Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Diamantes en bruto (Uncut Gems): cine al límite

05-Feb-2020

RESEÑA Por Alejandro Aguirre Riveros

FOTOS: Internet

Kinetoscopio

Por Alejandro Aguirre Riveros

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El desconocimiento general del cine de los hermanos Safdie tiene más que ver con un problema de distribución y menos con una falta de talento. Hasta ahora, su filmografía se ha destacado por ser muy bien recibida por la crítica y los festivales de cine. Se trata de cinco películas que mantienen un hilo común: todos sus protagonistas irradian una humanidad entrañable y al mismo tiempo una profunda pobreza moral. Un contraste que los orilla a dilemas y situaciones de las que el espectador pocas veces sale ileso. Cinco historias en la que sus personajes saltan de una cinta a otra como vecinos, dealers, personajes secundarios y amistades, para dar forma a un mismo universo – el safdiverse – centrado en la vida sobre las calles de la “Gran Manzana”: en The Pleasure of Being Robbed (2008), seguimos la pista de una cleptómana dispuesta a disfrutar de su gusto por lo ajeno sin tapujos ni complejos; en Go Get Some Rosemary (2009), descubrimos la autenticidad y el cariño de un amor paternal basado en malas decisiones e inmadurez; en Heaven Knows What (2014), vivimos en carne viva el infierno de la adicción a la heroína a través del testimonio verídico de una adolescente neoyorkina; en Good Time (2017), somos testigos del amor de un delincuente hacia su hermano con retraso mental, a quién ha decidido demostrar su valía haciéndolo partícipe del robo a un banco.

Y finalmente Uncut Gems (2019), la estrafalaria historia de un judío y joyero neoyorquino adicto a las apuestas y su relación de amor/odio con una gema que promete cumplir con sus grandes aspiraciones de convertirse en millonario.

También te podría interesar: 1917

Esta última es la pieza final de un obsesión que tardó diez años, ciento seis versiones previas del guión final y tres rechazos por parte de Adam Sandler antes de poder ser realizada. No fue sino hasta que Martin Scorsese – tras quedar maravillado por la mezcla entre realidad y ficción mostrada en Heavens Know What (2014) – se interesara por producir la cinta, que esta logró tomar forma y llamar la atención del famoso comediante.

La cinta sigue la caótica vida de Howard Ratner (Adam Sandler), un carismático joyero de la ciudad de Nueva York adicto a las apuestas. Una afición que pone en tela de juicio su compromiso hacia su familia y los negocios; conforme un grupo de violentos cobradores intentan cerrarle el paso hacía la última y definitiva apuesta, que habrá de sacarlo de todos sus problemas económicos.

Se trata de una película que sobresale por el manejo de una tensión constante. Una montaña rusa de emociones que da fe del talento que han logrado los hermanos Safdie para apropiarse del lenguaje cinematográfico y moldearlo a su antojo. Además de que su compromiso para crear personales profundos y realistas se manifiesta en una de las mejores actuaciones de Adam Sandler, quien llegó incluso a ser mencionado como un posible candidato al Oscar.

Gemas sin cortar (o Diamantes en bruto, como la ha llamado Netflix) es original, visceral, irritante y adictiva. La constante presión y el suspenso funde al espectador con la ludopatía de un protagonista al que vemos cavar un hoyo cada vez más profundo, del que siempre esperamos encuentre la forma de salir. Sin darnos cuenta nos convertimos en cómplices de sus conversaciones rápidas y ruidosas, mientras una singular banda sonora nos impide alejar la mirada de la pantalla. En resumen, una experiencia cinematográfica al límite en la que somos testigos de una bomba de tiempo cuya explosión final nos devela el verdadero costo de nuestros deseos.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.