1

Conversatorios con la muerte

FOTOS: Internet.

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Estamos en una de las épocas más significativas para los mexicanos, me atrevería a ponerla a la par, o aún más, que las Fiestas Patrias. Octubre y noviembre se visten de colores y calaveras en todo México, y no solo por el Halloween, sino por nuestra tradición ancestral del Día de Muertos o Day Dead —que se escucha como un film de zombies de George Romero, pero es como se conoce mundialmente.

Si eres mexicano, esperas con ansia esta época porque, según nuestra tradición, nuestros, familiares, amigos y mascotas regresan del Mas Allá, así que los recibimos con ofrendas, tributos, altares y demás. Para el mexicano, la muerte no es el final, sino una parte más del camino, es una tradición que trasciende lo cultural y se vuelve espiritual, y en ninguna parte del mundo una muerte se vive como se vive en México. Esto ha sido plasmado en crónicas, películas y libros.

También te podría interesar: El niño que se aparece en El Zacatal

Alrededor del mundo existen historias curiosas —incluso rayando en lo macabro— sobre los presos que están condenados a muerte. Aunque, claramente, muchos de ellos no son inocentes de los cargos que se les imputan, ¿realmente podemos hacer un juicio objetivo de cuando es justo cobrar una vida por otra?

En 1999, en una cárcel de Chicago, en Estados Unidos, seis prisioneros condenados a muerte fueron sacados de sus celdas para tener un conversatorio, hablar de sus vidas, sus experiencias y creencias sobre la muerte. Todo esto, registrado por autoridades, psicólogos, psiquiatras y fotógrafos. De hecho, se elaboró un documento muy detallado al respecto; al parecer, quedó para fines institucionales y privados, y aunque poco se conoce del caso, encontramos una noticia al respecto en periódicos del Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”.

Hablar con personas que van a morir puede dar escalofríos, pero quizás no superen este otro relato. Tres pilotos de aviones bombarderos Douglas DB-7 Boston, que después de una misión de bombardeo a las defensas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial, regresaron a la base con el terror impreso en sus rostros. El mariscal, quien los recibió, los envió inmediatamente a elaborar su informe y luego les otorgo un descanso para que se relajara y tomaran unas cervezas. Minutos después, el mariscal recibió la noticia de que estos mismos pilotos habían muerto en esta misión.

Este caso es muy interesante porque se dejó la evidencia física de la manifestación de estas tres almas en pena, que incluso después de la muerte escribieron el informe que contenía una descripción detallada de c+omo murieron en la misión.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




El niño que se aparece en El Zacatal

IMÁGENES: Gilberto Manuel Ortega Avilés.

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Existen tradiciones muy arraigadas en el paceño, y pareciera que ir al panteón El Zacatal la noche de Halloween, es una de ellas. Este cementerio es el ultimo vestigio de una gran hacienda, de manera que quedó oculto entre el monte, desolado y oscuro; a pesar de seguir siendo un panteón activo —y el más antiguo de la ciudad de La Paz—, se prestaba para que brujos y brujas acudieran a realizar sus ritos o conjuros en el lugar.

Hoy en día ya no es tan terrorífico, ya que grandes tiendas departamentales están muy cerca, iluminando el lugar; además, se creó el Eco Parque de la Juventud, que lo rodea. Con todo, son varios los guardias que aseguran haber visto sombras  y entes recorrer el lugar.

También te podría interesar: El extraño caso de los japoneses que trabajaron en El Boleo. Una historia de superstición y misterio 

La tradición de ir a El Zacatal en Halloween nos remontan a los 90 del siglo pasado, cuando el lugar era más sombrío y alejado de la ciudad. Estas son algunas leyendas.

Un grupo de jóvenes, en la Noche de Brujas, fueron al panteón, al entrar encontraron mucha gente con antorchas y túnicas, los cuales empezaron a perseguir a los curiosos hasta fuera del panteón.

