Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

La leyenda del vampiro de La Purísima. ¿Es la tumba de Blackman?

02-Ene-2018

REPORTAJE Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Modesto Peralta Delgado.

Por Modesto Peralta Delgado

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). A las orillas de este pueblo ubicado en un oasis de Comondú —al norte de Ciudad Constitución—, se encuentra el cementerio que aguarda un par de tumbas que han creado la famosa leyenda del vampiro de La Purísima. Allí —se supone— descansan los restos de Charles Blackman y su esposa Loreto Osuna de Blackman. El primero —cuenta el mito—, reencarnará en el 2021 en un niño nacido en ese lugar, para vengarse así de que su mujer no pudo dar a luz, pues murió en el parto.

En exclusiva para CULCO BCS, el guía de turistas Cristian Arce Mayoral y el investigador Gilberto Manuel Ortega Avilés, detallaron lo que la gente cuenta sobre esta leyenda, apoyada en la tradición oral que ha sobrevivido un siglo, y lo que del mismo caso arrojan documentos históricos. Mostramos, además, fotografías exclusivas de estas criptas y otros ángulos del mismo panteón de La Purísima al que no se resisten visitar paseantes tanto nacionales como extranjeros, en donde se deja entrever en sus antiguas tumbas —tan antiguas, que hay montículos de piedras bañadas con cal para que la gente sepa que allí hay restos humanos— el no menos famoso cerro El Pilón.

También te podría interesar Comundeño estrena libro y trabaja en robot para ayudar a discapacitados.

El panteón de La Purísima es uno de los vestigios más antiguos de este poblado ubicado al norte del municipio de Comondú. Aquí están revueltas lápidas modernas con figuras de yeso bien cuidadas, con piedras bañadas con cal donde están sepultadas personas de las que ya nadie sabe de ellas.

“Se cuenta que Carlos Blackman, o Charles Blackman, era un personaje extranjero, que llegó aquí, a tierras sudcalifornianas, a trabajar en El Boleo —cuando se inició, en Santa Rosalía—, como ingeniero mecánico”, contó Cristian Arce Mayoral. Llegó a La Purísima no se sabe en qué fecha, pues “no hay registros”, aunque todo indicaría que sería en el siglo XIX, y tampoco se sabe cuánto tiempo estuvo radicando en allí.

“Él llega a La Purísima y se encuentra con Loreto Osuna (…) Su nombre está registrado en su acta de matrimonio, no sabemos si quedó en Loreto o en La Paz, donde fue casado con Loreto Osuna de Blackman. Su esposa era originaria de La Purísima y fallece en el momento del parto (…) Cuando la quiere trasladar a Loreto, para tener el bebé, fallece y él se regresa a darle sepultura, y es cuando construye las dos tumbas, pero hace un juramento que él reencarnará a los cien años de fallecido, en el 2021. Se supone, va a reencarnar en un niño que nazca aquí en el lugar. Esa es la leyenda, de que será o no que reencarne y que va a tomar venganza de que no se le hizo tener a su bebé en sus brazos”.

Viendo de frente a las tumbas, la de la derecha es la que correspondería a Loreto Osuna, quien fue sepultada en 1912; quien no sabe, la confunde con la del famoso “vampiro”, y de ahí que haya un rumor equivocado de que Blackman habría reencarnado en 2012, pero según la leyenda esto ocurriría en 2021.

Según el guía de turistas, luego de construir las tumbas, el ingeniero se fue a trabajar de nueva cuenta a las minas de El Boleo, en Santa Rosalía, donde murió, “pero con el rumor, no lo quisieron en Santa Rosalía, lo trasladaron a Loreto, donde tampoco lo quisieron. Dijeron ‘su esposa esta en La Purísima, entonces trasládenlo a La Purísima’ por el temor de que donde esté sepultado vaya a reencarnar”. Otra persona, un adulto mayor originario de este pueblo, dijo que Blackman habría muerto en Las Matancitas, un rancho cercano a este mismo poblado.

