidando, tanto ese día como el día 12, que en las visitas que hagan los fieles y en las celebraciones que se realicen se respeten el aforo permitido y las normas implementadas por las autoridades sanitarias para evitar riesgos a los fieles y un posible repunte de contagios.

Pido a Dios que esta forma de celebrarla constituya una invitación y una oportunidad para hacer de nuestros hogares, familias y corazones una verdadera “casita santa” donde Nuestra Madrecita del Tepeyac, pueda brindarnos todo su amor y ternura y consolarnos de nuestras tristezas y angustias con las mismas palabras que dirigió a San Juan Diego cuando su tío Bernardino parecía agonizar: “Es nada lo que temes, ¿acaso no estoy aquí yo que soy tu madre?”

Dado en La Paz, BCS, con mi saludo y bendición, el día 16 de noviembre de 2020