The Dropout: Elizabeth Holmes y la gota de sangre que iba a cambiar el mundo

image_pdf

FOTOS: Internet

 

 

Kinetoscopio


Marco A. Hernández Maciel

La Paz, Baja California Sur (BCS). No hay duda que el mundo de las creaciones e innovaciones tecnológicas es fascinante, pero considero que es aún más atractivo el conocer a las personas que tuvieron esas ideas. Tratar de entender su visión del mundo, su forma de pensar, de analizar, su filosofía de la vida y sus valores al vivirla. Más allá de convertirse en juez, entender al ser humano que logró cambios tan significativos y elementales para la sociedad. Da Vinci, Mozart, Newton, Tesla, Gates, Jobs, Curie y otras más que con su visión han transformado la historia.

Dentro de esa fascinación, hay un lugar también para aquellos individuos que aparentaban seguir ese camino, pero que infelizmente todo se trataba de un engaño, y por una u otra razón, lograron abrirse camino entre mentiras y manipulaciones, hasta que los límites de la razón no aguantan más el peso de las falsedades, o los inversionistas se cansan de no ver crecer su dinero y empiezan a hacer preguntas y exigir resultados que ya no son contestables mediante el carisma y la esperanza.

También te podría interesar: El cine mexicano: mucho, muchísimo más allá de Derbez y Chaparro

En esa segunda categoría cae Elizabeth Holmes, empresaria fundadora de Theranos, quien aseguraba la creación de una tecnología revolucionaria que detectaría más de 200 padecimientos por medio de un análisis de sangre. Ahora, lo más impactante de ello es que no se requeriría extraer sangre de la vena, sino que todo sería posible con una gota (después lo modificaron a unas gotas) de sangre extraída de la yema del dedo.

En su visión, podrías acudir a hacer el mandado, o incluso ir a hacer una recarga a un Oxxo, y ahí pincharte el dedo, tomar la muestra, y al cabo de unos días te llegarían los resultados a tu teléfono. Una idea revolucionaria y económica que, de funcionar, sin duda habría cambiado la vida de muchas personas. El problema es que todo fue un engaño y ahí la dejamos para no caer en aún más spoilers de los que ya solté.

The Dropout, es una miniserie de 8 capítulos, disponible en la plataforma Star +, que cuenta la historia de Elizabeth Holmes, desde sus años como estudiante en Stanford hasta el colapso de su empresa Theranos. Esta serie, que estuvo nominada a varios premios Emmy, está bien construida y permite adentrarnos un poco en la vida, acciones y causas que hicieron creer a buena parte de la comunidad tecnológica e inversora de Silicon Valley que estaban ante la nueva encarnación de Steve Jobs. También cuenta con una destacada actuación de Amanda Seyfried como Holmes quien, apoyada en un guion construido sólidamente, logra materializar el encanto que magnetizó a inversores y expertos en tecnología con su visión de cambiar al mundo, pero que poco a poco se fue deconstruyendo para dedicarse principalmente a salvar una compañía que no fue capaz de desarrollar en algo concreto la idea y visión de su fundadora.

The Dropout es una producción que si bien no es disruptiva, el poder la historia que cuenta, un ritmo adecuado que aumenta la tensión capítulo a capítulo; y un reparto que cumple a la perfección, se convierte en una opción muy interesante para la amplia gama de series que hoy día podemos encontrar en los servicios de streaming.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 90

Kinetoscopio

Marco A. Hernández Maciel

 

Nació en La Paz a inicio de los 80’s. Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación por el Tec de Monterrey. En 2006 dirigió el corto “Maldito Murphy” con la beca “Jóvenes Creadores”. Ha sido docente en la UABCS, Universidad de Tijuana y Universidad Mundial en guionismo y producción audiovisual. No puede evitar decir “I’m Batman” con voz rasposa, balbucear diálogos de “Volver al Futuro”, elogiar a Hitchcock o llorar al ver “Toy Story 3”.

Compartir
Compartir