1

¿Cómo saber si estoy viviendo con el enemigo? parejas narcisistas

 

Sexo + Psique

Andrea Elizabeth Martínez Murillo

 

La Paz, Baja California Sur (BCS).  En el artículo anterior se abordó la personalidad narcisista desde su generalidad, pero ¿Cómo se ve el narcisismo cuando lo vivimos en una relación de pareja? ¿Cuál es el precio que tengo que pagar por mantener una relación así?

En el artículo anterior revisábamos que el narcisismo se define como una admiración excesiva y exagerada que siente una persona por sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes o cualidades. Éste existe como rasgo de la personalidad o como un trastorno de la personalidad, aquí sus diferencias: las personas que han desarrollado una personalidad con rasgos narcisistas no necesariamente tienen el trastorno de personalidad. Los rasgos de personalidad, representan patrones de pensamiento, percepción, reacción y relación que se manifiestan relativamente estables a lo largo del tiempo, mientras que, en el trastorno de la personalidad, estos rasgos son tan prominentes, rígidos e inadaptados que deterioran el funcionamiento personal, social o laboral1. Por ello, además de conocer las generalidades de la personalidad o el trastorno narcisista, es importante profundizar en el cómo actúan y cuáles son las formas de manipulación que utilizan, donde encontramos las siguientes:

Idealización

Durante los primeros encuentros o meses de la relación, se mimetiza contigo, es decir, copia o espejea tus gustos o personalidad, esto con la finalidad de parecer la pareja perfecta, con quienes hacemos match de inmediato. Esto causa que la víctima se enamore rápidamente lo que permite que la persona narcisista esté segura de no sufrir rechazo o vergüenza.

También te puede interesar: Personalidad narcisista, cómo identificarla

Devaluación

No importa que tanto amor o amabilidad le ofrezcas, nunca es suficiente para llenar su vacío, el cual, por lo general intentan llenar con cosas superfluas o con acciones externas como la atención, simpatía y el control. Sin embargo, el vacío que sienten es completamente interno, por lo cual no será llenado jamás con alguien o algo. Resultado de esto y al no poder aceptar o ver sus propios fallos, culpan a los demás, a las situaciones o su contexto de este vacío.

Es aquí cuando comienzan los reclamos, debido a que no lograste llenar ese vacío —el cuan no es tu responsabilidad llenar—, comienzan a atacarte, compararte y minimizarte. Desde la perspectiva de un espectador, esto parece ridículamente transparente e incluso infantil. Puedes pensar para ti mismo: Esto parece tan tonto. ¿Por qué no pueden simplemente admitir que estaban equivocados?. Pero admitir la culpa sería sentir vergüenza, y en su distorsión, su mente realiza una gimnasia extrema para evitarlo.

Rechazo

El rechazo es una sensación inaceptable para ellos, por lo que al percibirlo cercano comienzan a atacarte, su finalidad puede ser hacerte quedar como un villano, librándose así de toda responsabilidad, son capaces de hacer acusaciones falsas y realizar campañas de desprestigio. En cuanto no pueden manipularte a ti, manipularán lo que los demás piensen de ti. Jugar a la víctima. Cuando te animas a expresar una molestia, dolor o insatisfacción causado por tu pareja, cambian el discurso para ser él o ella quienes terminan sintiéndose dolidos contigo. Así, en vez de resolver una situación tuya, inventan o traen del pasado alguna problemática, y al final, eres tú quien termina disculpándose. Minimizan tus sentimientos. Cuando lastiman tus sentimientos, en vez de ofrecer una disculpa se reirán o minimizarán tu dolor. Frases del tipo eres demasiado sensible, estás loca, eres histérico, no tienes sentido del humor, entre otras similares, todo para no aceptar su culpabilidad. El mensaje que quieren establecer es: la culpa no es mía, sino tuya por reaccionar así.

