Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Nuestra Señora de Schoenstatt y la capilla en el cerrito. Continúa el legado Mariano en las Californias

04-Jun-2020

ARTÍCULO Por Sealtiel Enciso Pérez

FOTO: Cortesía

Tierra Incógnita

Por Sealtiel Enciso Pérez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). La península de California, desde la llegada de los jesuitas a estas tierras fue consagrada a una de las advocaciones marianas predilectas de los integrantes de esta orden: la Virgen de Loreto; con el paso del tiempo en los diferentes poblados que fueron creando, siguió presente esta veneración hasta el punto que en la actualidad, a más de 323 años de distancia, se siguen realizando obras en las cuales se refleja el legado de la fe en los habitantes de esta península. Tal es el caso de la creación del Santuario de Nuestra Señora de Schoenstatt en esta capital de Baja California Sur.

De acuerdo a la teoría de la religión católica, la figura de la Virgen María, madre de Jesucristo, ha sido venerada y motivo de culto a través de sus diferentes manifestaciones o “advocaciones”, siendo en esencia la misma, sin embargo, manifestada en apariencias físicas diversas y con una multitud de nombres. En el caso particular del culto a Nuestra Señora de Schoenstatt, podemos mencionar que es relativamente reciente, data del año de 1914. A diferencia de las “apariciones Marianas” tradicionales en donde este ente sagrado se manifiesta de manera sorpresiva a sus fieles ya sea a través de “visiones” o realizando “milagros”, la forma en que surgió esta advocación fue sumamente tranquila y singular.

También te podría interesar: La Paz: 1823 el año del inicio. Espacios y personajes

Todo inició con el inicio del ministerio sacerdotal del padre Josef Kentenich de origen alemán. A la edad de 27 años se le ordena trasladarse al valle de Schoenstatt (Schönstatt), en su natal Alemania, para dar inicio a sus funciones en la comunidad de feligreses, así como siendo el director espiritual de los sacerdotes Palotinos que en este sitio tenían su residencia. Kentenich durante su formación en el seminario se había distinguido por su inteligencia brillante y su gran vocación espiritual, por lo que al verse con la posibilidad de iniciar una transformación entre sus iguales procede a crear diversas organizaciones promoviendo la meditación en la fe católica y la transformación interior, siguiendo los ideales marcados por su iglesia. Los grupos que crea a partir del año de 1914 son: Congregación Mariana, Jóvenes de la Congregación Mariana, la Federación Apostólica de Schoenstatt y la Liga Apostólica de Schoenstatt (en los años de 1919 y 1920, respectivamente) y las Hermanas de María de Schoenstatt (1920).

Durante los años iniciales, 1912, el Padre Kentenich y una gran cantidad de seguidores que tenía entre los sacerdotes Palotinos, empezaron a reunirse al interior de una pequeña capilla que se encontraba al interior del Seminario de Schoenstatt. En esta capilla se veneraba la imagen de la Virgen María. Después de cumplidas una serie de reflexiones espirituales y renovada su fe en los ideales de la iglesia, todos los presentes establecían una “alianza de amor” con la “Santísima Virgen”. Con el paso de los años, la mencionada imagen perdió su vinculación con el nombre que poseía originalmente y tomó el nombre del pequeño pueblo, transformándose en lo que hoy conocemos como “Nuestra Señora de Schoenstatt”.

El sacerdote Josef Kentenich, durante la segunda guerra mundial, fue condenado por el régimen Nazi a estar recluido en el campo de concentración de Dachau, Alemania, desde el año de 1941 hasta 1945. Debido al gran fervor que promovió con sus obras, así como su imagen casi magnética y espiritual, logró establecer organizaciones  clandestinas al interior del campo y formar, entre los presos, el Instituto de los Hermanos de María y el Instituto de las Familias de Schoenstatt. Largo sería de mencionar la vida y las obras de este personaje, pero nos centramos únicamente en él como el fundador del Movimiento de Veneración de esta advocación mariana y de una serie de grupos de sacerdotes y monjas misioneras que se encargaron de esparcir su devoción por los cinco continentes a partir de la primera decena del siglo XX.

