1

¿Quiénes son los Ghost Heads? Y ¿cómo le va la nueva película de Los Cazafantasmas?

FOTOS: Internet.

California Mítica

Por Gilberto Manuel Ortega Avilés

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Con el renacimiento de la franquicia de Ghostbusters, hemos visto a muchas personas en cines caracterizadas como los investigadores paranormales mas famosos de la historia, pero esto no es algo nuevo.

Los Ghost Heads son aficionados que suelen caracterizarse de una manera tan profesional que, prácticamente, estas viendo a un cazafantasmas en la vida real, incluso algunos de ellos, han invertido mucho dinero no sólo en sus trajes, sino en convertir sus autos en tributos al ecto 1, han comprado cadillacs y han representado de manera muy fiel el automóvil de los cazafantasmas.

También te podría interesar: Conversatorios con la muerte

Muchos equipos de Ghost Heads se unen a los Ghost Corps a nivel mundial, que cuenta con afiliación oficial de la franquicia de Ghostbusters, por lo que asisten a eventos especiales, como la reciente función preestreno en el Festival de Cine de Morelia de la nueva película Ghostbusters Afterlife, donde acudió el director de la misma Jason Reitman, el artista Mike Sandoval realizó un hermoso tributo combinando elementos del Día de Muertos para crear un logo de Ghostbusters perfecto para la ocasión.

Los aficionados, desde sus varios pre estrenos en México y el mundo, siguen desfilando caracterizados y con la notoria alegría de ver mas de una vez en el cine una película que han esperado mas de 30 años.

Ghostbusters Afterlife

La nueva película de la franquicia es la continuación directa de Ghostbusters 2 de 1989, olvidando la poco memorable reimaginacion del 2016. En esta ocasión se cuenta la historia de la familia de un cazafantasmas fallecido y cómo estos encuentran su camino a convertirse en parte de este legado. La película cuenta con la aparición de los cazafantasmas originales, y nos deja un agradable sabor de boca con referencias a los filmes anteriores y abriendo el camino a nuevas entregas.

El recibimiento por fans ha sido muy positivo, y se ha visto reflejado en taquilla siendo la película mas vista en su semana de estrena en Estados Unidos, lo cual es una muy buena noticia para los fans, ya que del éxito de esta película dependen los nuevos proyectos de esta franquicia.

Para ser fan de Ghostbusters no hay edad, ni gustos, puedes ser alguien casual en temas sobrenaturales, o alguien que le guste mucho, puedes ser un adulto que de niño vio las primeras en el cine, o incluso un niño que acaba de descubrir a este grupo de héroes.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Canoa: un espejo de la convivencia digital

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El pasado 16 de octubre de este 2021, murió en la Ciudad de México, Felipe Cazals, uno de los cineastas más relevantes de la historia cinematográfica mexicana. Esa historia la cimentó, entre otras producciones, con Canoa,  película que escribió y dirigió y fue estrenada en el año de 1975, y que a 45 años de su estreno nos trae de golpe a la realidad actual. Un filme que bien podría interpretarse como una fábula de terror donde el fanatismo y la polarización son los catalizadores de la barbarie y la muerte, pero no: esto sí sucedió.

El filme cuenta los hechos ocurridos en septiembre de 1968 en San Miguel Canoa, un poblado ubicado en ese entonces a 12 kilómetros de la ciudad de Puebla. Ese día, cinco trabajadores de la Universidad de Puebla organizaron una excursión para subir el cerro La Malinche, sin embargo quedaron varados en el pueblo, donde fueron acusados de ser comunistas y linchados por los pobladores. Y esto no es ningún spoiler ni con ello se atrofia la experiencia cinematográfica, ya que el valor narrativo se centra en la construcción que Felipe Cazals hace del hecho y de la descripción de múltiples ángulos y personajes que fueron creando el escenario de la tragedia. De hecho, desde un principio el director tiene claro su objetivo, pues la escena inicial es la un reportero que recibe la nota de la masacre por teléfono mientras teclea en su máquina de escribir. El objetivo no es dar a conocer el hecho, sino ahondar en las causas que lo originaron.

También te podría interesar: Una película de policías, un filme que nos pone en los zapatos de policías de carne y hueso 

Y es precisamente esa premisa la que convierte a Canoa en un film trascendental y atemporal. Porque conforme avanzan los minutos, ya sea por medio del narrador que a forma de falso documental explica el contexto del pueblo, o por medio de la ficción cuente los hechos centrados en los excursionistas, es aterrador sentirse inmerso en una realidad que puede semejarse mucho a la vista en pantalla.