La psicoterapeuta Karyl McBride en su artículo 50 maneras de saber si tu pareja es narcisista, nos comparte cincuenta preguntas que nos permitirán reflexionar sobre este tema, dentro de estas preguntas podemos encontrar las siguientes2:

  • ¿Tu pareja se niega a hacerse responsable por su mal comportamiento? (Por ejemplo, “tú me hiciste enojar tanto que no pude evitar…”)
  • Cuando algo sale mal, ¿tu pareja culpa a cualquiera menos a sí misma?
  • ¿Tu pareja cree que siempre tiene razón?
  • ¿Tu pareja es incapaz de conectar con tus sentimientos o los demás?
  • ¿Tu pareja parece desconectada de sus propios sentimientos o parece negarlos?
  • ¿Tu pareja te dice constantemente qué hacer?
  • ¿Tu pareja te hace sentir insuficiente? ¿Los desprecios constantes de tu pareja te han llevado a internalizar este mensaje?
  • ¿Tu pareja nunca te pregunta por ti, tu día o tus sentimientos, aunque sea de pasada?
  • ¿Tu pareja cuenta historias distintas sobre el mismo evento dependiendo de la persona, modificándola para quedar bien?
  • ¿Cuándo tu pareja habla de sus hijos, habla sobre lo que hacen en lugar de sobre quiénes son?
  • ¿Tu pareja suele saltarse los eventos familiares si no tiene un interés particular en la actividad o no la valora?
  • Cuando discutes cosas de la vida con tu pareja, ¿tu pareja cambia el tema para que terminen hablando de sus problemas?
  • Cuando describes tus sentimientos, ¿tu pareja intenta superar tus sentimientos con sus propias historias?
  • ¿Tu pareja hace cosas consideradas por ti solo cuando hay testigos de su buen comportamiento?
  • Cuando pasa algo difícil en tu vida (por ejemplo, un accidente, enfermedad, un divorcio en tu familia y círculo de amigos), ¿tu pareja reacciona con preocupación inmediata acerca de cómo le afectará en lugar de preocuparse por ti?
  • ¿Tu pareja intenta competir contigo?
  • ¿Tu pareja siempre necesita que las cosas salgan a su manera?

Es importante entender que el amor que da un narcisista no es amor realmente, ya que ellos aman lo que les es conveniente. El amor narcisista se siente bien al principio, ya que te eclipsan para que no desconfíes, te llenan de halagos, te hacen sentir que eres lo más importante en el mundo, es tan intenso que pueden bombardearte continuamente con mensajes, llamadas o regalos. Así, todo lo que tú eres y haces es perfecto al inicio, pero conforme pasa el tiempo, los detalles magníficos son seguidos de reclamos, inseguridades, manipulaciones o chantajes. Siempre tienes que ser lo que ellos quieren que seas. Para hacerle frente a este tipo de situaciones, la psicóloga Valeria Sabater, nos deja algunas consideraciones3:

  • Nunca dudes de ti. Cuando el narcisismo en la pareja se hace patente solo quedan dos opciones, reaccionar o acostumbrarse a vivir en el abandono emocional. Si hacemos esto último, acabaremos dudando de nosotros mismos, de nuestra autoestima y hasta de la propia identidad. Por ello, ten la suficiente confianza para poner límites y no caer en las manipulaciones.
  • Rupturas y reconciliaciones ¿de verdad vale la pena? Tener una pareja narcisista supone vivir en una noria de distanciamientos y reconciliaciones. Es posible que en algún momento hayas tenido fuerzas para dejar esa relación. Sin embargo, el narcisista es hábil para mostrarse afectuoso y captarnos de nuevo. Valora qué supone esto para tu dignidad.
  • Te necesitan para validar su autoestima, pero ¿Dónde queda la tuya? Los narcisistas carecen de un yo central. De ese modo, para estabilizar y fortalecer su autoimagen necesitan de alguien que lo haga por ellos. Se nutren de la otra persona para reafirmarse. Reflexiona sobre si esto vale realmente la pena. Visualiza por un instante cómo te ves a ti mismo dentro de 5 o 10 años.

 

Y vuelvo a escribir la oración narcisista, para comprender su lógica interna:

Aquello no sucedió.

Y si sucedió, no fue tan malo.

Y si fue tan malo, tampoco fue para tanto.

Y si fue para tanto, tampoco fue culpa mía.

Y si fue culpa mía, no era mi intención.

Y si era mi intención, fue porque te lo merecías.