Ahora bien, ¿cómo fue que llegó el culto a la Virgen de Schoenstatt a Baja California Sur y, específicamente, a la ciudad de La Paz? Existen muy diversas explicaciones, las cuales, como siempre que se refieren a un ente espiritual y más si es de un culto religioso, están rodeadas de un suceso “milagroso” o “más allá” de explicación humana. La versión más creíble es que su veneración fue traída por alguno de los sacerdotes europeos que llegaron a nuestras tierras durante el siglo XX. Como todos bien sabemos, a nuestra península fueron enviados una buena cantidad de sacerdote italianos pertenecientes al ministerio de los Combonianos. Es muy probable que alguno de ellos tuviera conocimiento sobre el Santuario de Schoenstatt e, incluso, fuera creyente de la advocación mariana que ahí se veneraba. También es muy probable que alguno de los viajeros o trabajadores que llegaron desde Alemania y se quedaron a formar sus familias en estas tierras calisureñas, hayan traído la veneración hacia esta imagen religiosa y que su culto haya pasado de una generación a otra hasta nuestros días.

Lo cierto es que desde hace unos 20 años, existe un templo religioso ubicado en la cima de un pequeño cerro que se ubica en la parte de atrás del panteón “Jardines del Recuerdo”, en donde se celebra el culto a Nuestra Señora de Schoenstatt. La vereda por la cual se puede tener acceso al lugar se ubica a unos 20 metros hacia el sur de donde finaliza la barda perimetral del panteón, a un costado de la carretera transpeninsular. Es un camino un tanto inclinado por el que se puede subir en automóvil y a unos 450 metros se encuentra la edificación. El terreno donde se ubica la iglesia está totalmente bardeado y ocupa un área de 2,564.86 m².

Ahora bien, entrando en el recuento de algunas versiones que se han escuchado en diferentes pláticas entre la feligresía de las otras iglesias católicas de la ciudad sobre el origen de este templo,  podemos mencionar lo siguiente:

  • Que originalmente el edificio fue construido para albergar un centro de rehabilitación para mujeres adictas. No hay que olvidar que la Virgen de Schoenstatt cuenta entre sus dones: la gracia del cobijamiento interior y la conversión de vida. Con el paso del tiempo este sitio no prosperó y fue cedido a la Diócesis de La Paz.
  • Que un señor de apellido Navarro de Alba, cuando se encontraba fincando el terreno donde actualmente se encuentra la iglesia, al hacer un hueco para colocar uno de los mojones, encontró un tesoro enterrado. Al darse cuenta de su suerte, decide construir un templo y dedicarlo a la Virgen de Loreto. No logra culminar la obra y lo deja abandonado.
  • La señora de nombre Pilar Amador recuerda que un sacerdote que bautizó a su madre, de nombre María Encinas Amador, antes de partir a su natal Italia le regaló una pintura con la imagen de la Virgen de Schoenstatt (en ese entonces desconocían su nombre). Con el paso del tiempo, la señora Pilar y su familia se vienen a radicar a esta ciudad de La Paz en donde, a finales de los años noventas, dos de sus hijos (algunos mencionan que fueron hijas) son diagnosticados con cáncer. En esos momentos de tristeza, una amiga de la señora le entrega una “Novena” y le dice que la Virgen a la que debe de rezar es muy milagrosa y que, si lo hace con verdadera fe, le va a hacer el milagro de curar a sus hijos.                                                                                  Al ver la imagen de la Virgen de Schoenstatt, la señora Pilar queda sorprendida ya que era la misma imagen que le fue regalada a su madre por el sacerdote, hacía ya muchos años. Además de lo anterior, la señora Amador hace la promesa de que si sus hijos se salvan, va a construir un templo para venerar a esta Virgen. Los hijos de Pilar logran restablecerse de la enfermedad y empieza la construcción del templo; sin embargo, al poco tiempo se entera de la existencia de un Templo a medio construir en la cima del cerro detrás del Panteón “Jardines del Recuerdo” y que estaba abandonado. Investigando la propiedad del inmueble descubre que pertenecía al señor Carlos Navarro de Alba, el cual lo había donado a la Diócesis de La Paz. Realiza trámites ante el Obispo para terminarlo de construir y pueda oficiarse la liturgia en este sitio. Se accede a su petición.