Una realidad que nos está limitando dentro de un nicho específico y nos enfrenta a los que no encajan en esa forma de pensar. Que nos va arrinconando cada vez y nos encoge la visión del mundo, que nos torpedea con enorme cantidad de información pero centrada en un solo punto de vista de tema. Una realidad que estamos enfrentando en el ámbito digital y que en buscar de acrecentar los clics y los likes, nos va aislando a cada uno en un San Miguel Canoa digital, donde los altavoces del pueblo es lo único que se escucha y repiten solamente los laudos aprobados por el cura o las noticias que encajan en el perfil que un poblador de Canoa debe tener. Desde el púlpito, todo se reduce a ciertas pautas a seguir, a ciertas conductas por aceptar, a verdades irrefutables por predicar, y a ciertos enemigos por destruir.

El filme de Cazals queda como un recordatorio siniestro del poder de la manipulación y la desinformación. Una reflexión audiovisual que puede explicar en gran medida la polarización que se vive hoy día y la violencia digital que emana en las redes sociales. Y esto es para tomar nota, porque los linchamientos digitales pueden llegar a ser tan dañinos como el ocurrido en 1968 en San Miguel Canoa.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Una película de policías, un filme que nos pone en los zapatos de policías de carne y hueso

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). ¿A qué suena la sirena de una patrulla? Alguien dirá que es un sonido de alarma que avisa peligro y debemos estar atentos para reaccionar. ¿Pero porqué suena como suena? No será acaso la premonición de un lamento ante la tragedia? Una Llorona, construida con sintetizadores que anuncia en forma estridente y aguda que sus hijos están perdidos, o a punto de perderse. El lamento de una sociedad desamparada que profetiza el dolor y sufrimiento y ante la cual la reacción es alejarse para dejarla pasar. Así, Alonso Ruizpalacios,  director de Una película de policías inicia su filme. Con una alarma humana, preparándonos ante la tragedia diaria que viven dos policías de la Ciudad de México.

Parejas de policías en el cine hay muchas y es un género que tuvo un gran apogeo en la década de los 80 y 90 donde sobresalen Danny Glover y Mel Gibson en la serie de Arma mortal, hasta la pareja formada por Will Smith y Martin Lawrence en Bad Boys. Generalmente, sobresale el tono cómico y la relación se cimenta en las personalidades opuestas, pero con valores comunes para atrapar a los villanos. Además, cuentan con todos los recursos necesarios para hacer su trabajo. Ahí, ser policía es un privilegio.

También te podría interesar: Dune: épica y somnolienta

Pero el film de Ruizpalacios, estrenado el pasado 5 de noviembre en Netflix, nos lleva por un rumbo distinto. Aquí no importan tanto los villanos y tampoco importa ser héroes: lo que tenemos son personas que están buscando sobrevivir el día o la noche. Nos cuenta la historia de Teresa y Montoya, oficiales de policía que se conocieron en el trabajo y ahora también son pareja sentimental. Un par que de manera casi inexplicable se fajan ante una corporación que no los apoya, no los capacita, no les da equipo, y ante una sociedad que los insulta, que les teme y los desprecia. El director, que salta de manera magistral entre la ficción, el falso documental y el documental, construye un multiverso en el que la realidad es como un macanazo de granadero y la ficción es una bala de goma en el pecho.

Y a cada revelación, las preguntas retumban en la cabeza, pero también llegan las respuestas, y éstas no son amables en lo absoluto. El filme, va diseccionando a la corporación policíaca y el olor cada vez es más fétido cuando el verdadero villano sale a la luz. Un villano que se alimenta de la indiferencia de la sociedad y la corrupción del gobierno, y ante la cual la pareja protagonista queda indefensa. Entre la tragedia y la desesperación, Teresa y Montoya buscan el asidero para seguir adelante. Para ayudar a una mujer en parto o atrapar a un ladrón de Oxxos que se escabulle en el metro, ganando mil cien pesos a la quincena.