Bibliografía

  1. Skool, A. (2019). Generalidades sobre los trastornos de la personalidad.
  2. McBride, K. (2020). 50 maneras de saber si tu pareja es narcisista. Psychology Today.
  3. Sabater, V. (2022). El narcisismo en la pareja, ¿Qué podemos hacer? La mente es maravillosa.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Personalidad narcisista, cómo identificarla

Sexo + Psique

Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo

 

La Paz, Baja California Sur (BCS).  Quién te va a querer cómo yo, eso que dices nunca pasó, te estás imaginando cosas, yo que he sacrificado tanto por ti y así me tratas, estás loco, yo no era, lamento que pienses que te lastimé, ya deberías saber cómo soy… frases tan comunes hoy en día que esconden un tipo de personalidad en específico, los narcisistas.

El narcisismo se define como una admiración excesiva y exagerada que siente una persona por sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes o cualidades. Éste existe como rasgo de la personalidad o como un trastorno de la personalidad, aquí sus diferencias: las personas que han desarrollado una personalidad con rasgos narcisistas no necesariamente tienen el trastorno de personalidad. Los rasgos de personalidad representan patrones de pensamiento, percepción, reacción y relación que se manifiestan relativamente estables a lo largo del tiempo, mientras que, en el trastorno de la personalidad, estos rasgos son tan prominentes, rígidos e inadaptados que deterioren el funcionamiento personal, social o laboral1.

También te puede interesar: Amamantar en México, actividad de alto riesgo

El trastorno de la personalidad narcisista (TPN) se encuentra descrito en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM por sus siglas en inglés) el cual es propuesto por la Asociación Americana de Psiquiatría. En este manual, donde se explican los trastornos mentales, así como sus criterios para el diagnóstico, encontramos al narcisismo dentro de los trastornos de la personalidad; si bien en este artículo hablaremos de la personalidad narcisista, solo abordaré los criterios diagnósticos para su conocimiento. Cabe señalar que solo un profesional de la salud mental está calificado para diagnosticar un trastorno mental, por lo que el autodiagnóstico además de imprudente, puede resultar perjudicial para la salud.

 

Es importante mencionar que dentro de los trastornos de la personalidad2 existen múltiples trastornos, en donde sus características generales son:

  • Patrón de pensamiento o comportamiento que se desvía de las expectativas culturales.
  • El patrón perdurable es inflexible y dominante en una gran variedad de situaciones personales y sociales.
  • Es continuo y de larga duración.
  • No se explica el comportamiento o pensamiento por alguna enfermedad o uso de sustancias.

Los signos y síntomas del trastorno de la personalidad narcisista y la gravedad de los síntomas son variables. Revisemos cuales son los criterios diagnósticos del trastorno:

  1. Tiene sentimientos de grandeza y prepotencia (p. ej., exagera sus logros y talentos, espera ser reconocido como superior sin contar con los correspondientes éxitos).
  2. Está absorto en fantasías de éxito, poder, brillantez, belleza o amor ideal ilimitado.
  3. Cree que es “especial” y único, y que sólo pueden comprenderle o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) especiales o de alto estatus.
  4. Tiene una necesidad excesiva de admiración.
  5. Muestra un sentimiento de privilegio (es decir, expectativas no razonables de tratamiento especialmente favorable o de cumplimiento automático de sus expectativas).
  6. Explota las relaciones interpersonales (es decir, se aprovecha de los demás para sus propios fines).
  7. Carece de empatía: no está dispuesto a reconocer o a identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Con frecuencia envidia a los demás o cree que éstos sienten envidia de él.
  9. Muestra comportamientos o actitudes arrogantes, de superioridad.

A estos criterios descritos en el DSM-V, podemos sumarle lo siguiente para ejemplificar la personalidad narcisista:

  1. Necesidad de atención constante.
  2. Usar a los demás para beneficio propio sin medir consecuencias.
  3. Monopolizar las conversaciones y despreciar o mirar con desdén a personas que ellos perciben como inferiores.
  4. Esperar favores o trato especiales.
  5. Su tolerancia a la frustración no es mucha y no permiten ser cuestionados.
  6. Utilizan a los demás para lograr lo que desean sin importarles las consecuencias de sus acciones.

