Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

¿Por qué llegan tan pocos mexicanos a las Grandes Ligas?

04-Dic-2017

ARTÍCULO Por Adrián Arce Patrón

Roberto Osuna. FOTO: TheStar.Com

Colaboración Especial

Por Adrián Arce Patrón

 

Bahía Tortugas, Baja California Sur (BCS). En relación a la cantidad de jugadores dominicanos y venezolanos que llegan a las Ligas Mayores, nuestros compatriotas mexicanos lo hacen en mucho menos número, y en cuanto a cantidad de estrellas en el mejor béisbol del mundo no hay punto de comparación entre los isleños y los sudamericanos. ¿Acaso son mucho mejores los beisbolistas dominicanos y venezolanos que los mexicanos?

México fue principalmente exportador de buenos pitchers a Estados Unidos y con pocas excepciones como Baldomero Almada quien dicho sea de paso fue el primer mexicano en las Grandes Ligas; Beto Ávila, el primer latinoamericano en ganar un campeonato de bateo; Aurelio Rodríguez, un buen tercera base que se mantuvo por muchos años en las mayores con un bate discreto pero cumplidor; y Jorge “Charolito” Orta, quien ha sido de los mejores compatriotas con el bat en las Grandes Ligas.

También te podría interesar: ¿A qué equipo llegará Shohei Otani, el “Babe Ruth” japonés?

En cuanto a lanzadores todos conocemos la historia de Fernando Valenzuela y su paso por las Grandes Ligas, donde fue una súper estrella en los 80’s y aunque sus números fueron muy buenos, no tuvo los suficientes méritos para ser inmortalizado en el Salón de la Fama de Cooperstown. Otro gran lanzador fue Teodoro Higuera, así como Aurelio López. Ya en los 90’s y principios del nuevo siglo la oportunidad de llegar a las Grandes Ligas para los mexicanos se incrementó y muchos no desaprovecharon la oportunidad y se convirtieron en figuras importantes en el béisbol como Vinny Castilla, Ismael Valdez, Erubiel Durazo, Antonio Osuna y Esteban Loaiza, entre otros.

El principal motivo por el que no haya más mexicanos en las grandes ligas es por el acuerdo laboral que existe entre las Ligas Mayores y la Liga Mexicana de Béisbol. Para que un equipo de Grandes Ligas pueda firmar a un jugador mexicano tiene que ser firmado por un equipo mexicano y ese no sería el problema, la cuestión aquí es que los prospectos mexicanos llegan más a esta etapa con un valor muy por encima al de otros países, y los equipos de Grandes Ligas prefieren ir a sus granjas —donde ellos las manejan directamente—, en Dominicana o en Venezuela. Allí los equipos de las mayores prefieren firmar dos o tres jugadores con bonos pagados directamente a los prospectos, en lugar de firmar a uno solo aquí en México, donde tienen que negociar con la organización que tiene firmado al prospecto.

A los 16 años que es la edad, en que los prospectos pueden ser firmados por organizaciones de Grandes Ligas, no puede haber muchas diferencias en cuanto al talento y habilidades naturales entre los distintos países donde se juega el béisbol. La clave está en la forma en que las diferentes organizaciones y academias manejan a sus futuras estrellas y no es por demeritar el trabajo que hacen las organizaciones mexicanas pero realmente no se pueden comparar sus estructuras y recursos con las de los Estados Unidos.

Creo que el obstáculo para jugadores de países como México y Japón son las reglas en cuanto a la firma de jugadores y las negociaciones que los equipos de Grandes Ligas deben hacer. Mientras los equipos mexicanos no cambien su manera de vender a sus prospectos —quieren sacarle una inversión que realmente no hacen en sus jugadores—, seguiremos viendo pocos debuts de jugadores de nuestro país en grandes ligas cada año.

En años recientes ha habido cuatro firmas de prospectos mexicanos que han llamado la atención: Luis Heredia, lanzador mazatleco, firmado por Los Piratas por 3 millones de dólares. Lamentablemente, Heredia no ha cumplido con las expectativas de su firma y es que en 7 años en Ligas Menores y a sus 22 años no ha pasado de clase AA, y sus discretos números hacen difícil pensar que a estas alturas puede llegar a ser un regular en Grande Ligas, su margen de error es muy poco y debe despegar en esta próxima temporada.

Luis Heredia. FOTO: PiratesProspects.Com.

Roberto Osuna, firmado por un millón y medio por Los Azulejos de Toronto. Osuna es historia aparte y pronto se convirtió en un regular y ya es casi una estrella entre los taponeros de las mayores.

Tirso Ornelas, jardinero firmado por un millón y medio por Los Padres de san Diego y quien a sus 17 años dejo muy buenas impresiones con en la organización en la Liga Rookie.

En este año tuvimos la firma de Luis Roberto Verdugo, short stop con mucho futuro y prospecto sudcaliforniano firmado por un millón de dólares por Los Cachorros de Chicago. Ya tuvo su participación en la liga instruccional de Arizona este otoño. Será precisamente con Luis Roberto con quien tendremos una charla para esta sección la próxima semana, en la cual hablaremos de lo que vive un prospecto mexicano para alcanzar su sueño: jugar en las Grandes Ligas.