Con el lente centrado en la humanidad de los protagonistas, Alonso Ruizpalacios logra un filme que es una genialidad en el lenguaje cinematográfico, estableciendo nuevos estándares para el documental y la ficción. Ubica al espectador en el centro de la ecuación y lo obliga a buscar respuestas y establecer compromisos. Una pareja de policías provoca que la indiferencia se vuelva una maleta muy pesada para cargar e invita a la reflexión profunda y a repensar nuestro papel en la sociedad.

Una película de policías

País: México

Año: 2021

Director: Alonso Ruizpalacios

Disponible en Netflix

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digital.




Dune: épica y somnolienta

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). En el desértico panorama cinematográfico que arrastramos desde que arrancó la pandemia, la nueva producción a cargo de Denis Villeneuve tenía la pinta de un esplendoroso oasis. Retrasada casi un año por las condiciones que ya todos conocemos, nuestras almas sedientas de espectáculos audiovisuales veían esos parajes desérticos, esas batallas entre la arena, esos seres extraños y poderosos, así como a unos aguerridos ojiazules como una rehidratación para nuestras marchitadas almas cinéfilas. Lastimosamente, todo fue un espejismo.

Denis Villeneuve ha construido una carrera sólida en Hollywood y nos ha entregado producciones de alta manufactura que le han labrado un nombre de prestigio en la industria. Podemos mencionar Sicario (2014) donde desmenuza la tensa relación que existe entre los gobiernos mexicano, estadounidense y los cárteles que dominan la frontera, metiendo las manos en el lodo y obligándonos a meter la cabeza con él para ver lo que no queremos ver. Después llegó Arrival (2016), una pieza casi perfecta de ciencia ficción en la que consigue conceptualizar el tiempo y el espacio de una manera diferente. Finalmente llego Blade Runner 2049 (2017), una secuela del clásico de culto ochentero que logró renovar la historia y darle una digna continuación.

También te podría interesar: Ted Lasso: la serie de Apple TV+ sobre fútbol, donde el fútbol es lo que menos importa

Por ello las expectativas sobre Dune eran altas. Basada en una novela clave de la ciencia ficción escrita por Frank Herbert en los 60, ha sido referencia obligada para ese género a partir de entonces. Sin embargo, la primera señal de alarma llega desde los primeros segundos de la película, cuando en los créditos vemos que el título completo es Dune: Parte Uno. Se dice que la película será de dos partes, pero no hay seguridad sobre ello. Aunque hay que decirlo, el inicio es épico. Se ve y se oye como un espectáculo digno de una sala de cine. Pero más allá de que los logros audiovisuales estén fuera de toda discusión, el problema radica en la narrativa y en las decisiones tomadas en el cuarto de edición.

La película está contada de tal forma que la emoción inicial se va diluyendo poco a poco, pasando del ¿a qué hora va a pasar algo? hasta al ¿a que hora se va acabar?, terminando en ¿y eso fue todo?, no sin dejar escapar algunos bostezos en el proceso. Los personajes, en vez de ir ganando protagonismo lo van perdiendo, y sus acciones en vez de ser más relevantes se convierten en juguetes de la casualidad. La tensión y emoción que se supone deberíamos de sentir por lo que viven los personajes en pantalla nunca llega, y el final es un cliffhanger tan débil y poco bien logrado, que no quedan muchas ganas de ver la segunda parte. De igual forma, las partes donde se construyen los motivos de la historia son obviados y cortados, dando la impresión que se les olvidó filmarlos o por alguna extraña razón se quedaron guardados en la sala de edición.

En ello parte de todo es que el reparto se siente desperdiciado: Javier Bardem, Jason Momoa, Josh Brolin son un poco más de cameos y el protagónico, Timothee Chalamet, es imposible verlo como la figura principal de esta épica espacial. No hay ninguna evolución en su interpretación y realmente no logramos explicarnos cuál es la relevancia de su personaje en la cinta.

Dune más que una película en sí misma, parece más un muy ambicioso episodio piloto de una serie. Las bases de la historia están sentadas, los personajes definidos y la atmósfera sólidamente construida. El problema es que estamos ante un episodio piloto que dura dos horas y media y sólo constará de dos capítulos.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digita




Ted Lasso: la serie de Apple TV+ sobre fútbol, donde el fútbol es lo que menos importa

FOTOS: Internet.