Al mismo tiempo, a las personas con trastorno de la personalidad narcisista o aquellas que tienen rasgos narcisistas en su personalidad, les cuesta enfrentar cualquier cosa que consideren una crítica y pueden3:

  • Ser impacientes o enojarse cuando no se las trata de manera especial
  • Tener notables problemas interpersonales y ofenderse con facilidad
  • Reaccionar con ira o desdén y tratar con desprecio a los demás, para dar la impresión de que son superiores
  • Tener dificultad para regular las emociones y la conducta
  • Tener grandes problemas para enfrentar el estrés y adaptarse a los cambios
  • Sentirse deprimidos y temperamentales porque no alcanzan la perfección
  • Tener sentimientos secretos de inseguridad, vergüenza, vulnerabilidad y humillación

Para ejemplificar mejor el razonamiento interno que tienen las personas narcisistas para con sus víctimas, recopilo un poema anónimo que está circulando en las redes, la oración del narcisista.

Aquello no sucedió.

Y si sucedió, no fue tan malo.

Y si fue tan malo, tampoco fue para tanto.

Y si fue para tanto, tampoco fue culpa mía.

Y si fue culpa mía, no era mi intención.

Y si era mi intención, fue porque te lo merecías.

Bajo la visión del narcisista, los demás solo sirven cuando le son convenientes; al no desarrollar empatía, no logran o quieren ver las necesidades y los sentimientos de los demás, y cuando se les hace ver un error, pueden caer en el victimismo o el chantaje emocional para manipular a sus víctimas y salir impunes. Además, el narcisista nunca se equivoca, para él o ella, los demás tienen la culpa, por lo que difícilmente pueden ver sus errores, lo que los aparta de la autorreflexión y la búsqueda de ayuda.

Si has podido identificar patrones de comportamiento o pensamiento con lo antes descrito, será importante tomar acciones pertinentes, ya que mantener este patrón de pensamiento o convivir con alguien que lo tenga puede ser muy desgastante. La psicóloga Gema Sánchez menciona que una de las claves para neutralizar a un narcisista es analizar la validez de lo que dice o hace, sin dejarse encandilar por el encanto que suele tener –o por la manipulación que quiera implementar–. Lo más importante es no temerles, ya que usualmente buscan intimidar a quienes lo confrontan5.

En el próximo artículo abordaremos a la pareja narcisista, así como sus orígenes.

Bibliografía

  1. Skool, A. (2019). Generalidades sobre los rastornos de la personalidad.

  2. Flores, J. (2010). Guía introductoria para el uso del DSM IV TR en la práctica de la psicología clínica

  3. America Psychiatric Association´s. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder (5th ed; DSM-5).

  4. Mayo Clinic. (2021). Trastorno de la personalidad narcisista.

  5. Sánchez, E. (2020). 5 afirmaciones para neutralizar a un narcisista.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Cómo sobrevivir a una familia tóxica en Navidad

FOTOS: Internet.

Sexo + Psique

Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo 

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Se acerca la Navidad y con ella las reuniones familiares, las fiestas, regalos, cenas, pero también la pelea de terrenos, revelación de secretos o preguntas incómodas del tipo ¿Y esos kilos de más?, ¿y para cuando el novio o novia?… En fin, en ocasiones la familia se convierte en un verdadero campo minado, no obstante, en ocasiones es necesario hacer un alto y preguntarse: esa familia que me critica ¿en realidad es familia?

Aunque tradicionalmente asociemos conceptos cálidos como el amor, la ternura, la protección o el cariño en torno a la familia, la realidad es que no siempre es así. Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, destacó que de marzo a junio de 2021 se registraron máximos históricos por el delito de violencia familiar. Menciona que en el primer semestre de 2021 se registraron 129 mil 020 carpetas de investigación por este delito. Esto representó un aumento del 24 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. En ese sentido, el 75.7 por ciento de las lesiones por violencia ocurrieron en el hogar1.

También te podría interesar: El sutil arte del autosabotaje

Estas cifras son preocupantes ya que la familia es el lugar donde las personas conocen los valores humanos, sociales, morales, culturales e incluso los religiosos, y con base en ellos aprenden a relacionarse socialmente. La violencia comienza en el hogar, donde es aprendida a través del modo en que se relacionan sus integrantes y se exterioriza con familiares, amigos, compañeros y otros miembros de la sociedad mediante actos de violencia comunes para quien vive en un ambiente en donde la agresión constante es una forma de vida2.

Es por lo anterior, que muchas personas ven las vacaciones decembrinas más con pesar que con alegría, ya que, al regresar al hogar, podemos repetir las mismas dinámicas comportamentales de las que, en ocasiones, huimos. Si has experimentado una dinámica familiar violenta o tóxica como se le ha dicho últimamente, tus emociones pueden ser más fuertes que sólo frustración o molestia. Además, los patrones de comportamiento que nos llevan a ser violentos o a aguantar la violencia ajena son difíciles de identificar, especialmente cuando todavía estamos arraigados a ellos.

