Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Baja California Sur en la etapa más crítica de la pandemia

13-Jul-2020

OPINIÓN Por Roberto E. Galindo Domínguez

FOTOS: Roberto E. Galindo Domínguez

La Última Trinchera

Por Roberto E. Galindo Domínguez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Con más de dos mil contagios acumulados, alrededor de mil enfermos activos y menos de mil pacientes recuperados de la COVID-19, Baja California Sur enfrenta el momento más crítico de la pandemia causada por el nuevo virus SARS-CoV2, en cuanto a la dispersión de la enfermedad. Y por si fuera poco, todo parece indicar que con las recientes reaperturas laborales y de actividades sociales en el espacio público la escalada de contagios no disminuirá pronto. Más aún, cuando muchos sudcalifornianos no respetan las nuevas normas de convivencia social, que implican la sana distancia entre los ciudadanos así como el uso de cubrebocas y el estornudo de etiqueta, entre otras.

En los niveles de gobierno estatal y municipales no están funcionando las acciones para contener los brotes infecciosos, tan es así que en Mulegé y Comondú aumentan precipitadamente el número de contagios y en Loreto, que durante un par de meses permaneció libre del virus, solamente en lo que va de junio y julio ya acumula más de ciento veinte casos. En Los Cabos el incremento en los contagios parece disminuir en cuanto a la velocidad de propagación y ya ha sido superado por La Paz, que actualmente acumula el mayor número de casos de enfermos activos, pacientes recuperados y decesos.

 

También te podría interesar: La pandemia en La Paz (II)

Sudcalifornia enfrenta la etapa más crítica del ascenso de la pandemia, y aquí cabe preguntarnos ¿cuál es la estrategia para contrarrestar los efectos del coronavirus a nivel estatal? Ya que mientras los comunicados del gobernador Carlos Mendoza resaltan que Baja California Sur se encuentra en los últimos lugares de casos de contagios a nivel nacional, omite decir que la entidad se ubica en los primeros lugares de tasa de incidencia de acuerdo a su reducido número de población en comparación con el resto de las entidades federativas; también omite mencionar que nuestra entidad se encuentra en los primeros lugares de incremento en el porcentaje de contagios; es decir, en la etapa de la curva de mayor y más rápido ascenso. Y aquí las predicciones de los especialistas estatales de que ese momento sería a mediados de junio ya quedaron rebasadas por mucho y, ahora con el regreso al espacio público, el panorama inmediato no es nada halagador.

Y es que con una campaña mediática que invita a la población a escuchar menos noticias, pero que la bombardea con los halagadores discursos del Gobernador sobre la parcial situación de Sudcalifornia frente a la pandemia, se crea en el escucha una sensación de falsa seguridad ante una crisis que muchos son incapaces de visualizar. Además, el súpersemáforo de seis colores -reinventado a partir del federal de cuatro- que el Gobernador implementó para controlar el proceder de los sudcalifornianos sólo ha servido para dos cosas: para tener un semáforo más fregón que el del gobierno federal y para que la mayoría de los sudcalifornianos se pase las tonalidades rojas y naranjas como se pasan los altos de los cruceros, sin detenerse y constantemente.

En la calle se observan negocios abarrotados, clientes sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia, trabajadores de la construcción dando la faena como si no hubiera crisis sanitaria, parroquianos en los bares, perdón por la confusión, restaurantes, sin la más elemental distancia y gesto de sanidad para con el prójimo. Y lo mismo sucede en mercados, cafeterías, fondas y en la tiendita de la esquina.                                                                                         

En cuanto al gobierno municipal de La Paz, baste decir que Rubén Muñoz ha dado positivo a SARS-CoV2, seguramente a pesar de haber observado estrictamente los mismos lineamientos que él y el Gobernador nos impusieron; aunque se habla en los medios y en los pasillos de las dependencias que ha realizado reuniones públicas y privadas sin observar las normas de distanciamiento, seguramente falsos comentarios de sus adversarios envidiosos. Pero lo que sí les puedo asegurar es que la incompetencia de la autoridad municipal es de tal magnitud que ante la imprudencia de los paceños, incapaces de visitar las playas en orden y ejerciendo las nuevas normas de convivencia, no pudieron garantizar un aforo reducido y como consecuencia las playas, tras una fugaz reapertura, han sido cerradas nuevamente.

Es así que nuestras autoridades estatales y municipales demuestran no tener ninguna estrategia particularizada para la entidad ni los municipios y sólo parecen replicar las instrucciones federales con más adornos y con más restricciones, pero en ninguno de los dos casos son capaces de hacer que tales medidas sean observadas por la mayoría de la población. Y aquí cabe resaltar que la incompetencia y la ignorancia de muchos sudcalifornianos nos está ayudando a incrementar los contagios y los decesos; pero no se preocupen conciudadanos, aún tenemos libres el 75% de las camas para hospitalización, las regulares y las intensivas, así que dense gusto en el intercambio de saliva y gases respiratorios a menos de dos metros de distancia, pues muchos más aún pueden ser entubados y entonces sí, sálvese el más sano.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.