1

Capacitan a personal de la UABCS en temas de propiedad intelectual

FOTO: UABCS

La Paz, Baja California Sur (BCS). Personal de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) participa en una capacitación por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), en el marco de un convenio de colaboración que tienen signado ambas instituciones a fin de coordinar acciones y esfuerzos en promover, así como difundir la protección en materia de propiedad intelectual entre la comunidad universitaria y sociedad.

A través de un boletín de prensa de la UABCS se informó que, el curso, compuesto por cinco sesiones, se desarrolla desde el 22 de junio y concluirá el próximo 3 de agosto, abordando diferentes temáticas que permitan al personal de la Universidad, particularmente del Departamento de Vinculación, fortalecer las labores que se accionan en la materia. De manera reciente, se contó con la participación del Edgar Benítez Carbajal, del IMPI, quien abarcó los campos de invenciones, signos distintivos y modelos de utilidad, haciendo énfasis en los diseños industriales.

Para el jefe del Departamento de Vinculación, Mehdi Mesmoudi, estas acciones permitirán robustecer los programas institucionales relacionados con la propiedad intelectual, particularmente el ciclo de conferencias: de Vinculación, Innovación y Transferencia de Tecnología, mediante el cual se brinda capacitación constante a la comunidad estudiantil, docentes y personal directivo y administrativo. Lo anterior, en aras de fortalecer la cultura de la innovación, el emprendimiento y la creatividad, un elemento determinante en la formación integral, de excelencia y con responsabilidad social, subrayó. De este modo, concluye el boletín de prensa de la UABCS.




Cosmogonía de los antiguos californios

FOTOS: Internet

Tierra Incógnita

Por Sealtiel Enciso Pérez

La Paz, Baja California Sur (BCS). Cada uno de los pueblos en el orbe han tratado de dar una explicación a las preguntas más trascendentales de la humanidad, las cuales son ¿de dónde venimos?, ¿para qué estamos aquí?, ¿quién nos creó?, ¿hacia dónde vamos?. Las respuestas que se han dado han sido condicionadas por su nivel cultural, su desarrollo, e incluso, por los intercambios con grupos con los que tuvieron contacto.

En el caso de nuestros californios, sí dieron respuesta a estas preguntas, lamentablemente, por carecer de un sistema de escritura no pudieron perpetuarlas hasta los tiempos modernos, siendo sólo consignadas, de forma parcial, tergiversada, y a regañadientes por los jesuitas. En nuestra parte sur de la península de California existieron diferentes etnias, las cuales fueron agrupadas en tres grandes grupos por los jesuitas. Cada uno de ellos tenía su propia forma de interpretar el mundo y cómo fueron creados. Las podemos resumir de la siguiente manera:

También te podría interesar: De jesuitas y zorrillos en la Antigua California 

Los pericúes creían que en el cielo habitaba un gran señor que creó el cielo, la tierra y el mar. Lo llamaban Niparajá —en algunos escritos aparece como Niparaya. Estaba casado con Anajicojondi, con la que había tenido tres hijos, uno de ellos de nombre Cuajaip —otros los escriben como Quaayaip—, vivió entre ellos y los adoctrinaba. Cada que él quería entraba debajo de la tierra y creaba a más hombres, a pesar de que él los ayudaba, los hombres se revelaron, le atravesaron la cabeza con un ruedo de espinas y lo mataron. El sacerdote Venegas escribió que: “dicen que su cuerpo se conserva como si estuviera dormido, manando constantemente sangre. Tiene un tecolote a su lado que le habla”.

También mencionaban que en el cielo vivió un gran personaje al que llamaban Tuparán —otros le decían Bac—, y que se conjuró contra Niparajá. Al final de la gran batalla, Tuparán y los suyos fueron vencidos y arrojados del cielo para encerrarlos en una cueva cerca del mar. Niparajá creó a las ballenas para que vigilaran la cueva y no los dejaran salir. Se tenía la creencia entre los pericúes que, aquel que moría en la guerra no iba al cielo con Niparajá, sino a la cueva con Tuparán. Creían que las estrellas eran de metal y habían sido creadas por un numen llamado Purutahui, y la luna por otro de nombre Cucunumic.

