Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Todo se desmorona, de Chinua Achebe

18-Nov-2020

RESEÑA Por Ramón Cuéllar Márquez

FOTOS: Cortesía

El librero

Por Ramón Cuéllar Márquez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Casi nadie lee a escritores africanos. Los pocos que lo hacen suelen compartir sus experiencias y hacen recomendaciones, la mayor de las veces atinadas. Lo cierto es que desconocemos bastante sobre el universo literario de los países de ese continente. Asomarnos a sus autores es una experiencia única, pues nos deja contrastar entre nuestra realidad y la de ellos, el cómo experimentamos su vida cotidiana y sus problemáticas sociales, para poder observar que dichas diferencias son abismales, pero también con vínculos que tienen que ver con la condición humana. Así que darnos un viaje por historias que la mayor parte son tragedias reivindicatorias de sus pueblos, aldeas y países, es una oportunidad de quitarnos la venda de los ojos desde nuestras tragedias americanas continentales, tan occidentalizadas por Europa y sujetas a la hegemonía de Estados Unidos.

En este 2020 han ocurrido muchas cosas, a pesar de la pandemia por la COVID-19. Tener la capacidad de fijarnos en los detalles es una de ellas. En las redes, hemos vivenciado la guerra política desatada por una oposición confundida, que no encuentra un liderazgo social, porque más bien están centrados en sus intereses económicos y políticos. No obstante, decía al principio, muchos comparten sus experiencias y recomendaciones literarias; uno de ellos fue el escritor Luis Felipe Lomelí, de cuyos libros ya hemos hablado en entregas anteriores. Él habló de los escritores africanos, que muy pocos hemos referenciado por la falta de cánones literarios o porque vemos al continente africano como un solo país, sin pensar pocas veces que, en realidad, se trata de un conglomerado de naciones, igual que el resto del mundo. Eso me animó a buscar y rastrear algunos escritores. Y hallé a varios.

También te podría interesar: En el agua está toda la acción de la creatividad

Está Albert Chinualumogu Achebe, mejor conocido como Chinua Achebe (nació en Ogidi, Nigeria, en 1930 y murió en Boston, Massachusetts, EE. UU., en 2013), quien fue narrador, poeta y crítico literario. El libro con el que adquirió fama mundial fue Todo se desmorona (Things Fall Apart, 1958), del que se dice es el más leído en la literatura mundial. Claro, a partir de la visión de los críticos que han tenido contacto con autores africanos, principalmente estadounidenses, quienes se han encargado de difundir la perspectiva académica e ideológica sobre todo de Nigeria, país de origen del padre de Barack Obama, ex presidente de Estados Unidos.

Achebe se desarrolló en el pueblo igbo de Ogidi, en el Sureste nigeriano, siendo sobresaliente en sus estudios, lo que le dio la oportunidad de una beca de pregrado. De hondas raíces y amante de las culturas tradicionales africanas y de las religiones del orbe, inició su camino narrando cuentos desde la época universitaria. Después de trabajar en la NBS, una red de radiodifusión, se fue a Lagos, donde continuó fascinado por las cosas que descubría y que reafirmaba sus lazos africanos.

Desde la década de los cincuenta, Achebe despega su carrera con la novela Todo se desmorona, donde nos relata y describe la brutal influencia que Europa ha tenido en ese continente —ideológica y religiosa, particularmente cristiana— y de cómo han transformado sus sociedades, al grado de que muchos pierden su identidad e historia, como es, de hecho, la historia de los últimos quinientos años. La vida de Achebe fue intensa, participó en diferentes orientaciones políticas, pero quedó desencantado a causa de la corrupción y el manejo elitista que se hacía desde los partidos. La obra literaria de Achebe está focalizada sobre todo en las costumbres y tradiciones aldeanas de sus pueblos, especialmente los igbo, clan al que pertenecía. Su estilo parte justo desde la tradición oral, donde mezcla cuentos populares, proverbios y algunos pasajes de oratoria.

Todo se desmorona o Todo se derrumba, como quieran decirle, depende de la traducción que lean, es una historia que nos habla de Okonkwo, un famoso guerrero que se ha dado a conocer por toda África por su valentía y fortaleza, sin embargo, un día su leyenda se viene abajo cuando por accidente mata a un importante hombre de su clan, por lo que es condenado a pagar su crimen sacrificando a su hijastro y expulsándolo al exilio. Después habría de regresar, pero se topa con que su tierra está llena de misioneros cristianos y gobernantes ingleses. A partir de ahí su mundo se viene abajo, lo que trae como consecuencia su tragedia íntima con la nueva realidad. Esta novela, escrita en inglés, está muy ligada a la oralidad africana, aunque también a la tragedia griega, esa que nos condena a la desgracia sin soluciones y que muchos países que vivimos en el retraso cultural no nos hemos podido sacudir. No tengo duda de que Todo se desmorona, de Chinua Achebe, es un libro que nos meterá en otro mundo, pero, sobre todo, veremos los espejos con los que podemos identificarnos.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.