Kinetoscopio

Por Marco A. Hernández Maciel

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Alguna vez, en una discusión sobre los deportes en el cine, alguien dijo que el fútbol es el deporte menos cinematográfico que existe. Y esto es totalmente cierto. No hay pausas de dos minutos como en el americano, no hay tiempos fuera como en el básket, no hay momentos decisivos en cada partido como en el último inning de un juego de béisbol, no hay momentos de explosividad apabullante como en el atletismo, no hay rounds de tres minutos y uno de descanso como en el box. Y todo eso ha producido grandes películas deportivas como Un domingo cualquiera, Campo de los sueños, Los hombres blancos no saben saltar, Rudy, Rocky, Carros de fuego, Días de trueno, Contra lo imposible y un largo etcétera.

En nuestro amado fútbol, el gol es el rey pero a veces no llega. Puede llegar al minuto 1, al 37, al 85 o al 96 en tiempo de compensación y nunca sabemos con seguridad en que jugada llegará. La pelota le puede llegar a cualquier jugador del campo y todos son importantes, por lo que centrarse en uno solo es difícil para llevar la narrativa. Por eso es que casi no hay películas ni producciones para televisión sobre balompié y salvo contadas excepciones como The Damned United, Bend It Like Beckham o Escape a la victoria, el panorama es reducido. Y si están pensando en Los Supercampeones o Shaolin Soccer, perdónenme pero eso no es fútbol.

También te podría interesar: Fundación. La serie que realiza la imposible tarea de adaptar la obra de Isaac Asimov 

La serie, que actualmente acaba de estrenar el último capítulo de su segunda temporada y que ya tiene la tercera en producción, se centra en Ted Lasso, un entrenador semiprofesional de fútbol americano que es contratado por la dueña de un equipo de fútbol que pelea en la Liga Premier Inglesa. Cuando llega a dirigir, Lasso no sabe absolutamente nada de fútbol, no sabe que solo hay dos tiempos, que se puede empatar y que los goles solo cuentan como uno. Y eso para cualquier amante del fútbol es chocante, inverosímil y hasta estúpido. Y te dan ganas de apagar todo y buscar cualquier otra cosa porque realmente es incómodo ver como se burlan del amado deporte, como osan pisotear el pasto sagrado con tan aberrantes hechos.

Pero hay cierto encanto en cada uno de los personajes, que se sienten incluso más incómodos que tú, porque ninguno está donde cree que debería estar, que después de meditarlo un rato decides ver que rayos va a pasar con ese engendro de historia. Para el tercer capítulo el daño está hecho, aceptando que lo importante no es el fútbol, sino todo lo que lo rodea y en especial, con los personajes que estamos conviviendo. Ted Lasso es una distopía fubolística donde el verdadero reto es encontrarle sentido a la vida y donde el fútbol es un mero instrumento para dar el mensaje.

Así, para que esta distopía funcione, el guion y los personajes deben ser los suficientemente sólidos para logren cuajar, y en ese aspecto la serie no tiene falla. Jason Sudeikis es magistral en su caracterización como Ted Lasso y logra convertirse en el centro de la historia dando el empuje necesario a todos los que lo rodean. Tal como lo haría un entrenador en un equipo real, bajo la mano de Sudeikis quien es también productor, guionista y creador de la serie, todos los personajes van evolucionando y construyendo más profundamente el peculiar mundo en el que viven todos los involucrados con el Club AFC Richmond.

Al final, la serie es sobre sentirse y estar fuera de lugar. Cambiar de aires, emigrar y crecer. Es sobre huir para encontrar donde permanecer, sobre luchar contra lo que nos hace débiles.  El fútbol es un pretexto, un enorme macguffin que funciona como un magneto para unir a este grupo de personajes obligados a moverse ante el cambio y la incertidumbre. Es sobre enfrentarse a la vida y seguirse moviendo. Como se diría en argot futbolístico, “toca y muévete, toca y muévete”, uno de los conceptos básicos del fútbol que aplica también para la vida misma.

Jorge Valdano, futbolista argentino campeón del mundo en el Mundial de México 86 dijo alguna vez que “El fútbol es la cosa más importante entre las cosas menos importantes”, y aquí lo vemos retratado de manera magistral. Ted Lasso es una serie sobre fútbol, en la que el fútbol es lo menos importante de lo que pasa en ella y eso no tiene nada de malo.

__

AVISO: CULCO BCS no se hace responsable de las opiniones de los colaboradores, esto es responsabilidad de cada autor; confiamos en sus argumentos y el tratamiento de la información, sin embargo, no necesariamente coinciden con los puntos de vista de esta revista digita