El Renacimiento de un Edén en Baja California Sur: El Coromuel

image_pdf

Tierra Incógnita

Sealtiel Enciso Pérez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). A tan solo 4 kilómetros al norte del histórico puerto de La Paz, en Baja California Sur, un tesoro natural de aguas cristalinas y arena dorada espera ser descubierto: el Balneario El Coromuel. Este pequeño paraíso costero, resguardado con esmero por la naturaleza, esconde en su historia una mezcla fascinante de leyendas y esfuerzos humanos que han dado forma a uno de los destinos más emblemáticos de la región.

En sus inicios, esta joya oculta era conocida como “Glorieta Ideal”, una playa resguardada de dimensiones modestas, pero de gran belleza. Sin embargo, la esencia del lugar tomaría un nuevo nombre y un nuevo significado al adoptar la leyenda tradicional de La Paz, registrada en los escritos de don Adrián Valadés durante las últimas décadas del siglo XIX. El nombre El Coromuel resonaría con un eco de misterio y arraigo cultural.

También te puede interesar: Patrimonio en lienzo: Un Homenaje a la Arquitectura de Baja California Sur

La transformación de El Coromuel en un espacio público comenzó a tomar forma en la década de 1930, cuando se emprendió la construcción del camino La Paz-Punta Prieta. Este sendero, trazado por la orilla de la playa, fue una iniciativa destacada durante la administración del General Agustín Olachea Avilés (1929-1931). El Teniente Coronel Luis Bistrain, al mando de una compañía del 5º Batallón, se encargó de la construcción, y el camino pasó por el lugar que pronto sería conocido como El Coromuel. Esta visión de convertirlo en una playa pública y un centro turístico ya comenzaba a germinar en la mente de los visionarios.

No fue sino hasta el 12 de enero de 1938 que las instalaciones anexas al balneario empezaron a tomar forma bajo el gobierno del Teniente Coronel Rafael M. Pedrajo. La fecha del 1 de mayo del mismo año marcó la inauguración de este paraíso costero, con instalaciones que incluían un restaurante, una terraza cubierta para baile y un estacionamiento. Acompañando la belleza natural del lugar, se erigieron detalles ornamentales y funcionales, como una plataforma para bailes y casetas para los bañistas.

La expansión de El Coromuel continuó a lo largo de los años, especialmente durante el mandato del General de División Francisco J. Múgica, cuando se consolidó como Parque y Balneario El Coromuel entre 1943 y 1945. Sin embargo, el destino de este rincón idílico cambió cuando, a partir de 1945, fue concesionado a particulares con fines lucrativos, siendo el primero el Sr. Arturo Sotelo y Canett. Desde 1955 hasta aproximadamente 1970, El Coromuel floreció como un destino turístico apreciado tanto por los lugareños como por los visitantes nacionales.

A pesar de su éxito inicial, el balneario cayó en desuso durante algunos años, experimentando un deterioro considerable debido a la falta de atención. En mayo de 1985, don Alfonso Navarro tomó las riendas del lugar y realizó obras de remodelación, incluyendo la introducción de un emocionante tobogán temporal. Bajo su administración, El Coromuel fue destinado para beneficiar a la institución de servicio social, DIF del Municipio de La Paz.

El balneario experimentó altibajos en los años posteriores, y su destino parecía incierto hasta que, en marzo de 2007, con la remodelación del malecón costero de La Paz, se anunció una revitalización completa. Un proyecto ambicioso fue trazado para convertir El Coromuel en un Centro de Recreación de primer nivel. Las construcciones originales fueron demolidas, la superficie fue ampliada y una visión grandiosa se materializó en una torre con faro marítimo, áreas recreativas, locales comerciales, restaurantes, un arrecife artificial, muelles y ¡cinco toboganes!

Esta majestuosa transformación fue llevada a cabo gracias al esfuerzo conjunto de la API-BCS, la Secretaría de Turismo Federal y el Gobierno del Estado de Baja California Sur. Aunque el proyecto no se completó según las expectativas originales y los toboganes no llegaron a funcionar, el conjunto arquitectónico diseñado por el Arquitecto Alejandro D’Acosta López y estructurado por el Arquitecto Jesús Prado Rivas se convirtió en una obra galardonada con el Premio Obras CEMEX 2009 en la categoría de Urbanismo a nivel nacional, y obtuvo el segundo lugar en la categoría de Infraestructura y Urbanismo a nivel internacional.

Hoy en día, El Coromuel es una realidad que brilla con luz propia. Aunque no cumplió todas las aspiraciones originales, este destino turístico ha recuperado su esplendor y se mantiene como un testimonio tangible del esfuerzo humano por crear un oasis de relajación y esparcimiento en la costa de Baja California Sur. Cada ola que besa su orilla y cada sonrisa que se dibuja en el rostro de sus visitantes atestiguan la resiliencia y la creatividad del espíritu humano que ha dado vida a esta maravilla costera.

Bibliografía:

Ibarra Rivera, Gilberto (2018). La Paz, ciudad y puerto mexicano. Origen, proceso histórico y símbolos emblemáticos. Instituto Sudcaliforniano de Cultura. Archivo Histórico Pablo L. Martínez. La Paz, B.C.S.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 67

Tierra Incógnita

Sealtiel Enciso Pérez

Profesor de Educación Primaria, Licenciado en Educación Especial y Maestro en Ciencias de la Educación. Labora en la Secretaría de Educación Pública y comparte su tiempo con su pasión por la historia de la California del Sur. Administra el grupo de Facebook “Conociendo Baja California Sur”. Nació el 22 de septiembre de 1969 en Puerto Vallarta, Jalisco, pero radica en Sudcalifornia desde hace 44 años. Actualmente, es Director de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular No. 17 y Maestro de Comunicación del Centro de Atención Múltiple “Gilberto Vega Martínez” en La Paz. Escribió la antología (Ebook) “Piratas, Corsarios y Filibusteros en la Antigua California”. Mención Honorífica en el VII Premio Estatal de Periodismo “Jesús Chávez Jiménez”, en Entrevista, por su trabajo “Graciela Tiburcio Pintos, la leyenda de la biología de las tortugas”.

Compartir
Compartir