Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Terminó la Muestra Estatal de Teatro en La Paz; ganó Calafia Piña

14-Ago-2017

RESEÑA Por Modesto Peralta Delgado

“Pájaros”. FOTO: Gabriel Larios Heredia.

La Paz, Baja California Sur (BCS). Este sábado 12 de agosto concluyó la Muesta Estatal de Teatro en La Paz, donde se dieron cita tres grupos de teatro de La Paz y dos de Los Cabos, compitiendo para obtener su pase a la muestra regional de teatro que se realizará en Hermosillo, Sonora. La obra seleccionada por el jurado calificador fue Devaneo: fragmentos de vestigios para recorridos posibles, dirigida por Calafia M. Piña Juárez, del Grupo Escénica Colectiva. Y en segundo lugar —en calidad de obra suplente para el regional— Cuando decidimos cruzar el mar, dirigida y escrita por Federico Lozano de Teatro al Cubo.

También te podría interesar ¿Cómo va la Muestra Estatal de Teatro en La Paz?

“Cuando decidimos cruzar el mar”: FOTOS: Teatro de la Ciudad.

‘¿Cómo se llamó la obra?’

Devaneo: fragmentos de vestigios para recorridos posibles del Grupo Escénica Colectiva, es una representación polémica, resultando rara pero también interesante. La obra presentada en el Teatro de la Ciudad el pasado jueves a las 18:00 horas lleva en su larguísima —pero sincera— definición su apuesta poco convencional: “Trama articulada por Calafia Piña a partir de materiales de los actores”.

El teatro supone que hay significados en cada acción, palabra o uso de los materiales. En este caso, si se hubiera quitado o añadido cualquier elemento, realmente no habríamos notado la diferencia. Yo me quedo con una duda: ¿todo lo dicho fue parte de un libreto o hubo un acuerdo de llegar a un punto en que contaran sus historias personales, a manera de catarsis como en una tribuna de un grupo de terapia? Por que se trata de una obra que se sirve de un conflicto un tanto cotidiano —en el aeropuerto, en el retraso de un vuelo, se conocen un norteamericano y una señora— para contar algo personalísimo, además ahogado en recuerdos y ensueños, por lo que sólo ellos comprenderían al 100% esta historia. El resto, nos quedamos con meras impresiones.

El punto importante es: ¿sí le entendimos? ¿Había un propósito de contar una historia o sólo de utilizarla para una catarsis? Devaneo… es polémica por que a pesar de que entendamos o no, hubo algunas frases y momentos que por extraños que pudieran ser, mantenían al público en suspenso: la seguíamos viendo deseando encontrar el hilo negro de esas biografías en trozos. Y hay que apuntarlo también, a su favor, Calafia exploró y explotó  ampliamente las posibilidades corporales y del espacio, y escupió una interrogante clave para los teatreros de esta ciudad “¿para qué hacemos teatro en La Paz?”.

“Devaneo: fragmentos de vestigios para recorridos posibles”: FOTOS: Teatro de la Ciudad.

Cabe anotar que según el jurado que favoreció esta obra como ganadora de la Muestra Estatal de Teatro —representando así a Baja California Sur en la muestra regional—, dijo que ahora habían notado como algo interesante, “qué era ficción y qué no”, como un punto de partida para estructurar formas de hacer teatro. Esto fue durante el anuncio del dictamen, por lo que tal vez un criterio para considerar contemporáneo o posmoderno el teatro ya no es contar historias sino provocar reacciones.

El triunfo de la jotería

Este viernes a las 21:00 horas —supuestamente—, se presentaba el teatro de cabaret Sirena de Bar de la compañía Teatro al Cubo en La Morante Bar. Llegamos al filo de esa hora, y no alcanzamos lugar, así que la vimos desde lo alto de un ventanal, como un búho en su rama, y con el retraso de casi media hora. Es una queja, sí… pero al final valió la pena porque es una obra de teatro bastante divertida. Hacía falta en esta muestra, alguna obra que arrancara la carcajada desparpajada, riéndonos de nosotros mismos —además, con un final que es como un pellizco, pero que no hemos de contar.