El jesuita Francisco Javier Clavijero menciona que, los “guaicuras” creían que en el norte vivía un espíritu de nombre Guamongo, el cual era maligno y enviaba a la tierra las enfermedades. También, mencionan que había un numen llamado Gujiaqui, quien sembró las pitahayas y dispuso los lugares donde se obtenía la pesca. Él les enseñó a tejer las capas con los cabellos de sus devotos. Tiempo después ya que hubo terminado su misión entre ellos, regresó al norte. Los “guaicuras” creían que el sol, la luna y los demás astros eran fogatas encendidas en el cielo por hombres y mujeres que diariamente caían al mar para volver a salir al día siguiente y encenderlas de nuevo.

En el caso de los cochimíes, Clavijero menciona que, creían en un gran señor que vivía en el cielo y al cual llamaban en su lengua “el que vive”. Este señor había concebido a dos hijos sin concurso de mujer. Ellos habían creado el cielo, la tierra, las plantas, los animales, el hombre, y la mujer. También, habían formado a unos seres invisibles que con el tiempo se volvieron contra ellos y contra el hombre, de tal forma que cuando uno de ellos moría, los metían debajo de la tierra para que no vieran a “el que vive”. Se menciona que creían en “Tamá ambei ucambi tevirichi”, esto es, “el hombre venido del cielo”, al cual rendían culto a través de una ceremonia especial muy particular.

Es muy probable que los californios de las diferentes etnias hayan tenido más creencias sobre diferentes dioses, así como rituales para celebrar diferentes situaciones como el inicio y fin del año, las diferentes temporadas, nacimiento, la muerte, casamiento, entre oros. Sin embargo, poco o nada quedó de la memoria de estos sucesos. Los jesuitas, que fueron los que por 70 años convivieron cotidianamente con ellos, sólo compendiaron algunas ideas incompletas e inconexas, ya que se negaban a ser muy específicos por las reservas que tenían para guardar la memoria de estos sucesos porque era una invitación a que en un futuro se rescatara y volvieran a practicarse. Además, todas estas prácticas las consideraban demoniacas y abominables.

Cuando los jesuitas fueron expulsados de la california, sólo quedaban con vida un poco más de siete mil californios, casi todos ya convertidos al cristianismo, hablaban español, vestían, y tenían las costumbres como los demás pobladores de la Nueva España. No existía ya californio que recordaran sus antiguas leyendas y cosmogonía, ni tampoco había quedado reseña escrita de ellas.

Bibliografía:

Historia de la Antigua ó Baja California – Francisco Javier Clavijero.

Historia natural y crónica de la Antigua California – Miguel del Barco.

Noticia de la California y de su conquista temporal y espiritual hasta el tiempo presente. 3 tomos. – Miguel Venegas.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Lamenta investigador pérdida de herencia artesanal en BCS

FOTO: UABCS

La Paz, Baja California Sur (BCS). A través de un boletín de prensa de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) se informó que, de acuerdo con el Mtro. Alejandro Telechea Cienfuegos profesor investigador de tal institución, hablar sobre la herencia artesanal de Sudcalifornia es hacer prácticamente una referencia al pasado, ya que desafortunadamente muchos de los elementos que identificaban al Estado en este rubro se han ido poco a poco perdiendo.

Recuerda que fueron los primeros colonos que se fueron estableciendo en la media península de Baja California, durante los siglos XVII, XVIII y XIX, quienes ante la lejanía con la contracosta y a fin de desarrollar sus respectivas actividades tuvieron que fabricar sus propias herramientas, al igual que su vestimenta, por lo que se fue generando una cultura del “no desperdicio”, es decir, aprovechar absolutamente todo para sobrevivir en tierras tan agrestes.

Por ejemplo, “es así que surgen los trabajos de talabartería, mediante los cuales no sólo confeccionaban sus atuendos, sino una serie de objetos como herramientas para la montura, fundas, cantimploras, zapatos, huaraches; incluso almohadas y tapetes confeccionadas con retazos de tela”, refiere el investigador.

Telechea Cienfuegos señala que, un elemento artesanal que se sigue preservando es la elaboración de cuchillos, práctica que aún sigue vigente en algunas rancherías de nuestro Estado, como es el caso de la comunidad de Las Ánimas, con un gran esfuerzo de los vecinos del lugar.