Sin embargo, hay pautas o comportamientos específicos a los cuales podemos poner atención para no caer en el juego o dejarnos llevar por situaciones violentas:

  • Te culpan de sus errores, ya que ellos nunca se equivocan, sólo los demás.
  • Exponen tus secretos o lo que les hayas platicado en confidencialidad.
  • Creen que tienes que pedirles permiso o aprobación para hacer algo, pese a ser un adulto funcional.
  • Exigen que cumplas con estándares poco realistas o inalcanzables, que seas siempre La mejor, El número uno, que no tengas errores ni fallas.
  • Cada vez que toman alcohol o se reúnen con ciertas personas, su comportamiento se torna violento, persuasivo, abusivo, entre otras.
  • Intentan controlar tu manera de ser, vestir, comer, si te pones tatuajes, perforaciones, y más. En ocasiones una vez realizada la falta te culpan del daño que les hiciste.
  • Experimentas abuso verbal, físico o emocional, como bromas fuera de lugar, apodos que no te gusten, comentarios o insinuaciones sexuales, chantajes, comentarios inapropiados sobre tu cuerpo, y más.
  • Se burlan de tus fracasos, de tus inseguridades o debilidades.
  • Minimizan tus emociones o las situaciones que estás viviendo, ya que nada de lo que vivas se compara con lo que ellos han sufrido.
  • Te quieren cobrar todo lo que te han dado ya que tú les debes hasta la vida.
  • Exigen respeto por ser mayores sin darlo a cambio.
  • Critican todo de ti, lo que estudias, trabajas, cuanto comes, que publicas, cómo te vistes, con quien andas, entre muchas otras. Nada les parece correcto a menos que lo hayan hecho ellos.

Ahora bien, una vez que logramos identificarlos, surge la siguiente pregunta ¿Y qué hago? Si bien no hay una sola respuesta, ya que depende de la personalidad de cada uno, el tipo de familia y violencia a la que se enfrente, si existen recomendaciones generales de actuación ante este panorama:

En primer lugar, recupero un escrito que leí en Internet, del cual desconozco el autor, pero me parece muy atinado: Nuestra sociedad nos ha condicionado a creer que la familia debe ser el vínculo espiritual que nadie debería romper. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Puede que algunas veces sea necesario por tu estabilidad mental y emocional mantener distancia de algunos miembros de la familia en particular, incluso si eso implica separarse de ellos por un tiempo indefinido. Un miembro de la familia tóxico puede hacer más daño que un amigo o un conocido.

Es importante considerar que nuestra integridad física, emocional y cognitiva esta en primer lugar, antes de cualquier miembro de mi familia. Es necesario dejar de romantizar a la familia como si en ésta no se vivieran problemas, cuando tengo todo el derecho de protegerme ante las agresiones de los demás.

En segundo lugar, no le debemos amor a nadie. El amor es una construcción entre las personas, debe de ser mutuo, cuidado, procurado. Es verdad que una persona tiene fallas y que, aun amando puede cometer errores, sin embargo, tengo todo el derecho de no querer estar o convivir con una persona que por sus errores me lastime. Lo ideal sería poder establecer límites claros ante las personas que nos hacen daño, por ejemplo: Tus acciones del otro día me lastimaron, te pido que no lo vuelvas a hacer; Si este comportamiento vuelve a ocurrir, tomare mis precauciones o la distancia que considere necesaria.

Tercero, si la situación es inevitable y los límites no han funcionado, establece un plan para mantenerte alejado de la toxicidad, piensa en los temas que se van a tocar y decide en cuáles participar y cuáles no, muchos familiares son expertos en provocarnos o sacarnos de nuestras casillas, pero no tenemos por qué darles explicaciones de nuestra vida a nadie que no queramos, aunque me tachen de grosera, altanera o lo que sea que digan. Repito: mi integridad física, emocional y cognitiva vale mucho más.

