Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

María Rosaura Zapata Cano, sembradora infatigable

21-Nov-2019

ARTÍCULO Por Sealtiel Enciso Pérez

FOTOS: Cortesía.

Tierra Incógnita

Por Sealtiel Enciso Pérez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Hablar de la educación básica que se ha impartido en Baja California Sur, es recordar a aquellas personas que lucharon por implantarla y que dejaron su huella indeleble en los miles y miles de sudcalifornianos que pasaron por amorosas manos. Uno de aquellos que con su obra trascendieron fronteras y llegaron a ser íconos de la educación mexicana, fue el caso de la profesora María Rosaura Zapata Cano.

La maestra Zapata Cano, nació en la ciudad de La Paz el día 23 de noviembre de 1876. Sus padres fueron Claudio Zapata y Elena Cano.  El padre de Rosaura era un hombre de conocidas y encendidas preferencias por las causas liberales, por lo que cuando el Gral. Manuel Márquez de León lanza el Plan Revolucionario del Triunfo en el año de 1879, no duda en presentarse ante las huestes rebeldes y se enrola en sus filas. Ante la desastrosa derrota que tuvieron a principios del año de 1880, el Sr. Zapata tiene que salir huyendo del estado debido a las amenazas de muerte que pendían sobre él.

También te podría interesar: Fundación de la Misión de Nuestra Señora del Pilar de La Paz Airapí

Ante las constantes ausencias de su padre, a los 3 años de edad Rosaura y su madre viajan a la Ciudad de México para poder reunirse con él y hacer una vida en familia. En este lugar realiza sus estudios de primaria y preparatoria, y posteriormente en el año de 1898 ingresa a la Escuela Nacional para Profesores. La mencionada carrera tenía una duración de 4 años y al final egresa titulada como Profesora de Educación Preescolar.

Debido a sus excelentes notas académicas y a su personalidad brillante e inteligente, en el año de 1902 es enviada por el Gobierno Porfirista a Estados Unidos de América para iniciarse en el conocimiento de Los Jardines para Párvulos (que serían los antecedentes de los Jardines de Niños actuales). Posteriormente regresa a México e inicia con la implantación de este sistema de enseñanza por toda la república mexicana. Una labor titánica puesto que nuestro país se encontraba envuelto en grandes desigualdades económicas y sociales, lo que dificultaba que las familias pudieran dejar que sus hijos acudieran a estos nuevos centros de enseñanza.

Ya casi a finales de la dictadura porfirista se le envió a países como Inglaterra, Francia y Suiza para perfeccionar sus conocimientos sobre la educación preescolar, con la propuesta de que al llegar a México empezaría a promover la creación masiva de estos centros.

Durante los 11 años que duró la Revolución Mexicana, el trabajo de Rosaura Zapata quedó en pausa y, una vez lograda cierta estabilidad en la república mexicana, en el año de 1926 es nombrada Inspectora de los Jardines de Niños del Distrito Federal. En 1928 es ascendida a Inspectora General de Jardines de Niños.

Es importante mencionar que Rosaura Zapata siempre estuvo ligada al desarrollo de la educación preescolar en Baja California Sur ya que viajaba constantemente a su estado natal para inaugurar centros de preescolar y asistir a los exámenes de futuras profesoras en este nivel educativo.

Entre los logros profesionales y académicos de la maestra Rosaura Zapata se cuenta la creación de la Escuela Nacional para Maestras de Jardines de Niños en 1947, y ser nombrada Vicepresidenta del Consejo Mundial de Educación Preescolar en 1952

En el año de 1942 se le nombra Jefa del Departamento de Educación Preescolar y posteriormente Directora General de Educación Preescolar en la Secretaría de Educación Pública.

La profesora Zapata Cano incursionó en la narrativa y es autora de varios libros entre los que podemos mencionar: Cuentos y conversaciones para jardines de niños, Rimas para jardines de niños, Cantos y juegos, Técnica de la educación preescolar, entre otras varias obras. Escribió también para varias revistas especializadas.

En el año de 1948 recibe la medalla por 30 años de servicio y, en 1952, la medalla Ignacio Manuel Altamirano por 50 años de servicio docente.

El 3 de enero de 1953, a propuesta del entonces presidente Adolfo Ruiz Cortines, se expidió el decreto por el cual anualmente se entregaría la medalla Belisario Domínguez “para premiar a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra Patria o de la Humanidad”. En el año de 1954 el Senado de la República Mexicana entrega la primer medalla y el gran honor recae sobre la Profesora Zapata Cano como un justo y merecido reconocimiento a sus altos méritos educativos, siendo además, la primer mujer en recibir esta alta distinción. Poco después la maestra Zapata Cano decide retirarse del servicio docente y descansar en su domicilio de la Ciudad de México.

La maestra Zapata Cano fallece el 23 de julio de 1963 a la edad de 87 años. Sus restos mortales fueron depositados en el Panteón Jardín de la Ciudad de México. En el año de 1986 fueron trasladados a esta ciudad de La Paz y reinhumados en la Rotonda de los Sudcalifornianos Ilustres.

Nuestra tierra sudcaliforniana es pletórica de historias de vida de mujeres y hombres que han sido fecundos en sus obras y actos. Es justo y muy necesario que pueblo y gobierno se una para rescatar sus hojas de vida y sean difundidas en todos los espacios posibles para que sirvan de luz y guía para las generaciones presentes y futuras.

 

Bibliografía:

 

“SUDCALIFORNIANOS ILUSTRES DE LA ROTONDA. VIDA Y OBRA DE MANUEL MÁRQUEZ DE LEÓN, ROSAURA ZAPATA CANO, DOMINGO CARBALLO FÉLIX, JESÚS CASTRO AGÚNDEZ, AGUSTÍN OLACHEA AVILÉS, ILDEFONSO GREEN CESEÑA Y PABLO L. MARTÍNEZ” – Autor: Leonardo Reyes Silva

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.