Al cuestionar a Arce Mayoral ¿de dónde se le adjudicó la fama de vampiro y si habría atacado a un ser humano? contestó que “dicen que por las noches él salía recolectar sangre de los animales, y que en su casa tenía depositó varios frasquitos con su sangre (…) Nunca se supo que le haya chupado la sangre a un humano”; añadió que, según la tradición oral, era un hombre “muy alejado de la sociedad”, “muy raro” y que siempre vestía de negro.

A la izquierda, se supone, estaría enterrado Charles Blackman, aunque según un investigador del Archivo HIstórico de La Paz, quien realmente descansa allí es José Osuna, padre de Loreto, esposa del primero. ¿En dónde estaría sepultado el extranjero?

A pesar de lo popular que es la leyenda del vampiro de La Purísima, no se encuentran muchos medios en Internet que aporten datos relevantes; un par de videos en Youtube están más enfocados en transmitir música o efectos de miedo, que en revelar detalles. Una página web con mitos, cuentos y leyendas, se desborda de imaginación al suponer que el extranjero era un maestro de la magia capaz de convertirse en un ave, y que por el odio del pueblo, terminó finalmente enterrado vivo en un ataúd; sin embargo, en agosto de 2017, El Sudcaliforniano publicó una entrevista con Gilberto Manuel Ortega Avilés, egresado de Filosofía de la UABCS e investigador del tema, quien trabaja en el Archivo Histórico “Pablo L. Martínez” —en La Paz— desde 2016, y quien sí logró profundizar en la leyenda pero con documentación histórica que invalida parte del mito.

Blackman no está en esa tumba

Arthur Charles Blackman —contó Ortega Avilés—, sí existió. Fue un ingeniero mecánico norteamericano que llegó a Bahía Magdalena, BCS, el 1 de marzo de 1909. Según los documentos investigados, fue único hijo de John E. Blackman y Mary Elizabeth Conhiser, y nació en Crawford, Iowa, EEUU, el 26 de junio de 1875. Es interesante saber que fue un soldado voluntario en su país de origen —llegó a ser sargento—, pero ya en Baja California Sur, trabajó para Delbert J. Haff como representante legal de grandes extensiones de tierra. Aunque no encontró pruebas de que Blackman hubiera trabajado en El Boleo, en Santa Rosalía, supone que es probable que fuera agente de ventas o un proveedor, mas no un empleado.

Efectivamente, contrajo nupcias con Loreto Osuna —hija del juez José Osuna— en 1910, y ambos fundaron la hacienda Las Matancitas; los documentos históricos también prueban que ella perdió la vida en el parto, en 1912, falleciendo en este mismo poblado del municipio de La Paz, pero asegura que fue exhumada y estuvo en la cripta hasta 1918. Es más enigmático que el investigador sostiene que la otra tumba, la del supuesto vampiro, no contiene a Charles Blackman sino a José Osuna.

El famoso vampiro de La Purísima había regresado a trabajar a Estados Unidos —al menos desde 1920—, donde se casó y tuvo descendencia; murió ya grande, a punto de cumplir 84 años, el 24 de junio de 1959. Su tumba está en San Diego, California. ¿De dónde viene el mito? Al parecer, sería un maestro del pueblo quien difundió la leyenda hace dos o tres décadas —el boom empezó desde el año 2000— y esto serviría para impulsar el turismo en esta zona.

Pasaporte de Charles Blackman. FOTO: Source Citation National Archives and Records Administration (NARA), Washington D.C a través de Hispanic Heritage.

Acta de defunción de Blackman. Estas tres imágenes son cortesía de de Gilberto Manuel Ortega Avilés, formando evidencia de su investigación en documentos en el Archivo Histórico “Pablo L. Martínez” y solicitando otra información en Internet.

Esta es la verdadera tumba de Arthur Charles Blackman en San Diego, California FOTO: Selected Passports. National Archives, Washington, D.C

 

Gilberto Manuel Ortega Avilés trabaja en el Archivo Histórico desde 2016 y da por concluida su investigación que él llama “histórica”, aunque sigue indagando el aspecto místico/fantástico. Con su material, logrado en poco más de un año, pretende publicar un libro o un texto en línea.