También unos jóvenes fueron a jugar a la ouija, cuando de repente frente a ellos se apareció una mujer vestida de blanco, de la impresión, incluso uno de los chicos perdió la cordura, y cuenta la leyenda urbana que jamás la recupero.

Por allá, a principios del 2000, cuando el Internet apenas se popularizaba, en cierto grupo de chat de paceños, se viralizó una fotografía de un niño fantasma que había sido tomada en la capilla que se encuentra en el lugar. Esto ocasionó que mucha gente fuera a buscan al infante espectral.

Un grupo de jóvenes llegaron, y antes de entrar al misterioso lugar, una chica del grupo comenzó a sentirse mal, al observar bien sus amigos se dieron cuenta que un niño traslúcido se encontraba detrás de la chica… Los jóvenes salieron huyendo del lugar. Las apariciones se siguieron dando, pero con el tiempo el relato del niño de El Zacatal se fue olvidando.

En el 2020, Paola y Apolo Rolex, famosos influencers y miembros del famoso circo Rolex acudieron junto a un servidor, al panteón El Zacatal en busca de fantasmas, donde se utilizo la ouija obteniendo resultados impactantes. Se grabaron muchas psicofonías, pero hubo dos eventos extraordinarios, ya que al llegar al auto nos dimos cuenta que el auto estaba lleno de huellas de manitas de niño, las cuales no estaban al principio, además era imposible que alguien las hubiera hecho ya que estábamos muy lejos y era muy tarde para que cualquier infante anduviese por ahí.

Pero hubo otro evento extraño que pasamos desapercibidos. En el video de Paola Rolex , cuando salíamos del panteón, se observa como un niño espectral nos observa. Nos nos dimos cuenta hasta que los seguidores de ella lo comentaron. Nos pusimos en contacto con la chica que había tenido el encuentro con el niño en el auto en el año 2000, y al ver el video nos confirmo que era el mismo que ellos habían visto.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




El extraño caso de los japoneses que trabajaron en El Boleo. Una historia de superstición y misterio

FOTO: Ilustrativa de Internet

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

La Paz, Baja California Sur (BCS)En un informe que manda la Secretaría de Gobernación “La apertura política del Distrito Sur de la Baja California”, diciembre de 1904 al 30 de junio de 1906. La Paz, julio 1906, Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”, se narra lo siguiente:

La compañía del boleo importó (Julio de 1904) quinientos japoneses para destinarlos al laboreo de las minas de cobre de Santa Rosalía. Estos inmigrantes arribaron al punto de su destino y fingiendo haber sido engañados por los contratistas, rehusaron trabajar. Todo esfuerzo para persuadir resultó inútil y acosados por las necesidades, tomaron una actitud hostil, demandando recursos para su mantenimiento y repatriación.

También te podría interesar: Los peligros que enfrenta un investigador paranormal 

FOTO: Ilustrativa de Internet

Después de haber resistido tenazmente, las circunstancias los obligaron a aceptar el trabajo y fueron destinados a las minas de Cerro Verde y Soledad. Pocos días después el descontento entre ellos volvió a encenderse y bajo la influencia de un sentimiento de superstición, se amotinaron rehusando a entrar a las minas y demandando con imperio su repatriación.

La fuerza pública tuvo que intervenir en estos conflictos para prever desgracias y garantizar los intereses de la compañía El Boleo y de la población mexicana, amenazados por el movimiento de los descontentos. Como arreglo pacífico entre estos obreros y contratistas era imposible, el conflicto se resolvió con el reembarque y repatriación de aquellos, terminando así un incidente que en un principio pareció tomar serias proporciones.

Esta parte del informe de la Secretaria de Gobernación habla sobre la terrible situación de los inmigrantes japoneses, también habla sobre posteriores trabajadores chinos y nacionales que, al llegar muestran descontento con las condiciones de trabajo ocasionando más disturbios.