Cuarto, aprender que decir no es una respuesta completamente válida, la cual no necesita de más explicaciones. Aunque en ocasiones decir no a los demás no siempre es fácil, ya que puede conllevar al rechazo de los demás miembros de la familia, hay que considerar que tan cómodo me siento con eso, si considero que es tolerable la molestia, adelante, si aún estoy practicando para poner límites, decir no seguido de una breve explicación podría funcionar. Sólo considera que hay familiares que pueden intentar persuadir, manipular o hacer que cambies de opinión; en estos casos, confía en ti y en el resguardo de tu persona al no caer en provocaciones.

Quinto, a veces cortar de tajo puede ser la mejor opción. Si la relación te hace más daño que beneficio, esta es una opción a considerar. El hecho de que seamos familia no nos obliga a aguantar o soportar la violencia a la que estamos expuestos, por más cariño que se tenga a esa persona.

Por último, es necesario saber que uno no tiene la capacidad para hacer que el otro cambie. El cambio es una decisión personal, por más veces que uno fantasee con que los familiares van a cambiar, esto no sucederá hasta que ellos lo deseen. Aparte de decirles cómo te sientes, pedirles que consideren tu perspectiva y animarlos a hablar con un terapeuta u otro profesional, no hay mucho que se pueda hacer.

La familia es crucial para el desarrollo de cada individuo, por eso, cuando nuestros familiares en vez de cuidarnos y protegernos, nos lastiman y no nos valoran, se crea una herida profunda en nosotros que en ocasiones repercute en nuestra personalidad o vida diaria. Es por esto que es esencial aprender a protegernos, a poner algo de espacio personal, a recuperarnos de esas heridas que ya traemos cargando. La familia debería ser un espacio seguro, no el primero en violentarme. Es por esto que, si has intentado de todo, o tu herida y dolor son muy grandes, tal vez lo que siga sea poner distancia de por medio.

Bibliografía

El Financiero. (2021). Violencia intrafamiliar y suicidios de niños registran récords en México durante pandemia. https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2021/08/19/violencia-intrafamiliar-y-suicidios-de-ninos-registran-records-en-mexico-durante-pandemia/

Pérez, M. (2021). La violencia intrafamiliar. https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/derecho-comparado/article/view/3595

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




El sutil arte del autosabotaje

FOTOS: Internet.

Sexo + Psique

Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo 

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Eres tu propio enemigo: esta es una frase común, todos la sabemos. Sin embargo, muy pocas personas parecen comprender sus implicaciones o sus alcances. ¿Cuántas veces hemos tenido una meta o un logro que casi alcanzamos y de repente pasa algo que nos aleja de él, cometí un pequeño error, una omisión, un descuido, que me llevó a no lograr o alcanzar lo que quería? A eso se le conoce como autosabotaje. ¿Sabes por qué ocurre y cómo identificarlo?

Ponerse enfermo antes de un examen o una reunión importante, tener un accidente antes de una cita, llegar tarde a una entrevista de trabajo, pasar toda la tarde pensando: Esto o aquello seguramente me saldrán mal, entre muchas más situaciones, son ejemplos del autosabotaje, ponerme trabas “externas” para no conseguir las metas o logros que me proponga.

También te podría interesar: Karla Panini y la misoginia internalizada en México 

El autosabotaje o fracaso programado, se dan en aquellas acciones personales que nos llevan a fracasar. Una parte de mí desea lograrlo, pero otra parte, generalmente inconsciente, se opone y nos orilla al fracaso. Este comportamiento es casi siempre automático y nos lleva a repetirnos una frase descalificativa o hacernos fallar debido a la falta de autoestima, un pobre autoconcepto y/o temor al éxito.

Uno de los objetivos del autosabotaje es mantener a la persona dentro de su zona de confort, dentro de la cual todo es fácil o, al menos, previsible. Es también un tipo de mecanismo de defensa inconsciente a través del cual la persona intenta evitar posibles sufrimientos futuros, situaciones de estrés o situaciones desconocidas. Es la manifestación de todos aquellos aspectos que la persona no consigue aceptar de ella misma, todas aquellas creencias basadas en miedos y que, a lo largo del tiempo, a fuerza de no ser confrontadas, han ganado peso y poder dentro de ella1.