De igual forma, señala que hay otras artesanías que tal vez no tengan tan larga historia, pero que con el paso del tiempo se han convertido en la esencia cultural de algunos pueblos, como es el caso del trabajo realizado con la fibra de los cogollos de palma, para confeccionar bolsas de mano, sombreros, floreros, abanicos, cubreasientos, alhajeros, juguetes o tortilleros.

Comenta que, dichos trabajos son herencia de Samuel Hayward, de nacionalidad chilena y de ascendencia inglesa, quien era muy diestro en el trabajo del barro, la madera y la palma. Establecido en El Triunfo durante 1918, contrajo nupcias con Juanita Estrada, y ambos se ocuparon de enseñar a las jovencitas, cuyo legado sigue vigente no sólo en dicho sitio, sino ha pasado a otros lugares de la entidad.

Desafortunadamente, el Mtro. Alejandro Telechea afirma que, esta herencia artesanal se ha ido perdiendo, siendo suplantada por otras ajenas a la región, pero que resultan atractivas para otro tipo de turismo, de ahí la importancia de continuar sumando esfuerzos entre la sociedad, instituciones y academia para rescatar y preservar estos elementos que guardan la esencia cultural de BCS, trascendentes no sólo en términos de identidad, sino también para contribuir en la economía de los productores artesanales, muchos de ellos, enclavados en distantes rancherías, concluye el boletín de prensa de la UABCS.




Consulta Popular 2021 en México: no te quedes en casa, sal a votar

FOTOS: Internet

El librero

Por Ramón Cuéllar Márquez

La Paz, Baja California Sur (BCS). Esta vez quiero detenerme en una actividad a la que me gustaría dedicarle unas palabras: la Consulta Popular 2021 del próximo domingo 1 de agosto, que será un parteaguas para la vida pública y la participación ciudadana, pues se trata de la primera a nivel nacional donde estaremos poniendo los cimientos de la democracia participativa, si bien, antes ya se hicieron ejercicios locales en los municipios y los Estados. Con esta modalidad podremos tener voz y voto en las decisiones fundamentales que los gobiernos ejerzan, de cara a la nación y a su pueblo. Solo deberemos decir “SÍ” o “NO”. Veamos.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador mandó una iniciativa en septiembre de 2020 y que el Congreso de la Unión aprobó, luego ratificada con la declaración de constitucionalidad por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). No obstante, a pesar de que la pregunta original planteada por el Presidente fue cambiada, el fondo y el espíritu siguen siendo los mismos: llamar a cuentas a los expresidentes sobre sus acciones y omisiones en el llamado periodo neoliberal, que sumió a la población en una crisis económica, cultural, política, religiosa, y que produjo una escalada de violencia sin control, que hasta el día de hoy seguimos padeciendo.

También te podría interesar: Somos, estar enamorada es peligroso 

Aunque la Consulta está organizada por el Instituto Nacional Electoral(INE), en realidad se trata de un movimiento popular que logró impulsarla gracias a la toma de conciencia de millones de personas que piensan es necesario comenzar a alzar la voz para que los gobernantes no se sientan intocables ni que sus acciones queden impunes. La pregunta que la Corte finalmente redactó y aprobó, desechando la que el presidente había propuesto, fue esta: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”

Muchos, claramente opositores al gobierno de López Obrador, han desestimado y menospreciado la actividad, bajo el argumento de que “la ley no se consulta, se aplica”. Incluso, sostienen que la pregunta es ambigua y hasta cantinflesca, como acusó un medio extranjero. La pregunta original es esta, y que no se presta a ninguna interpretación, pues es directa, con nombres y apellidos: “¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen y en su caso sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”

Como vemos, hay una gran diferencia entre ambos cuestionamientos. El argumento de que “la ley no se consulta, se aplica”, pareciera un recurso leguleyo que trata de eximir a los expresidentes de toda responsabilidad en la toma de decisiones durante sus mandatos. Han acusado a la Consulta de innecesaria, inútil, un gasto oneroso y hasta de “dictadura plebiscitaria”, como acusó Enrique Krauze desde Twitter. El fondo es que quienes se oponen al ejercicio democrático, plenamente legal y legítimo, no se atreven a decir abiertamente “NO”, pero en realidad son los promotores a la negativa llamando a la gente a no ir a votar, que no pierdan el tiempo y demás frases que hablan de un temor a que la ciudadanía tome en sus manos el destino de su país y de sus gobernantes.

