Culco | Cultura y Comunicación de B.C.S

Tres generaciones en La Paz, con una misma pasión: el surf

19-Ene-2017

ENTREVISTA Por Berien Esliman
surfistas-portada

Mario Estrada; Rogelio Sánchez Ortega; y Miguel Núñez Vargas: tres generaciones de “surfos” en BCS. Foto: Beiren Esliman.

Modulación Urbana

Por Beiren Esliman

 

La Paz, Baja California Sur (BCS). El surf es uno de los deportes acuáticos más atractivos del siglo XXI, que consiste en hacer maniobras sobre las olas del mar utilizando una tabla de tamaños variables, según su utilidad. Este apasionante deporte tiene sus primeros registros dentro de la historia de la humanidad desde hace 500 años, cuando se practicaba en las islas Polinesias. Sin embargo, el surf moderno, tal y como lo conocemos ahora, inició a partir de los años 60’s, cuando se da el boom a nivel mundial.

Baja California Sur cuenta con excelente playas, reconocidas a nivel mundial para la práctica de este deporte extremo, sin embargo, por los mitos que lo rodean, no son tantos los sudcalifornianos que lo practica. CULCO BCS entrevistó en exclusiva a tres surfistas locales, con la finalidad de conocer algo de la perspectiva del surf en la media península.

Beiren: ¿Cuáles son sus nombres y cuántos años tienen practicando el surf?

Mario: Mi nombre es Mario Estrada y tengo 20 años practicándolo.

Rogelio: Soy Rogelio Sánchez Ortega y lo practico desde los 12 años, o sea como 25 años.

Miguel: Mi nombre es Miguel Núñez Vargas y tengo 6 años surfeando.

Beiren: ¿Cómo fue su primera experiencia al surfear?

Mario: Yo me enamoré del surf inmediatamente, fue amor a primera vista, porque yo siempre practiqué el skateboard, entonces tenía un camarada que tenía un tío norteamericano y surfeaba en Todos Santos, y fui y desde entonces estoy enganchado con el mundo del surf y ya no lo pude dejar.

Rogelio: Mi primer encuentro con el surf fue más místico, fue cuando tenía como 6 años, estamos hablando del año 1977, más o menos, en Tapachula, Chiapas, en un lugar que se llama Puerto Chiapas, y en las escolleras yo veía que se metían los norteamericanos a surfear, ellos eran pioneros de este deporte. La gente comentaba que estaban locos, pero para mí, ellos caminaban en agua, pero no sabía ni cómo se llamaba eso. Luego nos vinimos a vivir de nuevo a La Paz, tocó la casualidad de que vivíamos cerca del hotel Grand Baja y ahí se hospedaban muchos gringos que llegaban con sus camionetas llenas de tablas y comencé a ver, empecé a preguntar, y de ahí mi papá a los 11 años me regaló mi primera tabla y él fue el primero que me llevo a Todos Santos.

Miguel: Yo comencé a surfear a los 18 años, un poco tarde para la edad a la que muchos comienzan, porque muchos inician muy jóvenes. Fueron mis primos los que me iniciaron en esto, ellos vivían en Los Cabos y pues yo en La Paz, y me invitaban los fines de semana a que fuera con ellos. Como casi todos los surfistas, iniciamos con las tablas prestadas y eso, para empezar a darle, pero desde el momento en el que me paré y tuve mi primera ola, sentí una conexión inmediata con este deporte y pues de ahí comenzaron más las ganas de surfear.

Duke Kahanamoku, originario de Waikiki, es conocido como el fundador del surf moderno. La evolución en este deporte se ha dado continuamente, por lo que los modelos de las tablas han cambiado y se han adaptado a las necesidades de los practicantes de este deporte extremo.

Los surfistas están considerados una tribu urbana, pues también cuentan con lenguaje, música y cultura particular, por lo que en muchas ocasiones han sido juzgados injustamente por la sociedad, por vivir la vida a su propio ritmo.

Beiren: ¿Qué hay del mito de que los surfers son consumidores de drogas y que viven su vida de forma demás relajada?

Rogelio: Creo que lo estereotiparon, porque sí es una vida muy relajada, pero no es que vaya junto con pegado, es decir, en los círculos de políticos, de empresarios, digo, hay drogadicción en todas partes y el en surf no es la excepción, pero no está marcado por eso.

Miguel: Yo lo veo como una serie de prejuicios. Por ejemplo, la imagen de los surfistas, yo creo que comenzó por aquellos locos que se metía al mar sin saber qué les podía pasar o, en aquellos tiempos las corrientes de los hippies eran las que más veían con tablas arriba de la combi y, pues la gente relacionaba a los hippies con el consumo de drogas, que no hacían nada, que no tenían responsabilidades y, pues muchos cuando ven a un surfista lo relacionan con lo primero que se les viene a la mente.

