Catalogar los libros de un historiador. Tarea necesaria pero no siempre fácil… hasta ahora

image_pdf

Tierra Incógnita

Sealtiel Enciso Pérez

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). En esta ocasión deseo hacer una pausa a mis trabajos de investigación histórica para traerle a mis estimados lectores una temática que es muy probable que se les presente, así como una solución idónea. Me refiero a la catalogación de los libros, revistas, periódicos y demás material que vamos adquiriendo a través de nuestra vida, y que se vuelve todo un galimatías el tratar de ordenarlo e incluso toda una odisea el encontrarlo para realizar una consulta.

Como todo buen historiador, desde hace varios años he estado concentrando una gran cantidad de libros y revistas con temática principalmente de la historia de la Baja California. La mayoría de ellos los he adquirido, pero una parte también me han sido donados por amigos y amigas entrañables que saben de mi pasión por la historia de esta península. Con el paso del tiempo fueron pasando estos materiales de cajas modestas a libreros, sin embargo, no encontraba la forma adecuada para poder catalogarlos. Investigué una buena cantidad de sistemas de catalogación y los deseché por no acomodarse a mis necesidades. Sin embargo, la necesidad de tener un sistema que me permitiera encontrar lo más rápido posibles fuentes bibliográficas a las cuales acudir cuando realizara algún documento, me hicieron imperiosa la necesidad de volver a la búsqueda de un sistema de catalogación.

También te podría interesar: Primera navidad en la Antigua California

Uno de los aspectos que consideré necesario que cumpliera este sistema de catálogo es que fuera en línea, esto es, que la información se encontrara disponible en internet, y que pudiera acceder a ella en cualquier momento del día y noche, así como desde cualquier dispositivo: computadora, tableta, teléfono inteligente, etc. Debido a lo anterior me dediqué a buscar software que cubriera con este requisito, sin embargo, era algo complicado puesto que tenía que desarrollarse en una base de datos, y para que esta pudiera ejecutarse debería de contratar la renta de un servidor, así como un nombre de dominio. Sobra decir que además de lo anterior, pagar los servicios de un programador que llevara a cabo la delicada tarea de hacer el sistema de catalogación a mi gusto, así como su mantenimiento constante.

Fue entonces que decidí buscar Apps para tabletas o teléfonos inteligentes que ya estuvieran creadas con este propósito. La gran dificultad era que estas aplicaciones deberían estar instaladas solamente en un equipo electrónico, y no podían consultarse a través de internet, lo que no cubría con una de las premisas de mi búsqueda. El siguiente paso fue buscar en diversas páginas de internet (foros, principalmente), en donde otras personas que compartieran este interés escribieran sobre la forma en que lo resolvieron, afortunadamente ahí encontré una solución que se acomodara a mis necesidades de catalogación, y además gratuita.

El sitio que me proporciona esta solución es Libib, que es la abreviatura de Library Management Web. Es un sistema de catalogación que permite capturar hasta 100 mil artículos, en la versión de paga, y 5 mil en la gratuita, lo que es más que suficiente para mis necesidades. Se pueden crear hasta 100 catálogos, que son más que suficientes para colecciones de: revistas, libros, periódicos, discos, películas, documentos, etc. La información que se agrega se graba automáticamente en su website, y la podemos volver a consultar, modificar e incluso borrar. Se pueden crear estadísticas sobre las características de los artículos, además de que los datos los podemos exportar para guardarlos en nuestra computadora o compartirlos con otros usuarios.

En mi caso, este sitio me proporciona opciones muy interesantes para poder agregar mis libros al catálogo que cree. Las opciones son: nombre del libro, nombre del o los autores, descripción de libro, editorial, año de publicación, ISBN, cantidad de páginas, precio, y lo más importante, una fotografía de la carátula del libro. Este último punto es muy importante para mí ya que, en la mayoría de las ocasiones, con ver la portada de un libro me viene a la mente una reseña de su contenido, cosa que no siempre ocurre con otros datos como el nombre del autor o el título. En caso de que alguien quiera utilizar este sistema para manejar una biblioteca, se pueden agregar los libros de forma rápida escaneando el código de barras o el ISBN, además de que se lleva un control de los préstamos de libros.

Como se pueden dar cuenta, este sistema de catalogación es muy bueno, y se adapta a las necesidades de casi todos los usuarios. Los invito a que visiten la página y si es de su agrado se suscriban, créanme que les será de gran utilidad para llevar un seguimiento del material con el que cuentan, así como una búsqueda rápida de los mismos.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.

Compartir en
Descargar
   Veces compartida: 44

Tierra Incógnita

Sealtiel Enciso Pérez

Profesor de Educación Primaria, Licenciado en Educación Especial y Maestro en Ciencias de la Educación. Labora en la Secretaría de Educación Pública y comparte su tiempo con su pasión por la historia de la California del Sur. Administra el grupo de Facebook “Conociendo Baja California Sur”. Nació el 22 de septiembre de 1969 en Puerto Vallarta, Jalisco, pero radica en Sudcalifornia desde hace 44 años. Actualmente, es Director de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular No. 17 y Maestro de Comunicación del Centro de Atención Múltiple “Gilberto Vega Martínez” en La Paz. Escribió la antología (Ebook) “Piratas, Corsarios y Filibusteros en la Antigua California”. Mención Honorífica en el VII Premio Estatal de Periodismo “Jesús Chávez Jiménez”, en Entrevista, por su trabajo “Graciela Tiburcio Pintos, la leyenda de la biología de las tortugas”.

Compartir
Compartir