Pero, ¿a qué se refería este informe con “un sentimiento de superstición” que obligó a dejar de trabajar a los japoneses?, la respuesta la podemos encontrar en el documento del 21 de julio de 1904 resguardado en el Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”.

El documento del ramo de relaciones, contiene el telegrama enviado desde la Ciudad de México el día 21 de julio de 1904, y recibido en La Paz el 29 de julio, dirigido al jefe político de la Baja California, el cual menciona que no se pongan dificultades de desembarco a 500 japoneses enviados a trabajar.

FOTO: Ilustrativa de Internet

La respuesta por parte del jefe político de Baja California —el mismo 21 de julio—, es intrigante. Respondió que no se ha puesto ninguna dificultad a los 500 japoneses para su desembarco y ponerlos a trabajar, pero ellos se niegan hacerlo debido a que “ven al diablo en el interior de los túneles” y por esto abandonan sus centros de trabajo.

Intrigantes declaraciones expuestas en un documento oficial, pero no valida si en realidad vieron algo estas personas, si fue un invento para escapar de condiciones laborales inhumanas, si fue alguna alucinación por exceso de trabajo o alguna intoxicación en el ambiente.

Pero, es por todos conocidos que las minas de Santa Rosalía cargan con esa fama de “embrujadas” y este documento podría avalar la autenticidad de esas leyendas o alimentar la imaginación, con tan pocas pruebas solo queda a criterio de cada investigador.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




El problema de la conciencia

FOTOS: Internet

La demencia de Atenea

Por Mario Jaime

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Según René Descartes los animales no humanos eran “bestias sin pensamiento”, no de vida o sensación.

Escribió el mercenario francés: No niego la vida de los animales, dado que considero que esta consiste simplemente en el calor del corazón; y no niego sensación, en tanto esta depende de un órgano corpóreo. Los animales serían maquinas simplemente, sin mente o espíritu, Res pensante propia sólo del humano.

También te podría interesar: Memoria molecular

Cuando René arguye “pensamiento” se refiere a “conciencia”. Es decir, que se percaten de esas sensaciones de forma consciente. Viniendo esto del autor que grabó con letras de bronce el apotegma Cogito ergo sum, parece ser muy convincente, pero sin pruebas suficientes no pasa de ser una falacia ad verecundiam.

En realidad, esta idea proviene de un prejuicio religioso. Descartes era católico fiel del siglo XVII, cristianismo cuya doctrina es eminentemente antropocéntrica. Los seguidores de este filósofo, a los que un autor anónimo llama “científicos” justificaron la crueldad con argumentos cartesianos.

Administraban golpes a los perros con una perfecta indiferencia y se burlaban por los que sentían compasión por esas criaturas como si sintieran dolor. Decían que los animales eran relojes…

En contaste ha habido filósofos que han considerado el pensamiento y la racionalidad constitutivos de lo vivo, más allá de la especie.

Empédocles aseguraba que, los animales piensan desde una función fisiológica. El pensamiento animal es inmanente, inseparable de la sensación. Se piensa con todo el cuerpo, cerebro, pulmones, hígado. Lo que concentra las facultades cognitivas es la sangre. El movimiento continuo de la sangre renueva el pensamiento. Dos fuerzas fundamentales en una dialéctica infinita causan la evolución; son el amor y el odio. El amor piensa en la sangre la armonía del mundo.

El hombre logra un pensamiento abstracto que el animal no alcanza, pero eso no significa que sea mejor.

Epicuro desde su materialismo pensó que, el pensamiento depende de los sentimientos, los cuales dependen de la disposición corporal. La sensación es la base de todo el conocimiento y se produce cuando las imágenes que desprenden los cuerpos llegan hasta nuestros sentidos. Ante cada sensación el ser humano reacciona con placer o con dolor, dando lugar a los sentimientos, pero siguiendo su lógica no sólo el humano. Cualquier criatura con cuerpo terminaría por pensar con diferencias de grado.