Existen algunas otras versiones sobre el origen de este Templo pero en general son variantes de las ya expuestas.

Una persona de nombre G. Valle H. escribió un breve relato donde indica que se inició la construcción de este Templo a partir del año de 1950, sin embargo, esta versión carece de sustento ya que en esas épocas la ciudad de La Paz se extendía  hasta la calle Isabel La Católica, donde se encontraba el aeropuerto. El transportar los materiales de construcción así como los trabajadores para levantar esta obra en aquel sitio sería casi incosteable. Lo más probable es que la fecha de construcción del sitio fue en los años ochentas o principios de los noventas. El edificio nunca llegó a terminarse y quedó abandonado. Fue utilizado por malvivientes y drogadictos, los cuales lo destruyeron poco a poco dando mala fama al lugar. Algunas personas que vivían en las cercanías del lugar llegaron a asegurar que por las noches de este lugar salían gritos y ruidos extraños, aludiendo a presencias paranormales e incluso que en dicho sitio se realizaban “ceremonias satánicas”.

Fue en el año de 2005 que la señora Pilar Amador logra que se le conceda por parte de la Diócesis de La Paz la realización de actividades para la rehabilitación del Templo. De inmediato, convoca a sus amigas para crear un grupo de damas pías, al lado de las cuales consiguió dinero y donaciones en especie para poco a poco ir adecuando el sitio a las necesidades de una capilla. El 18 de mayo de 2005 se lleva a cabo la primera misa y consagración del templo a Nuestra Señora de Schoenstatt, siendo el sacerdote oficiante el Padre Sergio Alberto González, Párroco de la iglesia de “San Juan Bautista” y bajo cuya jurisdicción queda esta capilla.

Al parecer, en la actualidad son pocos los feligreses que acuden al sitio (solo tiene oficios litúrgicos los días sábados primeros de cada mes y los días 18 se oficia una misa en el lugar a las 7:00 de la mañana) y por su lejanía y difícil acceso ha sido pasto de la delincuencia, robando objetos litúrgicos, adornos, así como destruyendo los vitrales y otras partes del inmueble.

El único templo dedicado a la Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt (este es su título completo) en Baja California Sur se encuentra en nuestra ciudad. Es importante su cuidado y conservación, no porque pertenezca al culto de la religión católica, sino porque es un legado de la añeja tradición Mariana, de la cual, bajo su manto floreció la actual Baja California Sur, y que tiene un gran potencial turístico que podría ser canalizado por las autoridades o un patronato realizado ex profeso para este fin.

 

Bibliografía:

Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt – Web oficial del Movimiento de Schoenstatt

Consejo Pontificio para los laicos (2015). «Movimiento Apostólico de Schoenstatt». Consultado el 4 de junio de 2015.

Movimiento de Schoenstatt alrededor del mundo

La Capilla del Cerrito del Panteón – Arq. Eugenio Santa Cruz Henríquez

Llega desde Italia a La Paz la virgen de Schoenstatt – Daniela Pérez

De leyenda urbana a refugio de pecadores – Anon.

La capilla de Nuestra Señora de Schoenstatt – Anon.

La Capilla del Cerrito, entre la leyenda y la profesión de fe – Humberto Zamora R.

Las tres vírgenes de Querétaro – Por Staff Códice Informativo

La capilla de el cerrito – G.V.H.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.