Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Elefantes volaron anoche en el Teatro de la Ciudad

29-Sep-2018

RESEÑA Por Modesto Peralta Delgado

FOTOS: Gabriel Larios Heredia.

La Paz, Baja California Sur (BCS). Elefantes, obra de Idiotas Teatro, se presentó la tardenoche de este viernes en el Teatro de la Ciudad, en La Paz, con el auspicio del programa Telón Abierto y la promoción del Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC); a pesar de que de lo primero que podríamos señalar fue una no muy abundante difusión, ¡el recinto lució abarrotado! Un primer comentario es el gusto de ver lleno de familias —muchos niños— en eventos de esta calidad. Había muchas caras conocidas de teatreros locales, pero también de varias personas que preguntaban muy curiosos de qué iba la puesta en escena.

Si bien tuvo algunos baches francamente aburridos, y las voces fueron opacadas en momentos de música —perdimos el hilo de un relato de los elefantes voladores, por ejemplo, porque ni con micrófono se escuchaba a la actriz—, la puesta en escena infantil logró arrancar los aplausos del público paceño que desde media hora antes había hecho una enorme fila para entrar. La función comenzó pocos minutos después de las 19:00 horas.

También te podría interesar: Aníbal Angulo realiza cuarto mural en la UABCS

Bajo la dirección de Cristian David y Fernando Reyes Reyes, Elefantes fue interpretado por Cristian David y Lucía Pardo. En la publicidad que se manejó en Facebook se dio un atinado resumen: “Un piloto de globos aerostáticos está a punto de emprender un viaje, en el que su pasajero se convierte en su aprendiz. El viaje se convierte en un pretexto para entablar una relación que va más allá de los menesteres de un simple viaje”. En aproximadamente una hora se desarrolló la puesta en escena de Idiotas Teatro, misma que había sido estrenada en 2016 y que el año pasado tuvo 12 representaciones en el Teatro Magaña en la Ciudad de México.

El grupo había venido el año pasado a La Paz con Pájaros. También una obra infantil, también con esa obsesión por los temas “del aire”, pero en esa ocasión las risas —¡las carcajadas!— de niños y adultos no pararon en una hora. La función de anoche fue un poco más lenta, con algunas peligrosas lagunas que no sabíamos a qué conducían, aunque tuvo momentos oníricos que, bien apoyados por los realizadores, consiguieron bellos cuadros. Literalmente, una mujer a un lado mío lo exclamó: “¡Es hermoso!”. Dentro de éstos, con el humo cubriendo todo el escenario y una luz amarilla detrás, la mujer y el piloto proyectaron imágenes de ensueño; ni se diga de la confección de la cabeza de elefante, y en general, de todas esas cosas que se plantaron en el escenario aún cuando ellos anduvieron por las nubes.

Según la misma información recopilada en el ISC, Elefantes fue una idea original de Cristian David, quien junto con Fernando Reyes Reyes tomaron manos en la dramaturgia y dirección. En este caso, bien vale la pena dar su mérito a la producción: en diseño de vestuario, Azucena Galicia; diseño de iluminación, Edgar Mora y Alejandra Mada; y en la música original, Juan Pablo Villa, quien, hay que mencionarlo, compuso unas hermosísimas piezas para aderezar esta obra de teatro.