Ni Aristóteles, ni Descartes conocieron las neuronas, los procesos metabólicos o fisiológicos, los miles de estudios etológicos, donde la mente es cada vez un concepto más difuso, relegado a viejas filosofías.

Así como no puede haber software sin hardware, lo que llamamos procesos mentales requieren un cuerpo, conexiones, materia, compuestos químicos, señales eléctricas. Ernst Mayer propuso que lo mental emerge del cerebro como un epifenómeno de la materia.

Sea como sea la discusión sobre la “mente” da lugar a otro concepto problemático: la conciencia. Comúnmente, se confunde la conciencia con el conocimiento que el hombre tiene de sí mismo —estar consciente en este sentido sería estar despierto.

Filosóficamente, la conciencia es la relación del alma (mente) consigo misma. Desde el neoplatonismo de Plotino se entiende que el hombre se separa de las cosas y de los demás retornando a sí mismo para encontrar el bien absoluto. Así, la conciencia es tanto la cualidad de conocimiento a través de la psique como la actitud del regreso a sí mismo.

Este reconocimiento parte principalmente de los estoicos. Crisipo fue el que distinguió la diferencia entre el pensamiento y la conciencia de tal pensamiento (muerto circa 208 a.C). A partir de él, se convirtió en concepto común en la discusión sobre la moral estoica y luego fue tomado por los neoplatónicos como la separación del hombre y del mundo.

La actitud de autoauscultación es mucho más antigua y la podemos rastrear hasta los hombres santos (punjam yoguis) del hinduismo y sus sectas como el jainismo y el budismo que buscaban encontrar la iluminación en la negación del ser al meditar.

El cristianismo se apropió del concepto de Plotino al identificar el supremo bien con el Dios cristiano. La forma de encontrarlo sería en la indagación interior por medio de la inteligencia, la memoria, y la voluntad según San Agustín. Esta vía de conocimiento sería considerada como la mejor y, según Nicolás Abbagnno, sería un tema de los más repetidos durante siglos en el medioevo bajo pensadores de la talla de Escoto Erígena, San Anselmo, y Santo Tomás de Aquino.

Este último, redujo la conciencia a la aplicación del conocimiento moral. En Contra gentiles escribió: Nuestra mente se conoce a sí misma por sí misma en cuanto conoce su propia existencia, al percibir su propia actividad percibirá su propia existencia.

No es de extrañar, que Descartes beba de toda esta tradición que fluye a través de su religión. El cogito ergo sum como la autoevidencia existencial del pensamiento es sólo la síntesis de la tradición cristiana que a su vez tomó del neoplatonismo y el estoicismo.

En la Modernidad la discusión de la conciencia se amplió, tergiversó y fue pilar muchos sistemas filosóficos. No puede entenderse la obra de Hume, Locke y los empiristas que dio origen a la crítica kantiana sin ella. También, fue un tema central o a superar en los movimientos ilustrados que buscaron vencer la escolástica como los de Bacon, Suárez, e incluso, en el enciclopedismo francés dónde radicales como Sade, La Mettrie, Condillac o d’ Holfbach se aferraron a un mecanicismo total que dieron origen a concepciones de las facultades biológicas como meros fenómenos físico-químicos.

El debate sobre la conciencia y la autoconciencia tuvo su protagonismo en el romanticismo gracias a idealistas como Fichte y Hegel que parten del omnipresente Kant, y encontró monumental presencia en la obra de Husserl y Heidegger.

El siglo XX fue la era donde se dudó de la conciencia. Hasta la definición de Freud es paradójica cuando señala que la conciencia es la parte de una realidad psíquica predominantemente inconsciente.

Abbagnano dice que, la decadencia contemporánea de este concepto es síntoma de un nuevo planteamiento en el problema de que es el humano y yo añadiría: los demás sistemas vivientes.

Por ejemplo, el conductismo que la única realidad psíquica descriptible es el comportamiento observable de los individuos. Skinner asentó que, los filósofos que discuten sobre la conciencia sólo pierden el tiempo.

