Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Enmarcando sentimientos con Sandra Fiol Collins

03-Jun-2021

ARTÍCULO por Sealtiel Enciso Pérez
image_pdf

FOTOS: Sealtiel Enciso

Tierra Incógnita

Por Sealtiel Enciso Pérez

La Paz, Baja California Sur (BCS). El pasado 13 de mayo tuve la oportunidad de estar presente en la inauguración de la exposición de acuarelas de uno de los grandes talentos sudcalifornianos en este bello género de la pintura, la Lic. Sandra Guadalupe Fiol Collins. A ella la conozco desde hace ya varios años, pudimos coincidir en nuestras actividades profesionales dentro de Educación Especial en la Secretaría de Educación Pública.

Siempre fue una maestra destacada por su profesionalismo y laboriosidad, pero también por ese talento hacia el dibujo del cual disfrutábamos. Sandra nos comenta que cuando estaba en algunas reuniones y empezaba a aburrirse, se ponía a hacer dibujos para regalarlos a las personas que le rodeaban, y qué decir, era la predilecta para hacer los dibujos para los festivales y periódicos murales.

También te podría interesar: La Lauretana, el segundo navío construido en la antigua California

Profesora de preescolar y licenciada en audición y lenguaje, disfrutó de sus años en la docencia hasta que hace ya algún tiempo decidió retirarse y disfrutar del tiempo libre para dedicarlo a su familia y sus actividades personales, sin embargo, para aquellos que la conocemos, sabíamos que su espíritu dinámico y emprendedor no podía quedarse sólo con las mieles de las cuatro paredes de un hogar, y pronto nos enteramos que estaba acudiendo a un grupo de jóvenes promesas en la pintura, bajo la dirección del reconocido acuarelista Profr. Mario Fonseca.

Sandra Guadalupe me platica que un día se puso a realizar una pintura y al finalizarla se quedó contemplándola por largo rato, y en su mente emergió esta frase: “creo que no soy tan mala para esto de la acuarela“, y de inmediato se puso a buscar la tutela de un profesional de esta disciplina del arte para unirse a su grupo e iniciar el aprendizaje en esta bella, pero difícil técnica.

Con el paso del tiempo tuve la oportunidad de encontrarla en diferentes exposiciones como en la galería del Instituto Mexicano del Seguro Social ubicado en el malecón de La Paz, en el teatro Manuel Márquez de León en Todos Santos, La Alianza por la Lengua Francesa, el Centro Cultural Roger de Conynck y en varios lugares más. Pude apreciar cómo su técnica iba progresando a pasos agigantados, siendo una de las alumnas más destacadas en esa generación de pintores bajo la enseñanza del maestro Mario Fonseca.

Los cuadros de la maestra Fiol Collins se caracterizan por captar escenas en espacios abiertos ya sea en el mar, en calles pueblerinas, desiertos, montes, cascadas, bosques, en donde la flora y la fauna juegan un papel preponderante, siendo la que habita en nuestra península de Baja California, su predilecta. En sus cuadros podemos encontrar borregos cimarrones, palomas pitahayeras, peces, mantarrayas, cardenales, águilas, patos, mariposas monarca, ballenas, albatros, así como frondosos cardones, biznagas, mangles, alcatraces, girasoles, palmas y pitahayas. Sus colores preferidos, a mi ver, son los colores amarillo, café y grises, con ellos es capaz de dibujar un esplendoroso cielo nublado o atardeceres de ensueño.

Para mí, un inexperto en cuestiones de acuarela, pero un confeso enamorado de la obra de Sandra Fiol, es difícil poder encasillar su obra en un género en particular, lo mismo realiza con maestranza unos paisajes impresionantes, que un retrato de una bella dama o de otras personas que han dejado una huella profunda en su vida. En ocasiones su obra nos refleja una paz que nos armoniza, pero de improviso salta a colores rojos, azules y negros con una intensidad que excita y evoca sensaciones arrebatadoras.

En casa tengo uno de sus bellos cuadros, uno que ella me dejó elegir, y que al verlo de inmediato sentí una conexión supra humana, como si el cuadro me estuviera esperando para llevarme a uno de los sentimientos más importantes para mí: la libertad. Esa es una de las características de Sandra Guadalupe, su capacidad de ver en lo profundo de cada ser humano con el que interactúa para describir con sus pinceles y acuarelas la esencia de su ser.

No cabe duda que nuestra gran acuarelista oriunda del maravilloso poblado de Santiago, Baja California Sur, nació con este arte en sus venas, y para fortuna de nosotros lo ha perfeccionado y manifestado en cada uno de los cuadros que en estos 24 días pudimos apreciar en su exposición en la Casa de la Cultura del Gobierno del Estado “Mtro. Armando Manríquez Manríquez”.

Un acto meritorio y plausible sería, que ahora que su pueblo natal —Santiago, BCS—, está por cumplir sus trescientos años de fundación, la invitaran a que presentara sus obras en el marco de los festejos, además de que se le hiciera un sentido reconocimiento por su destacada trayectoria.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.