Puede parecer un mecanismo sencillo pero la realidad es que es profundamente complejo, y antes de continuar con el tema, es necesario darnos un momento para comprender que, todas las personas que componemos esta sociedad, somos víctimas: de padres que fueron víctimas de abuelos víctimas de un sistema sumamente violento. Por lo que no es de extrañar que un alto porcentaje de las personas en la actualidad, estén mostrando conductas poco funcionales o sanas. Tenemos la violencia tan internalizada que ya no necesitamos tener al agresor a un lado para desestimarnos a nosotros mismos, es nuestra propia voz interior la que nos juzga y señala.

Las personas no nacemos con una voz interna, la formamos a lo largo de nuestro ciclo de vida; no traemos la autocrítica dentro de nuestra mente, alguien nos hizo sentir criticados y en algún momento, esa niña o niño le creyó y se comenzó a juzgar como los demás lo hacían. Ya no necesitamos a esa persona para vernos en el espejo y hacernos pedazos con lo que no nos gusta de nosotros mismos, o soltar improperios hacia nuestra persona cuando cometemos un error… A lo que quiero llegar es que, somos personas violentadas que viven en familias violentadas y que seguimos reproduciendo esa violencia hasta cuando nos pensamos. Y, por lo tanto, si en algún momento me enseñaron o aprendí a no creer en mí, lo voy a reflejar en mis acciones al momento de ponerme trabas para alcanzar lo que quiero. Sin embargo, recordemos que es un mecanismo inconsciente en la mayoría de los casos, es decir, no me doy cuenta que soy yo el o la que se está saboteando. De aquí la importancia de siempre acudir con un especialista de la salud mental.

Para comenzar a identificar los comportamientos o acciones que hacemos para sabotearnos, es importante que nos demos la oportunidad de pensar en nuestra historia de vida y revisar que dolores traigo arrastrando, pero, si por las prisas de la vida o porque es complicado hacer un autoanálisis en este momento, enlisto algunas acciones que pueden ayudarnos a identificar si estamos autosaboteándonos:

  • Procrastinar.
  • No acabar las cosas, dejándolas abandonadas.
  • Temor o sensación de no merecer la felicidad o el éxito.
  • Perfeccionismo excesivo.
  • Poner excusas para no hacer algo, aunque se desee hacerlo.
  • Sensación de catastrofismo constante.
  • Accidentes, errores, omisiones o equivocaciones repetitivas.

Por otro lado, los pensamientos negativos hacia uno mismo, también son parte del autosabotaje. Sería importante que modifiquemos el lenguaje que utilizamos para expresarnos o pensarnos de nosotros mismos. Como lo mencioné anteriormente, un lenguaje violento solo perpetua la violencia, contra uno mismo o contra los demás. Y, ante cualquier tipo de violencia, hay daño psicológico. Por lo tanto, te dejo algunas frases comunes y que podemos decir para ir modificando nuestro lenguaje a uno más asertivo2.

Bibliografía

  1. Rovira, I. (2021). Autosabotaje: causas, características y tipos. Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/psicologia/autosabotaje
  2. Psicología para millenials.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Karla Panini y la misoginia internalizada en México

FOTOS: Internet.

Sexo + Psique

Por Andrea Elizabeth Martínez Murillo 

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Hace algunos días, el portal de Facebook Histeoricas publicó un post donde, en la primera imagen, se lee: El acoso a Karla Panini es misoginia. Cómo es de suponerse, causó un interesante debate entre aquellos que insultan a Panini y quienes estuvieron de acuerdo con el contenido. Sin embargo, lo interesante de la publicación es que pone el foco de observación en cómo nuestra sociedad culpa a las mujeres por las acciones y responsabilidades de otra persona, en este caso de la pareja sentimental, un hombre. ¿Has considerado que el odio a Panini podría encubrir tu misoginia internalizada?

El post hecho por Histeoricas no pretende quitarle la culpa de las acciones que cometió, sino poner en revisión cómo miles de personas no responsabilizan al esposo, quien fue, de hecho, el que cometió la traición y demás actos que se le acusan. Es cierto que Karla Panini no fue sorora o solidaria con su ex amiga, pero quien maltrato, se burló y cometió traición, fue, principalmente su esposo. Y es este punto, el que merece más atención.

También te podría interesar: ¿Cuándo los piropos se volvieron acoso? Respuesta rápida: siempre lo han sido 

Dejando de lado que son figuras públicas, nuestra sociedad ha responsabilizado en su mayoría a las mujeres de robar al marido o la pareja sentimental. Casi todos hemos escuchado expresiones como Esa z*rra me robó a mi ex, lo persiguió hasta quitármelo, mientras que en los hombres se alaba a aquel que consigue quitarle la mujer a otro. Esta doble moral no es nueva, es uno de los grandes pactos patriarcales que mantenemos hombres y mujeres, la misoginia internalizada.