El estructuralismo y la filosofía de la mente niegan que exista la conciencia desde una postura antihumanista. Algunos filósofos como Peter Carruthers sugieren que la conciencia, el pensamiento, el juicio, y la voluntad son meras ilusiones. Nombres de epifenómenos corporales que apenas y podemos entender.

El neurocientífico Stanislas Dehaene propuso una teoría de la conciencia llamada Global Workspace Theory. En donde para que un estado mental sea considerado consciente debe estar entre la memoria dinámica, una interfaz cerebral y debe estar disponible para otras funciones como la verbalización o la decisión.

Otros, como Michael Graziano y David Rosenthal piensan que un estado consciente simplemente es aquello en que uno está al tanto de él. No difiere tanto esto de las nociones medievales.

Carruthers niega que esto sea conciencia, según él en ambas teorías lo que consideramos como pensamientos, decisiones o juicios no deben ser considerados parte de la conciencia.

Los descubrimientos en neurobiología no aclaran el debate, pero inclinan la balanza hacia un materialismo fisicoquímico. Desde aquí se clama que inevitablemente la conciencia se relaciona con modalidades sensoriales. De lo que somos conscientes es de los contenidos mnemotécnicos o de la memoria basados en las sensaciones. Epicuro ha revivido.

Continuará…

—–

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, ésto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Los peligros que enfrenta un investigador paranormal

FOTOS: Internet

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

La Paz, Baja California Sur (BCS)Aunque muchos ven la investigación paranormal como hobby, existen personas que viven de esto y lo hacen profesionalmente, por lo que están conscientes de sus riesgos. Aquí expresaremos los más comunes por si quieres adentrarte a este interesante y terrorífico mundo.

Peligros del más allá

Si vas a meterte a este mundo, obviamente, crees en fantasmas, demonios, entes, espíritus, duendes, entre otros, así que debes estar consciente o como se dice coloquialmente: estar listo por si “se te pega algo”.

También te podría interesar: ¿Qué son los nahuales? 

Muchos investigadores afirman tener sueños intranquilos o vivir sucesos sobrenaturales en sus hogares, debido a que un “ente” o espíritu los siguió. Algunos, en ocasiones hasta se enferman. Un hechizo fácil, pero eficaz es al momento de terminar una investigación en algún lugar —como un panteón—, es sacudirse y decretar que no te llevaras ningún tipo de energía de ese lugar.

Peligros del mas acá

Ir a panteones, casas o lugares abandonados en muchas ocasiones es peligroso, ya que en esos lugares viven personas en situación de calle, o incluso, se pueden usar para cometer actos ilícitos, así que, hay que cuidar que no se nos aparezca un vivo que nos saque un susto de verdad.

Peligros de la burocracia

Se debe tener en cuenta que para ingresar a un panteón de noche requiere permiso de las autoridades, que una casa abandonada puede ser de alguien y nos podríamos meter en problemas, así que en caso de ir a lugares “abandonados” siempre verificar si necesitamos algún permiso, o podríamos terminar cazados por la autoridad en lugar de cazar algún espectro.

Peligro de que nos caiga una maldición

¿Recuerdas la maldición de la momia, y cómo muchos exploradores morían porque al abrir alguna tumba antigua la maldición los enfermaba? La maldición de los gérmenes, virus y enfermedades, resguarda estos lugares antiguos, así que siempre llevar guantes, cubrebocas y gel antibacterial podría ser una buena idea.

Esto también aplica a la investigación documental, ya que en alguna ocasión, un investigador trabajaba en búsqueda de información sobre una bruja. Hojeando documentos y objetos de la inquisición en el Archivo General de la Nación, la bruja en cuestión lo maldijo por no usar guantes y el diabólico moho enfermó al usuario del archivo.  Por un momento se pensó que era la bruja desde el mas allá que se vengaba, pero simplemente era la falta del cumplimiento de las normas de consulta de archivos que casi mandan al otro mundo al pobre y maldecido investigador.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.