Huellas por nuestro planeta (I). Huella ecológica

image_pdf

FOTOS: Internet

 

Colaboración Especial

Ariadna Esmeralda Ávila García

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Existen diferentes formas de calcular y conocer nuestros pasos por el planeta, es decir, que tanto estamos consumiendo de él y a la par que tanto debemos o podemos consumir para que los recursos no se vean comprometidos y tengamos una vida sustentable, es decir, consumir lo necesario y dejar recursos para que las siguientes generaciones puedan subsistir con la misma o mejor calidad de vida que nosotros. Entre ellas las más conocidas son, la huella ecológica, la huella de carbono y la huella hídrica. En este artículo, hablaremos de la primera, dejando para posteriores entregas las siguientes.

Entonces, ¿Qué es la huella ecológica?, pues, es un indicador para conocer el grado de impacto de la sociedad sobre el ambiente. El concepto fue propuesto en 1996 por William Rees y Malthis Wackernagel. Es decir, es una herramienta para determinar cuánto espacio terrestre y marino se necesita para producir todos los recursos y bienes que se consumen, así como la superficie para absorber los desechos que se generan, usando la tecnología actual (1).

También te podría interesar: La basura es un tesoro

¿Cómo se crea?

William Rees y Malthis Wackernage trataron de hallar una metodología que permitiese al ser humano saber cómo de sostenible era el modo de vida actual.

Para ello, estos investigadores se centraron el cómputo de indicadores como la superficie necesaria para proporcionar el alimento vegetal necesario, las hectáreas necesarias de bosque para asumir el CO2 proveniente del consumo energético, la superficie marina necesaria para producir pescado y las hectáreas necesaria para el pasto que alimenta al ganado y produce alimento animal. Estos indicadores, tras su integración en una serie de modelos algorítmicos, ofrecían el grado de impacto de una población determinada en el planeta (2).

Las actividades que más han repercutido en el crecimiento de la huella ecológica mundial son la quema de combustibles fósiles, la agricultura y la ganadería. Ante este panorama, es importante el uso sustentable de los recursos naturales y del ambiente mundial del planeta, entre otras muchas acciones (1).

Es por ello, que es importante medir el impacto, debido a que, para producir cualquier bien y servicio se necesita un flujo de materiales y energía, cuyos recursos provienen del ambiente. Una vez producidos y utilizados, los productos de desecho deben ser reincorporados al sistema, lo cual dependerá de muchas características propias del bien, por lo que en ocasiones no puede ser tan sencilla su reintegración o es dañino para el medio, por ejemplo, el plástico (3).

Además, la propia producción, así como la materia generada, necesitan y requieren un espacio físico, ocupando infraestructuras, viviendas, equipamientos, sumado a su radio de influencia, absorbiendo espacio que de alguna forma solo puede ser habitada por ciertos organismos y donde otros quedan totalmente excluidos de los espacios (3).

Debido a lo anterior, surge entonces la forma de calcular el impacto, tomando en cuenta dos factores,

  1. Biocapacidad del planeta, que es la capacidad del propio sistema de generar recursos

  2. Actividad humana, es decir, que tantos recursos consumimos y cuantos desechos generamos

Esta Huella ecológica se expresa en hectáreas globales, cuyo símbolo es hag y el cálculo se obtiene a partir de restar los recursos consumidos por cada individuo de los recursos generados por el planeta a lo largo de un año (1,2).

Ahora que ya estamos enterados y enteradas de esto, ¿Cómo puedo calcular mi huella ecológica? Existen varias páginas en internet para hacerlo, pero aquí te dejamos la principal, la calculadora del Global Footprint Network, que mediante un cuestionario, calcula nuestra huella y nos da consejos sobre cómo podemos reducir nuestro impacto sobre el planeta (4).

Sin embargo, es preciso mencionar que tenemos un déficit ecológico, es decir faltan recursos y espacios para satisfacer las necesidades de todos los humanos de una forma equilibrada y equitativa. Lo anterior, es debido a que no todos los países y ciudadanos ejercen o ejercemos la misma presión sobre el planeta. Esto lo sabemos, ya que se hace una suma en cada país de acuerdo a su número de habitantes (3).

De acuerdo con Gobal Footprint Network en 2016, la huella ecológica mundial era de 2.7 para una biocapacidad de 1.6, es decir, usamos 1.7 planetas para satisfacer nuestras necesidades. Siendo en el año 2020, Qatar, el país en agotar más rápido sus recursos e Indonesia el más conservador (3). Mientras que en México es de 3.2, ubicándose como el tercer país en Latinoamérica con una huella superior.

Es decir, los datos no son muy alentadores, por lo cual, te invitamos a realizar el cuestionario y en la medida de lo posible cambiar tus hábitos para contribuir a la reducción de la huella mundial. Si te preguntas ¿cómo?, a continuación te dejamos unos consejos:

  • Reduce consumo de carne
  • Recicla
  • Optimiza consumo de energía
  • Produce tus propios recursos y energía
  • Mueve te forma sostenible

Referencias

(1) Gobierno de México. (2012) ¿Qué es la huella ecológica?.  Consultado 13 de julio de 2022.

(2) Economipedia. Huella ecológica. Consultado 13 de julio de 2022.

(3) Climate consulting spectra. ¿Qué es la huella ecológica?. Consultado 13 de julio de 2022.

(4) Global Footprint Network. Consultado 14 de julio de 2022.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 33

Colaboración Especial

Ariadna Esmeralda Ávila García

Doctora en Ciencias Marinas y Costeras por, con formación como Bióloga Marina por la Universidad Autónoma de Baja California Sur.  Estudia la simbiosis, de invertebrados. Participa en aspectos de divulgación de la ciencia de forma escrita, presencial, virtual y realiza monólogos y standUp científicos.

Compartir
Compartir