Mario: Para mí es completamente un mito, tengo amigos que son arquitectos, que son gerentes de grandes cadenas comerciales, que se dedican al surf y lo aman, que como uno son gente productiva y sí, tengo amigos que se echan un gallito de vez en cuando, sin llegar a esos niveles de perdición.

surfistas-dos

Surf en BCS. Fotos: Cortesía.

Actualmente, el surf se ha vuelto un deporte muy popular y cada vez más rentable económicamente. Las playas más populares del mundo se han masificado. En BCS, contamos con hermosas playas para la práctica de esta mística actividad acuática, algunas casi vírgenes y otras reconocidas a nivel mundial como de las mejores, tal es el caso de Los Cerritos, en Todos Santos BCS.

Beiren: Ustedes cuentan con su propio lenguaje y que existen ciertas características que los distinguen del resto de la sociedad. ¿Cómo conviven los surfistas?

Mario: En el mar, eres un surfo más, no hay distinciones de nada, inclusive la experiencia que tienen algunos más que otros, no se marca tanto. Lo que sí hay un poquito, es saber qué es lo que buscas del surf, por ejemplo a los que buscan el estilo high performance quienes buscan más el desarrollo de trucos y técnicas y, hay otros que no, que lo ven como una forma de relajarse.

Rogelio: Lo que caracteriza mucho al surf es que se vive exageradamente la buena vibra, donde quiera que llegues inmediatamente haces amigos y transmites esa energía positiva.

Miguel: Lo que pasa en Los Cabos, es que hay mucha gente extranjera que tiene mucho tiempo radicando ahí y, es verdad, dentro del agua sí se nota una diferencia entre los surfistas nacionales y los extranjeros. He notado mucho, que muchos surfistas extranjeros se levantan temprano en la mañana para ir a surfear y, a medida que va llenado gente local o algo así, ellos prefieren irse.

Los entrevistados, afirmaron que en BCS no es tan notorio el localismo a la hora de montar una tabla en el mar, sin embargo, sí son muy celosos de las olas, pero gracias al lenguaje propio de los surfistas, saben cuándo subirse a una o no, a quién le pertenece y en qué turnos van pasando.

El surf es una actividad de riesgo, por eso es considerado dentro de los deportes extremos y, cada uno de quien lo ha practicado ha vivido experiencias particulares y vencido miedos para poder continuar con esta práctica.

surfistas-tres

Beiren: ¿Qué es a lo que más le temen y cuál ha sido la experiencia más fea que hayan vivido?

Mario: Una de las cosas a las que más le temo es a las aguamalas, la Fragata Portuguesa es algo que me pone a temblar, no me salgo del agua y he aguantado piquetes, pero es un dolor horrible. Y también hay tamaños de olas que te causan temor, sobre todo cuando ya está muy picado el mar y las corrientes pues sí te dan miedo.

Miguel: Como yo tengo menos años surfeando no tengo tantas experiencias acumuladas, pero el susto más grande que me he llevado fue el año pasado, en Puerto Escondido, Oaxaca, estaban grandes las olas. Existe un lugar que se llama La Punta, porque precisamente, geográficamente es una punta, y está pegada a las rocas y, al momento de querer agarrar una ola me tocó irme a las rocas y, en el momento que iba bajando en el agua yo vi que iba a caer en las rocas y, prácticamente, como dicen, me pasó la vida por enfrente. Fue una escena un poco fuerte, toda la gente se dio cuenta y vio como me hundía en el agua y cómo la tabla quedó arriba. No sé cómo fue, fue casi un milagro pero no me pasó nada.

Rogelio: Yo he tenido muchas experiencias, pero como todos el mayor temor es ahogarse y las veces que he estado en peligro es porque la tabla se suelta de la liga de seguridad.

Los entrevistados, aseguraron que el surf en BCS está dando de comer a muchas familias y que no se oponen al desarrollo comercial de algunas playas destacadas como por ejemplo Los Cerritos.

Destacaron que como parte del progreso es algo que se tiene que aceptar y que es importante sacarle provecho a las playas para que más familias locales se beneficien con alguna actividad comercial, “muchos amigos han salido adelante viviendo de eso y pues, hay sentimientos encontrados, porque a mí sí me tocó el momento virgen de Cerritos, de llegar caminando y que no hubiera nadie, solo, solo yo y Cerritos, pero también digo que hay muchos amigos que están viviendo del surfing, están viviendo una vida surfa y que ellos así la eligieron”, advirtió Mario Estrada.

Para ver más artículos de Beiren Esliman DA CLIC AQUÍ.