Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Lunas de octubre, ¿las más bellas?

24-Oct-2016

ARTÍCULO Por Miguel Ángel Norzagaray
luna_portada

Octubre parece ser un mes romántico por una grande luna en el cielo, pero ¿a qué se debe? Fotos: Internet.

Científicamente divertido

Por Miguel Ángel Norzagaray

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). De las lunas, la de octubre es más hermosa”. Así comienza la canción que hiciera famosa Pedro Infante. El compositor es José Antonio Michel y en los siguientes cuatro versos lo justifica: “Porque en ella se refleja la quietud / De dos almas / Que han querido ser dichosas / Al arrullo de su plena juventud”. Y hasta el día de hoy, se sigue diciendo lo mismo como si realmente fuera verdad. Es uno de los meses preferidos para organizar lunadas y tertulias diversas alrededor de esta idea. ¿Qué tanto hay de cierto?

El argumento planteado en la canción podrá ser lo que sea, menos rigurosamente científico. Si analizamos el asunto, hay que precisar la idea de belleza que se quiere dar a entender. Es de entenderse que eso sea subjetivo, pero el factor común cuando alguien ve salir la luna llena, se dice el día del plenilunio, del horizonte, es que se veía enorme, preciosa. Al parecer el tamaño es fundamental y se asocia directamente con la belleza. Algo adicional es el encanto ganado por cerros, nubes y humedad, que cambian de mes y mes y de año en año, pero concentrémonos en el tamaño de nuestro satélite.

La distancia de la Tierra a la Luna es de 384 mil kilómetros en promedio. Es un promedio porque su órbita alrededor de nosotros es una elipse, por lo que a veces está más cerca y en otras más lejos. Puede estar a poco más de 400 mil (en apogeo) o a poco menos de 360 mil (en perigeo) kilómetros de distancia. Eso hace que el tamaño cambie de grande a chica una y otra vez. Este lapso de tiempo se conoce como mes anomalístico y dura 27.5 días aproximadamente.

luna_distancia_tierra

Por otra parte, el tiempo entre una luna llena y la siguiente luna llena es de 29.5 días aproximadamente, y es conocido como mes sinódico. Es el que ha sido referencia para muchas civilizaciones al momento de medir el tiempo y define lo que conocemos como mes, o mes civil.

El mes anomalístico y le mes sinódico no miden lo mismo, es decir, de luna llena a luna llena hay dos días más que de apogeo al siguiente apogeo, por lo que esos momentos van cambiando de fecha uno respecto al otro. Cuando coincide un perigeo con luna llena tenemos la luna llena pequeña y cuando coincide con apogeo tenemos la luna llena más grande, comúnmente llamada superluna.

Si suponemos un mes de 30 días y luna llena en perigeo, al pasar 27 días y medio tendremos el siguiente perigeo, pero faltarán dos aún para la luna llena. Así, estos dos momentos se van desfasando. Cada año tiene un mes en el que coinciden el perigeo con la luna llena, pero también un mes donde el plenilunio ocurre en apogeo y es la más pequeña del año. Estas coincidencias pueden ocurrir en cualquier mes del año, no sólo octubre.

Por otra parte, ¿qué tan diferente se ve la luna en apogeo y perigeo? Algo así como 15% mayor en apogeo. La imagen siguiente muestra este caso.

lunas_octubre

No es raro que la gente acostumbre organizar lunadas y pretenda incluso aprovechar la ocasión para ver el cielo. En astronomía tenemos claro que el peor día para ver el cielo es durante luna llena, pues su brillo no permite ver más que las estrellas más brillantes. La misma luna es difícil de observar debido a que, como la luz del Sol llega perpendicular a su superficie, no hay sombras que permitan tener una idea de qué tan altos son los montes y cráteres lunares.

Es más el afán y la idea que ha circulado lo que respalda que las lunas de octubre son las mejores. Cada año tiene su mejor luna y no siempre ocurre en el décimo mes.

Para la próxima ocasión, nos dedicaremos a otro tema también recurrente al hablar de luna: el efecto que tiene en la poda de los árboles.