Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Dr. Strange en el Multiverso de la Locura.

11-May-2022

RESEÑA Por Marco A. Hernández Maciel
image_pdf

FOTOS: Internet

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

Dirección: Sam Raimi

Guion: Michael Waldron

País: USA

Duración: 126 minutos

Elenco: Benedict Cumberbatch, Elizabeth Olsen,

Xochitl Gómez, Benedict Wong, Rachel McAdams.

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El Universo Cinematográfico de Marvel sigue en expansión. Y para seguir manteniendo el interés la Casa de las Ideas busca nuevas fórmulas que traten de mantener vivo y vigente su lucrativo universo fílmico. Ya lo vimos con Shang-Chi, que más que una nueva fórmula trae a un superhéroe de otra región, o con Eternals, que trató de visualizar a los héroes de una manera más profunda y filosófica.  Aunque si bien, estos intentos son realmente tenues y no se acercan a los improbables éxitos de DC como Joker o la más reciente versión de Batman donde la particular visión de los directores ha logrado reinventar a estos personajes, se nota la intención de explorar nuevos caminos, pero sin renunciar por completo a la fórmula con la que ya llevan 10 años rompiendo taquillas y logrando la cohesión de este proyecto que la Distinguida Competencia, no ha podido consolidar.

En el caso de la más reciente producción de Marvel, regresa el Dr. Strange después de sus aventuras con los tres Spider-Man para enrolarse de lleno en los multiversos, tratando de detener a una descontrolada Wanda Maximoff convertida en la todopoderosa Bruja Escarlata. Es aquí, aunque la historia plasmada en el guion de Michael Waldron se nota contenida por fuerzas corporativas más poderosas que el mismo Thanos (entiéndase la compañía de Mickey Mouse), que no se permite demasiadas libertades que abarquen más de lo que debe, a pesar de tener a su disposición multitud de universos y personajes, es la visión del experimentado Sam Raimi con la batuta de director, quien logra darle el sello único a esta locura multiversal.

También te podría interesar: Sonic 2

Raimi, conocido por ser el director de la trilogía de Spiderman protagonizada por Tobey Maguire y sobre todo, por ser un maestro del cine de horror serie B, con clásicos de culto ochenteros como Evil Dead, Army of Darkness o Darkman, llega con autoridad a darle una atmósfera y personalidad a la película que se separa de todo lo visto anteriormente en este universo fílmico. Como pez en el agua y con la seguridad que dan los años de experiencia en la silla de director, no duda en cubrir el multiverso en algo de la atmosfera tétrica de aquellos filmes y además crear nuevos trucos de imaginación como de una se las secuencias de pelea más originales, donde la música es parte esencial de la misma. Aunque, peca un poco con las autoreferencias, la mayoría son un aporte importante a la historia y permiten que, a pesar de la contención creativa que Disney ha impuesto a este universo, la producción se sienta fresca y se convierta en un espectáculo disfrutable.

A estas alturas y gracias a las redes sociales, muchas de las sorpresas que tiene la película ya son conocidas, pero aún así, considero reservarme los spoilers para otra ocasión. Sin embargo, estas sorpresas, a pesar de ser un descarado fan service, no son fundamentales para la historia, pero se destaca que si hacen que el espectáculo se vuelva emotivo y nos dan una probadita de lo que viene para este universo, que al parecer no tiene fin. Ahora, si lo pensamos detenidamente, los comics están cercamos a los ochenta años de vida y siguen renovándose, reinventándose y siendo parte de la cultura actual, lo que los hace especiales.

Este proyecto fílmico, apenas lleva 10 años y aunque no creo que dure ochenta, aún tiene muchas multiversalidades para expandirse. Solo espero que no se expanda tanto, que reduzca al olvido a otras voces cinematográficas en algún multiverso distante.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.