Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Sebastián Vizcaíno llega al puerto de La Santa Cruz y le impone el nombre de La Paz

04-Oct-2019

ARTÍCULO Por Sealtiel Enciso Pérez

FOTOS: Internet.

Tierra Incógnita

Por Sealtiel Enciso Pérez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El 3 de mayo de 1535, el español Hernán Cortés desembarca al mando de unos 300 soldados en una ensenada que se encuentra frente a la Isla de Las Perlas (así la nombró, aunque posteriormente se le conoció como Espíritu Santo), y por ser este día el que el santoral católico consagra a la Santa Cruz, tal fue el nombre que le impuso, al puerto y a la Bahía. Durante muchos años, los barcos que acudían a este sitio en busca de los placeres perleros le siguieron denominando de esta forma, hasta que en 1596 (61 años después) desembarca en el sitio un almirante de nombre Sebastián Vizcaíno, el cual venía con un encargo del Virrey de la Nueva España, Don Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrey, para demarcar estas tierras, así como localizar las riquezas naturales que pudieran ser explotadas.

El mencionado Vizcaíno decide cambiar el nombre del sitio y renombrarlo con el de La Paz, bajo el argumento de que había sido recibido por los naturales que habitaban el puerto con grandes muestras de aprecio y en paz. Pasaremos a narrar cómo fue que este reconocido explorador llegó a estas latitudes, así como la importancia que tuvieron los dos viajes que realizó hacia estas tierras que hoy se conocen como California.

También te podría interesar: Mauricio Castro Cota, un héroe entre las sombras y el olvido

Durante la primera década posterior a la conquista de Tenochtitlan, se procedió a realizar un recorrido por las costas del oeste de los territorios recién conquistados, con el propósito de identificar puntos que permitieran establecer puertos en los que construyeran barcos, los cuales buscarían como principal objetivo el llegar a las islas de especiería. La conquista de una ruta que les facilitara llegar a los valiosísimos recursos que se daban en aquellas tierras, se había convertido en un objetivo estratégico de la Corona Española. Es por ello que incluso el mismo Hernán Cortés despachó barcos con el propósito de encontrar una ruta consistente para llegar a estas islas. No fue sino hasta el año de 1565 en que tal anhelo se pudo consolidar, y dio paso no sólo a nombrar estas posesiones, que abrían las puertas del continente asiático a los españoles, y a las cuales denominaron Filipinas en honor del rey Felipe II el cual era el monarca en turno de aquel imperio, sino que se estableció lo que se denominó como El Galeón de Manila o Nao de China, como el encargado oficial para transitar por la mencionada ruta.

Algo que vino a apuntalar esta ruta ya mencionada, fue el descubrimiento de un fenómeno natural en el Océano Pacífico el cual se denominó como la corriente de Kurosivo. El viaje del mencionado galeón hasta las Filipinas se llevaba a cabo en un buen tiempo, considerando aquellas épocas, de tres meses, sin embargo el viaje de retorno era mucho más tardado, e incluso aún utilizando estas corriente de Kurosivo  recién descubiertas, el impulso a estos grandes navíos los cuales venían atiborrados de metales preciosos, especias, sedas, porcelana, etc. se hacía de manera muy lenta, por lo que al llegar a los dominios de la Nueva España (aprox. en el paralelo 41 o 42, más o menos), la tripulación venía en un estado de suma enfermedad, principalmente por el mal de loanda (escorbuto), el cual se produce cuando el organismo no consume por mucho tiempo la vitamina C, causando hemorragias y dolores intensos en las articulaciones que imposibilitan el movimiento del enfermo.

Es así como el fundar un sitio en aquellos remotos dominios de la Corona Española se volvió una urgencia, para de esta manera tener un puerto donde pudieran llegar estos Galeones y dar atención médica y descanso, a efecto de recuperar la salud de la tripulación para que concluyeran su itinerario hasta el puerto de Acapulco. Es con este fin que el rey Felipe II ordena a Don Gaspar de Zúñiga, conde de Monterrey, y virrey de la Nueva España, que contrate a Sebastián de Vizcaíno para llevar a cabo la exploración y demarcación de aquellas costas de la Nueva España, las cuales ya empezaban a denominarse como la California, y ubique un puerto que sirva de refresco a la tripulación del Galeón de Manila.