El actor y director, Federico Lozano se adueñó por completo del escenario como la sirena y transgénero Coralina, y su contraparte, Rielen Pineda —además de actriz, involucrada en todos los aspectos de la producción— fue simplemente brillante en el acompañamiento. La música fue compuesta por Paulo Piña y tocada en vivo por Daniel Sosa. Y el texto es de Marco Polo Rodríguez, haciendo una versión gay de La Sirenita, ¡políticamente incorrecta, como debe de ser!

Ya la sola idea de concebir a una Sirenita que nació Tritón pero que salió ‘marisco’, sería suficiente para anticipar algo, pero meterla además en las puterías de un bar, sin censura alguna en sus constantes alusiones sexuales, hizo que esta obra fuera una verdadera fiesta para adultos. Sin embargo, no se crea que se trata de un tributo vulgar o de mal gusto al clásico de Disney, los actores se echaron al público a la bolsa por su profesionalismo, pues no es un show travesti sino una auténtica obra de teatro, y muy divertida, por si se nos olvidaba: el teatro también puede entretener.

“Sirena de bar”. FOTOS: Cortesía.

Hombres al desnudo

Viajeros comunes. Práctica para volar ligero cerró este sábado las obras que concursaron para representar a BCS en la muestra regional de teatro. Se presentó a las 17:00 horas en el Teatro de la Ciudad, con el público sobre el foro, es decir, nadie entró por la puerta principal sino por los camerinos y nos instalamos como en ruedo, en sillas sobre el escenario, alrededor de los cinco actores del Grupo Teatro Máscaras de Los Cabos, dirigidos por Ricardo Pinzón Gil.

De entrada, con este acomodo del público se puede inferir una representación más cálida e intimista: teníamos a los actores si acaso a un metro de distancia. Como en otras obras, buscando lo no convencional, en vez de contar una historia lineal fueron cinco historias de vida de hombres que se fueron cruzaron por la circunstancia de coincidir en el aeropuerto. La mayoría de ellos habló sobre sus amores complicados y su homosexualidad.

Y pese a que algunos pudo parecerles una obra ‘fuerte’ por sus temas, un desnudo frontal o algunas imágenes tenebrosas, en su contra, la obra tuvo un arranque flojo, muy flojo, y un ritmo lento, muy lento; el acomodo del público me hizo poder ver sus caras, y sí, algunos estaban muy atentos, pero a otros poco les faltó para soltar un bostezo. Además, algunos actores no proyectaron bien su voz, sin embargo, gradualmente fue subiendo la intensidad y hubo momentos delirantes, que salvaron un poco el aletargamiento que estuvo arrastrando la obra.

“Viajeros comunes. Práctica para volar ligero”. FOTOS: Modesto Peralta Delgado.

Comedia de altura

Para cerrar la noche, a las 19:30 horas de este 12 de agosto se presentó Pájaros, una de las dos obras invitadas a la muestra estatal. Se trata de un teatro clown escrito e interpretado por Fernando Reyes y Cristian David de Compañía Idiotas Teatro, bajo la dirección de Karla Armendáriz y Lucía Pardo, contando con música en vivo, y culminando así, con esta puesta en escena, todo el evento teatral que duró una semana en esta capital.

No hizo falta una sola palabra para divertir al público: literalmente, pues la puesta en escena fue sin un solo parlamento —bueno, uno que otro grito o chiflido, no más. La historia es sencilla: dos amigos quieren volar y buscan crear una máquina para emprender el vuelo. Lo fantástico de la obra es que lograron comunicar a la perfección t-o-d-o con el sólo uso de su cuerpo y sus gestos, y unos cuantos elementos de utilería; claro, no se resta el mérito a los músicos que también participaron en momentos de humor.

Pájaros fue una tierna y divertida experiencia que se ganó el corazón de todos, pues a espaldas de nosotros una niña no paraba de reír, y a unas butacas más de ella, un hombre adulto se carcajeó: definitivamente esta obra hizo comunión con todas las edades y expectativas. Lo único malo es que habría, si acaso, la mitad del cupo en el Teatro de la Ciudad, por lo que es deseable que en los próximos eventos se dé una mayor difusión y se pueda convocar a cada vez más público, que aquel con el que ya cuenta anticipadamente y somos los que participamos en las diferentes actividades de la Muestra Estatal de Teatro.

“Pájaros”. FOTOS: Gabriel Larios Heredia.