Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

El remordimiento de un millonario: los Premios Nobel; ¿quiénes ganaron este año?

12-Dic-2016

ARTÍCULO Por Marián Camacho
nobel-fisica

Ellos son los ganadores del Premio Nobel de Física este 2016. Imagen: Internet.

Colaboración Especial

Por Marian Camacho

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Hasta las once de la mañana de ayer, yo pensaba que ganarse un Premio Nobel —que, por cierto, se pronuncia Nobél, así con acento— era exclusivamente por “el mayor beneficio para la humanidad” aportado por ciertas personas que saben bien lo que hacen.

No me faltaba razón sobre lo importantes que son los logros que se quieren premiar, durante la ceremonia que se realiza cada 10 de diciembre desde 1901 en Estocolmo, Suecia, según la última voluntad del difunto Alfred “atormentado” Nobel.

Es difícil imaginarme cuántas noches pasó sin dormir el pobrecillo Alfredo, nomás pensando en que la gente lo recordaría como una mala persona. Y es que no era para menos, porque resulta que Alfred Nobel fue, entre otras cosas, el inventor de la dinamita, y también, un millonario fabricante de armamento. Entonces, ya sabrán lo que la gente opinaba. Tanto así que, cuando su hermano Ludvig se murió y pensaron que había sido Alfred, publicaron la noticia como “El mercader de la muerte ha muerto”. No, no, no, pues eso ocasionó que los remordimientos no dejaran en paz al pobre hombre.

Quiero decir pobre, obvio en sentido figurado, porque dejó en su testamento, una fortuna destinada a repartirse en premios anuales para aquellos hombres y mujeres cuyas aportaciones en las áreas de física, química, fisiología o medicina, literatura y paz, hicieran de este mundo, un mundo mejor. La idea sonaba tan bien, que tiempo después, hasta el banco central sueco donó una gran suma de dinero para que se instaurara un premio especial en ciencias económicas. Se aceptó la donación y se agregó dicha categoría, sin embargo, se acordó no volver a permitir la creación de nuevos premios.

Es verdad que toda la historia que acompaña los Premios Nobel está llena de datos curiosos, misticismo, ideas románticas, pero, sobre todo, está plagada de polémica. Hay un sinfín de historias y estadísticas que podrían hacer que cualquier persona interesada en el tema pueda pasar horas haciendo conjeturas y sorprendiéndose de los acontecimientos que han tenido lugar en los más de 100 años que tienen repartiéndose los premios.

La edición de este año, no fue la excepción en ninguno de los adjetivos que distinguen estos famosos premios. En esta ocasión, estuve al pendiente de la transmisión en vivo por Internet y así me enteré que, en la categoría de física, los galardonados, David Thouless, Duncan Haldane y John Kosterlitz, aportaron teorías sobre nuevos estados exóticos que puede adoptar la materia (además del sólido, líquido y gaseoso) y el desarrollo de sus procesos inusuales con aplicación tanto en la ciencia de materiales como en la electrónica. De repente, me sentí en una película de ciencia ficción cuando presentaron a Jean Pierre Sauvage, Fraser Stoddart y Bernard Feringa, ganadores del premio de química por el descubrimiento de las “maquinas moleculares”, es decir, moléculas con movimientos controlables que sin duda están revolucionando la industria, medicina y servicios eléctricos. También así supe que, en una de mis categorías favoritas, la de fisiología o medicina, el ganador fue Yoshinori Ohsumi. Este señor japonés está estudiando un proceso celular llamado “autofagia” y ha abierto un nuevo campo de investigación que puede ser aplicable en estudios sobre el cáncer, enfermedades infecciosas e inmunológicas, e incluso acerca del envejecimiento.

Después, la ceremonia se puso muy intensa cuando Patti Smith cantó en ausencia de Bob Dylan. Este famosísimo cantante estadounidense, fue el gran ausente al no acudir a recibir su premio en la categoría de literatura “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”. Para finalizar la entrega de los premios en Estocolmo, se comentó sobre las “contribuciones a las teorías del contrato” hechas por Oliver Hart y Bengt Holmström. Lo estudios de estos economistas me hicieron pensar en el amplio abanico de aplicaciones de sus resultados, y a las relaciones entre los seres humanos, habitualmente, están cubiertas de contratos a diferentes niveles. Por su parte, el controvertido premio de la paz, fue otorgado en Oslo, Noruega, a Juan Manuel Santos, actual presidente de Colombia, “por sus grandes esfuerzos para finalizar la guerra civil de más de 50 años en Colombia”.

En fin, esta pequeña reseña, ha sido creada con la intención que, similar a una caja de Pandora, se desaten los espíritus de la curiosidad de los lectores. Por mi parte, después de ver la transmisión de la ceremonia de este año, puse los dedos en la pantalla de mi celular, hasta que se le acabó la pila, buscando más información que pudiera mostrarme hasta dónde han llegado el remordimiento de un millonario.