La razón de que fuera Vizcaíno seleccionado para llevar a cabo este recorrido, fue porque ya llevaba varios años solicitando se le concediera la venia de explorar los placeres perleros de los que había tenido conocimiento en uno de los viajes que llevó a cabo a Filipinas, y que de regreso pasó costeando la California. Había recabado una gran información de que en estas tierras los indígenas portaban una gran cantidad de perlas en sus peinados, y que en sus costas había grandes cantidades de madreperla que proporcionaban un buen augurio de riquezas incalculables.

Fue en el año de 1593 que firma con el Virrey de la Nueva España el Asiento y capitulaciones para la jornada de las Californias, el cual incluía una serie de apoyos que le daría la Corona para llevar a cabo este viaje, así como también las condiciones de exploración y demarcación con las que tenía que cumplir. Al principio tuvo diversos tropiezos y no fue hasta el año de 1596 en que por fin pudieron salir del puerto de Acapulco las naves San Francisco, San Bartholomé y San Jusepe, bajo el mando del almirante Sebastián Vizcaíno.

Del derrotero que siguió a través de diferentes puertos del Pacífico hasta llegar al puerto de Santa Cruz, Vizcaíno levantó dos versiones de sus Relaciones. Es en estos documentos donde menciona que nombró (al puerto de Santa Cruz) como La Paz, por haberle salido a recibir muchos indios con regalos de pescados, frutas, conejos, liebres y venados. En ese sitio se construyó un fuerte en donde dejó la nave capitana y a la gente cansada (sic) al mando del capitán Diego de Figueroa. La fecha fue el 3 de octubre de 1596.

Después de una breve estancia en este sitio, deciden remontar al norte por el Golfo de California y llegan hasta los 27 grados. Durante una excursión que realizaron a tierra para surtirse de agua y bastimentos, tuvieron un desafortunado incidente con los naturales, los cuales los persiguen violentamente hasta hacerlos regresar al barco. En esta escaramuza perdieron la lancha, con lo cual se hizo imposible regresar, ya que era necesaria para desembarcar en busca de agua y alimentos. Al regresar al recién bautizado puerto de La Paz, los hombres que lo acompañaban le piden que los deje regresar a Acapulco, ya que varios de ellos estaban enfermos o heridos y sufrían de una gran hambruna por carecer de suficientes alimentos.

Vizcaíno accede a la petición y sólo se queda con cuarenta hombres y la nave San Jusepe. Fue el 28 de octubre de 1597 en que reanuda su viaje de demarcación y descubrimiento por el Golfo de California, logrando llegar a la desembocadura del Río Colorado (29 grados), sin embargo, sufren averías en el barco lo cual los obliga a retirarse de la California y regresar al puerto de Mazatlán.

Los resultados que consignó Vizcaíno y varios de los hombres que le acompañaron, en diferentes documentos o probanzas, dan cuenta de las grandes riquezas inexploradas de la California: placeres perleros inagotables, salineras abundantes y de sorprendente pureza, pescas de gran cantidad de excelentes especies que podían dar alimentos a miles de personas, bosques con árboles que podrían servir para la construcción de navíos y casas (seguramente en la parte septentrional de la California).

Pero lo más importante, fue la mención de decenas de miles de nativos de aquellas tierras que serían fácilmente evangelizados para servir a los intereses de la Corona.

Posteriormente, 10 años después, Vizcaíno realizaría un segundo viaje, el cual culminó con una exploración hacia el puerto de Monterrey, que ya había sido descubierto por Rodríguez Cabrillo poco más de 70 años antes, y que propondría para ser refugio de los cansados viajeros de la Nao de China.

Nuestra ciudad y puerto, que una vez fue conocida como La Santa Cruz, cambio de nombre por decisión de este marino español hace 423 años, y, a pesar de este importante suceso, no existe una calle con su nombre ni un monumento sobre el  hecho.

La Paz, que es con el nombre que actualmente se nos conoce, nos distingue a nivel mundial, no sólo por ser un nombre representativo y que pondera una de las grandes virtudes que más valoran los seres humanos, sino porque es divisa y característica con la cual nos definen los visitantes y motiva a los extranjeros para que vengan a conocernos. La paz que reina en La Paz.

 

Bibliografía:

 

Sobre el nombre California. Huella cartográfica de uno de los nombres más fascinantes de la geografía mundial – Carlos Lazcano Sahagún

SEBASTIÁN VIZCAÍNO Y FRAY ANTONIO DE LA ASCENCIÓN, UNA NUEVA ETAPA EN EL RECONOCIMIENTO DE LAS CALIFORNIAS NOVOHISPANAS: ESTUDIO SOCIO-HISTÓRICO – Maña Luisa Rodríguez-Sala

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.