Por definición, la misoginia es la aversión a las mujeres o falta de confianza en ellas1, es decir, un comportamiento cultural que ve a la mujer como inferior. Se expresa de diversas formas, desde comentarios despectivos o discriminatorios, en ocasiones se camuflajean de chistes o bromas, hasta llegar al feminicidio, la expresión más grave: el asesinato de una mujer por razones de género o por el hecho de ser mujer.

La misoginia es la antesala del feminicidio, en palabras de Isidro Cisneros: representa la valoración negativa de lo femenino o del ser mujer por razones históricas, sociales, políticas y psicológicas que se encuentra en la base de la hostilidad contra las mujeres con el objetivo de interpretar, ordenar y controlar la realidad. Abarca desde la forma más sutil de desprecio hacia las mujeres, que es la invisibilización o el silencio sobre ellas, hasta las manifestaciones más explicitas y contundentes de odio hacia el género femenino, pasando por todo tipo de expresiones de desdén y menosprecio2.

Ahora bien, esto puede sentirse muy lejano a nuestra realidad. Ya que aquí ni matan a nadie, mucho menos a mujeres, pues bien, según los datos recabados por Elisa Morales en su artículo ¿Qué “casi” no hay feminicidios en Baja California Sur3? Menciona que fue hasta a mediados del 2019 que se tipificó formalmente el delito de feminicidio en Sudcalifornia (antes de eso, únicamente se encontraba como agravante del delito principal, homicidio). La Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur (PGJE BCS) continuaba sin reportar los casos de feminicidio, siendo señalados de negarse a investigar bajo perspectiva de género. Finalmente, en 2019 se registraron dos casos de feminicidio en Baja California Sur.

Es decir, la violencia contra la mujer en BCS existe, y es una realidad que ya no podemos seguir negando. Sin embargo, pudieran pensar que no conocen a mujeres maltratadas o víctimas de este delito, pero sigo compartiendo, pensando y me riendo de comentarios del tipo: Eso le pasó por puta, Si la encuentro de infiel la mato, Es que su forma de vestir me provocó, Vieja tenías que ser, o en el caso de las mujeres Pinche vieja, No soy como las demás, Me junto con hombres porque es más fácil, Donde pisa una leona, ninguna gata borra su huella y demás comentarios peyorativos hacia la mujer.

Es justo aquí, en la mente de cada uno de nosotros donde la misoginia internalizada hace efecto, en creer, responsabilizar y culpar a la mujer por casi cualquier cosa: por embarazarse, por no embarazarse, por cuidar a los hijos y descuidar al hogar, por tener la casa limpia, pero hijos desordenados, por trabajar poco o demasiado, por no atender al marido, por usar la ropa muy justa, por usarla muy aguada… y la lista sigue y sigue. Es momento de comenzar a repartir las responsabilidades al que le corresponde, de no seguir perpetuando este odio introyectado y de decir ¡basta!

Otra forma grave de misoginia que es respaldada socialmente, es creer que algo que hagas o dejes de hacer porque aquí todo se juzga te hace más, o menos respetable. Lo que quiero decir es que, no hay absolutamente nada que una mujer pueda hacer, que le reste respeto. No importa si iba borracha, si estaba sola con un hombre, si escogió mal a su pareja afectiva, si tenía poca o mucha ropa, si es lesbiana, o la etiqueta que le quieran poner, nada justifica la violencia —en cualquiera de sus vertientes. Es el abusador, acosador y/o violador, el culpable, tanto cómo aquellos que lo encubren.

Dejemos de culpar a las mujeres por todo y mejor repasemos cómo andamos internamente; escuchar los dolores, inseguridades y vivencias de las mujeres a mi alrededor desde la empatía y no desde el ego.

Bibliografía

  1. Definiciones de Osford Languajes. Revisado el 10/11/2021
  2. Cisneros, I. (2019). De la misoginia al feminismo. Crónica.
  3. Morales, E. (2020). ¿Qué “casi” no hay feminicidios en Baja California Sur? CULCO BCS.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.