La Consulta Popular es un ejercicio participativo que involucra a toda la sociedad, y es nuestra responsabilidad acudir a las urnas a decir “SÍ” o “NO”. Es nuestro primer paso para que nunca más nos dejen fuera en las grandes transformaciones, en las decisiones que pueden afectar a millones de seres humanos que pueblan los Estados Unidos Mexicanos, México; para que nunca más un presidente meta las manos en los bienes de la Nación para beneficiarse él y sus allegados, privatizando hasta el agua y el aire; para que nunca más un presidente persiga políticamente a sus adversarios o que los mande espiar, o peor, asesinar; nunca más a las masacres por parte del crimen organizado o de los cuerpos policiacos y militares; nunca más las omisiones y complicidades en hechos sangrientos como Acteal, Aguas Blancas, Ayotzinapa, Allende y la Guardería Infantil ABC; nunca más deudas privadas convertidas a públicas, donde varias generaciones pagarán las irresponsabilidades de entes privados y avalados por servidores públicos deshonestos e inmorales; nunca más guerras contra el narco disfrazadas para en realidad asociarse con el crimen organizado. Nunca más un gobierno sin nosotros.

Es probable que no alcancemos a tener los 37.5 millones de votos que la ley exige para que la Consulta sea vinculante y obligue a las leyes a que hagan su parte, sin que existan argumentos eufóricos como que “es persecución política”. No, no será persecución, es un llamado y un ajuste de cuentas a esos sexenios que por poco acaban con el país, que sumieron en la miseria y la pobreza a millones de mexicanos. Será la primera vez que nos piden nuestra opinión, sobre todo que podremos ejercer nuestro derecho inalienable a decidir en la vida pública.

No dejemos pasar este momento histórico, esta aplicación de una ley de consulta que ya existía, pero que no fue invocada ni convocada por nadie hasta ahora. Una oportunidad para que la dignidad y la democracia participativa se haga costumbre. No te quedes en casa, di “SÍ” o “NO”, pero no dejes de ejercer tu derecho a la democracia participativa. Mientras tanto, yo sí saldré el domingo 1 de agosto a decir “SÍ”, indeclinablemente.

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




A punto de iniciar inscripciones de nuevo ingreso en la UABCS

FOTO: UABCS

La Paz, Baja California Sur (BCS). Los aspirantes admitidos recientemente en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), como parte de la convocatoria de admisión al nivel licenciatura 2021-II, deberán realizar su inscripción en línea entre el 28 de julio y el 6 de agosto, de acuerdo a la información proporcionada por la Dirección de Servicios Escolares.

A través de un boletín de prensa de la UABCS se informó que, es necesario que atiendan de manera puntual el procedimiento que se encuentra publicado en la página web de la institución, www.uabcs.mx, donde se especifican cada uno de los pasos a seguir para convertirse formalmente en estudiantes de la máxima casa de estudios de Sudcalifornia.

En éste, aparece cómo acceder a los formatos necesarios para realizar su registro, la documentación personal a enviar, así como la aportación respectiva, misma que, al igual que en los semestres anteriores, tendrá un 25% de descuento, aplicable también al proceso de reinscripción y en los niveles de posgrado.

De igual forma, se establece un apartado para habilitar la cuenta de correo institucional y del Sistema Integral de Información Administrativa (SIIA), recursos sumamente importantes para su vida académica, pues en el primero recibirán avisos personalizados de la institución, y en el segundo tendrán acceso a su información escolar, así como a múltiples servicios que la UABCS ofrece en línea.

Según la directora de Servicios Escolares de la institución, Lorena Pérez son poco más de 2 mil 300 aspirantes admitidos quienes deberán iniciar con sus trámites este miércoles de cara al inicio del semestre 2021-II que inicia el próximo 9 de agosto.

En el caso de las y los alumnos que cambian de semestre, indicó que será durante la primera semana de clases cuando puedan llevar a cabo su reinscripción, acorde al procedimiento que también pueden encontrar en el portal web universitario; periodo que también se establece para hacer cambios de situación escolar, concluye el boletín de prensa de la UABCS.